La Entrega 86 del Oscar, entre lo correcto y lo predecible.


Anoche se llevó a cabo la entrega 86 de los premios de la Academia en una ceremonia televisada de más de tres horas de duración que osciló entre lo correcto y lo predecible. 

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Pocas han sido las veces que la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Hollywood (A.M.P.A.S. por sus siglas en inglés) decide sorprender e innovar en la forma en como reparte sus prestigiosos Oscars. La razón es evidente año a año; la Academia está chapada a la antigua.

La noche del primer domingo de Marzo estaba marcada en el calendario como la fecha en que se llevaría a cabo la entrega 86 del premio de la Academia una noche que aunque no prometía muchas sorpresas, mantenía cierto hermetismo. ¿Ganaría el blockbuster Gravity o la Academia se inclinaría por el drama sobre la esclavitud 12 Años Esclavo? ¿Habría un caballo negro que al menor descuido ganaría el premio principal? ¿Matthew McConaughey le ganaría a Chiwetel Ejiofor o finalmente se reconocería a Leonardo DiCaprio? ¿La ya consolidada estrella Jennifer Lawrence se llevaría su segundo Oscar consecutivo o la principiante Lupita Nyong'o sería quien lograría el honor?. Conforme fue pasando la temporada de premios, la emoción iba disminuyendo al caso que los galardones se iban entregando.

Con el Globo de Oro, el BAFTA y el premio del Sindicato de Productores, era evidente que Brad Pitt y Steve McQueen subirían al escenario para recoger el Oscar a Mejor Película y así fue, la Academia exhumando algunas penas pero manteniendo ciertas llagas abiertas, eligió a 12 Años Esclavo (12 Years a Slave) como el mejor filme del año. El convencionalismo y la forma incómoda pero correcta con la que McQueen filma la historia de Solomon Northup, un hombre libre que es vendido como esclavo en el sur de los Estados Unidos a mitad del siglo XIX, sería reconocida sobre la comedia de excentricidades El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street), la historia moderna de amor entre un hombre y un sistema operativo en Ella (Her) y especialmente, el drama espacial Gravedad (Gravity) una de las películas más importantes para el género. Gravedad terminaría la noche como la máxima ganadora, con 7 premios, incluidos el de Mejor Director y Mejor Fotografía para los mexicanos Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubezki.

Esta no sería la primera vez que la Academia se va por algo un tanto más convencional, recordemos que, tan solo en los últimos años El Artista (The Artist) y El Discurso del Rey (The King's Speech) ganaron el Oscar a Mejor Película teniendo a La Invención de Hugo Cabret (Hugo) y Red Social (The Social Network) como competencia directa, respectivamente. Aunque sería injusto decir que ser una película hecha sin tantos recursos técnicos o con una historia convencional es mala o que los premios a estas cintas, especialmente a 12 Años Esclavo, son productos de medidas políticas o sociales, los premios de la Academia están diseñados para ser, si bien no los mejores, los correctos.

Una sorpresa resulto ser el premio a Mejor Documental, donde 20 Feet from Stardom se llevaría el premio sobre el crudo trabajo de Joshua Oppenheimer, The Act of Killing. Mientras que en la ganadora se relata la historia de un grupo de coristas que no reciben regalías ni reconocimiento por el trabajo que realizaron en diversas canciones parte de la cultura americana; en el filme de Oppenheimer se pedía a asesinos que recrearan los actos que cometían, convencidos de que lo que se filmaba era un filme de ficción y un retrato claro de lo que hacían.

Los premios a las actuaciones, obvios desde hace unos meses, se entregaron sin mayor problema; Matthew McConaughey y Jared Leto ganarían como Mejor Actor y Mejor Actor de Reparto por El Club de los Desahuciados (Dallas Buyers Club), mientras que Cate Blanchett sería la Mejor Actriz por su participación en Jazmín Azul (Blue Jasmine). Lupita Nyong'o, novel actriz keniata nacida en México, ganaría como Mejor Actriz de Reparto y la película La Grande Belleza, de Italia, recibiría el premio a Mejor Película Extranjera.

Sin bromas hacía actrices cuyos desnudos habían sido reconocidos por el Oscar, Ellen DeGeneres condujo una ceremonia sin chistes políticos ni sociales, en los que hubo más pizza y selfies que autocorrección y censura. En su segunda participación como host, DeGeneres logró 43 millones de espectadores y la caída de Twitter por una sola foto; a la Academia le funcionó tener a una de las figuras más queridas y reconocidas al frente de sus premios.

Faltan más de trescientos días para la entrega 87 de los premios de la Academia, trescientos días en los que tal ente deberá pensar si quiere cambiar o se mantiene funcionando como la asociación en deterioro que es.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: