Crítica - Bajo la Misma Estrella


The Fault in our Stars
Dir. Josh Boone

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Hazel Grace (Shailene Woodley) es una reservada joven con cáncer pulmonar, no va a la escuela y asiste a grupo de ayuda solo para complacer a su madre (Laura Dern), una tarde conoce ahí a Augustus Waters (Ansel Elgort), un apuesto sobreviviente a la enfermedad que le quitó una pierna. Con el tiempo y gracias a una extraña amistad que surge por el afecto que Hazel le tiene a un libro, los dos jóvenes se enamoraran a pesar de todas las limitaciones que puedan tener.

Hay un momento en Julio César de William Shakespeare, obra que cuenta la conspiración y asesinato del gobernante romano, en donde Casio que planeaba con Bruto la muerte de Julio César le dice a su amigo, cuñado y cómplice; "La culpa querido Brutus no recae en nuestras estrellas, sino en nosotros que estamos bajo ellas" (The fault dear Brutus is not in our stars, but in ourselves, for we are underlings). Una frase en el primer acto que marcaría una seria postura ante el destino y como nosotros somos quienes lo forjamos, inspiraría el título de una poco convencional historia de amor que hoy, en la pantalla, funciona con la misma efectividad gracias a su poderoso argumento. Contradiciendo a Shakespeare, John Green escribe en Bajo la Misma Estrella (The Fault in our Stars) la aventura amorosa de dos jóvenes a quienes el destino, quien en este caso tiene la culpa, les ha puesto una difícil misión: vivir con cáncer... y enamorarse.

Dirigida por Josh Boone, Bajo la Misma Estrella (The Fault in our Stars, 2014) cumple con todos los parámetros que una película romántica juvenil podría tener, sin embargo el sentido que tiene es su verdadera fortaleza. Tanto en la cinta como en el libro, lo que se narra es como dos adolescentes, quienes literalmente están comenzado a vivir ya arrastrando una enfermedad mortal, deciden no preocuparse en lo más mínimo por su obvia condición y cambiar eso en una, por momentos pesimista, vida propia. El elemento fascinante de la historia es el otro punto de vista, sin abandonar el hilo dramático que involucra tener cáncer, estamos ante una encantadora historia de amor como pocas veces habíamos visto.

Adaptada por Scott Neustadter y Michael H. Weber, escritores de otro referente en este tipo de cine aunque en este caso un poco más adulto (500) Días con Ella (500 Days of Summer, 2009), la cinta rescata todos los valores de la obra de Green con un resultado exitoso. Si bien es cierto que serán quienes hayan leído el libro los que disfruten más la película, de hecho es fácil reconocer varios parlamentos que se transcriben del papel a la pantalla, la cinta no se cierra a ningún público gracias a su sencilla trama. La dirección de Boone es la adecuada así como el manejo de algunos elementos técnicos, ya sea la fotografía de Ben Richardson director de fotografía de Una Niña Maravillosa (Beasts of the Southern Wild, 2012), en especial en las escenas en Amsterdam o en la supervisión musical con temas compuestos especialmente para la cinta y canciones existentes de artistas como M83, Jake Bugg y Tom Odell. Otro de los factores de éxito de la película es su reparto, recalcando el trabajo de su pareja protagonica. 

Shailene Woodley, de 22 años, interpreta al personaje femenino de una forma destacable entrando en la piel de esta joven de 16 años con el cabello corto producto de las quimioterapias y el doloroso caminar con un tanque de oxigeno en la mano pero con una vitalidad aparente. Ansel Elgort es la contraparte, un joven encantador que gracias a sus pantalones podría pasar inadvertido dentro del enfermo círculo de ayuda, sin embargo la simpatía que este emana es notable, convirtiendo la participación del hasta ahora poco conocido Elgort en un gran acierto facilitando la veracidad de la película, destacando su primera aparición en pantalla con cara de galán y comportamientos de niño sorprendido. En la segunda parte de la trama, Willem Dafoe es quien se lleva la cinta con su corta pero importante aparición como un escritor petulante y ofensivo. 

Así como existen y existirán referencias pop a Una Historia de Amor (Love Story, 1970), Amor Eterno (Endless Love, 1981), Baile Caliente (Dirty Dancing, 1987) o Titanic (1997) se deberían preparar algunas para la cinta de Boone. Sin duda, Bajo la Misma Estrella, es en cine, la historia romántica de toda una generación.

***+

The Fault in our Stars
Estados Unidos, 2014
Dir. Josh Boone
con Shailene Woodley, Ansel Elgort, Laura Dern, Nat Wolff, Willem Dafoe
Duración: 125 minutos
Distribuye: 20th Century Fox México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: