Crítica - Sólo Dios Perdona


Only God Forgives
Dir. Nicolas Winding Refn

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Julian (Ryan Gosling) es un empresario americano que, junto con su hermano, controla un club de boxeo tailandés que sirve como fachada para una red de tráfico de drogas, controlado por la familia. Al ser asesinado su hermano, Julian se reúne con su madre (Kristin Scott Thomas) quien exige al hijo venganza para el primogénito, sin saber que un extraño policía jubilado, Chang (Vithaya Pansringarm), se encuentra tras todos los culpables.

La expectativa que creó el director Nicolas Winding Refn después de realizar una película como El Escape (Drive, 2011) era alta. En 100 minutos, el realizador danés entrega un estilizado thriller dramático cuya resolución era brillante, el resultado fue favorecedor, encantó a la crítica con una película difícil de digerir y además recibió varios reconocimientos, incluidos el premio a Mejor Director en el Festival de Cannes y cuatro nominaciones al BAFTA.

Entonces cuando Winding Refn, presenta Sólo Dios Perdona (Only God Forgives, 2013) un ejercicio ultraviolento en el que las imágenes terminan por importar más que la misma historia, decepciona; aún teniendo a varios de los involucrados en su anterior largometraje, trabajado bajo su mando, como el compositor Cliff Martinez y Ryan Gosling, el protagonista de su temprana cinta de culto. Sin embargo no es porque la película sea completamente mala, el problema es que Winding Refn recurre, con similitudes a sus primeros trabajos, a mostrar imágenes poderosas sin abundar en una mediana trama, realizando un producto que no se parece en nada al filme por el que fue conocido.

El director presenta una serie de fotogramas agresivos, donde no se molesta en presentar acciones a medias, la violencia brota y se hace presenta en cada secuencia de la película, con una notable fotografía y un buen diseño de arte. Lamentablemente, solo se molesta en mostrar eso, escenas deslumbrantes pero completamente huecas. El guión es escaso, pretencioso y absurdo. Los diálogos, casi inexistentes, son tontos. La historia que debería estar detrás del filme es su punto más débil, algo que sólo Dios perdonará, porque el espectador no será parte de ese indulto.

Rumbo a la segunda parte del filme, Refn tiene a dos elementos bastante atractivos, el hombre convertido en asesino cantante de Karaoke, que se obliga a buscar siempre a los responsables y otorgar la justicia que en un país como Tailandia no existe y la madre, una mujer cuyos crímenes, desde el tráfico hasta un posible incesto, la llevan a ser un elemento opaco y sin aparentes sentimientos. El danés desperdicia ambos personajes al querer mostrar y darle más peso a un conflicto inexistente y tedioso del protagonista.

En cuanto a actuaciones, una vez más, la madre y el oficial son los elementos más interesantes gracias a las buenas actuaciones de la camaleónica Kristin Scott Thomas y el neutral Vithaya Pansringarm. Del protagonista de los dos últimos proyectos del realizador, Ryan Gosling no hay mucho que decir, su participación es pareja y sin motivaciones, un error.

Ochenta y nueve minutos minutos después de su inicio, la cinta, dedicada a Alejandro Jodorowsky abandona al espectador, quien después de ser atacado con semejantes imágenes, puede notar el desperdicio que hubo en este fallido ejemplo de cine de autor. 

**

Only God Forgives
Francia, 2013
Dirigida por Nicolas Winding Refn
con Ryan Gosling, Kristin Scott Thomas y Vithaya Pansringarm
Duración: 89 minutos
Distribuye: CANANA Distribución

Película programada en la 55 Muestra Internacional de Cine (Cineteca Nacional)

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: