Crítica - Heli


Heli
Dir. Amat Escalante

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Heli (Armando Espitia) es un joven veintiañero, habitante de una zona rural mexicana, que con su trabajo en una armadora de autos, tiene que mantener a su padre, su hermana, su esposa y su hijo recién nacido. Su pequeño mundo es golpeado hasta la destrucción cuando su hermana (Andrea Vergara) comienza a salir con un cadete del ejército (Juan Eduardo Palacios), el cuál, con intenciones de mejorar su entorno, roba dos paquetes de Cocaína. El inesperado botín es escondido en casa de Heli y ahí es donde comienza la decadencia familiar.

Amat Escalante, perteneciente a una nueva ola de directores mexicanos de entre los que podemos mencionar a Carlos Reygadas y Gerardo Naranjo, siempre ha sido criticado por el rudo uso de la violencia en sus trabajos y con Heli (2013), no es la excepción.

En un paisaje árido va una camioneta cargada con dos cuerpos maniatados, uno cubierto solamente por su ropa interior, el otro notablemente golpeado. El vehículo se detiene al llegar a un puente peatonal en una localidad vacía. Allí, el comando armado que transportaba los cuerpos cuelga uno y se retira; todo visto por el espectador desde la cámara silente de Escalante y su director de fotografía Lorenzo Hagerman. La advertencia esta implícita desde la primera escena.

En 105 minutos, el filme nos muestra escenas difíciles, el director se sigue valiendo del shock value para que cumplir su cometido: Impactar. Decapitados, colgados, asesinatos y tortura; la violencia no es el eje principal de la cinta, pero sí es su mayor compañera. Durante todo el camino de destrucción que el protagonista enfrenta, existe ese grado de agresividad que el espectador puede sentir.

El guión, escrito por Gabriel Reyes y el mismo Escalante, ubica diferentes historias y termina siendo más de lo que uno ve. Por un lado la responsabilidad que Heli, el protagonista, tiene como cabeza de una familia en donde la madre esta ausente y el padre "está pero no está", donde existe la responsabilidad de criar a una nueva criatura, producto de su precoz unión con su esposa, mientras que por otro lado es la historia de una adolescente que descubre el amor en un lugar sin esperanzas; todo esto en un entorno mexicano al que no se le pone nombre, pero es que es conocido por muchos. Otro elemento importante de la película es la fuerte crítica que se establece contra la guerra del gobierno pasado contra el narcotráfico, mostrando policias ineficaces, corrompidas, con mayores que no saben leer y autoridades que persiguen otro tipo de fines.

El trabajo de Hagerman es algo destacable, transforma paisajes rurales y los dota de melancolía, unos de una inexplicable belleza y otros de brutalidad. Gran parte del impacto que provoca la película es gracias a la acertada colocación de la cámara, lo mismo ubica una sesión usual de trabajo en fábrica o una salida en familia a la feria como dos minutos de tortura, donde un adolescente es golpeado frente a los ojos de menores de edad que minutos antes jugaban Play Station.

En cuestión de actuaciones, la pieza principal es la que más funciona, Armando Espitia entrega una actuación desgarradora, golpeada; quien lleva todo el peso de la película convierte al filme en un brutal testimonio del México contemporáneo.

Sí, Heli es una película dolorosa y exigente, tanto con el espectador como con la idiosincrasia en la que se desenvuelve. Sí hay una película mexicana que rescatar de la filmografía mexicana en los últimos años, debe ser esta.

****

Heli
México - Francia - Alemania - Países Bajos, 2013
Dir. Amat Escalante
con Armando Espitia, Andrea Vergara y Linda González
Duración: 105 minutos
Distribuye: ND Mantarraya

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: