Crítica - Líbranos del Mal


Deliver Us from Evil
Dir. Scott Derrickson

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Después de dirigir un corto, escribir la secuela de Leyenda Urbana y realizar un fallido reboot de Hellraiser estrenado en los primeros años del DVD, Scott Derrickson llegó al cine con un potente proyecto que dejaría una muy buena primera impresión entre el círculo de aficionados a las películas de terror. Con El Exorcismo de Emliy Rose, Derrickson y su compañero de fórmula en el guión Paul Harris Boardman, lograron sorprender al público y la crítica e inmediatamente ponerse en al tú por tú con un clásico como El Exorcista. Sin embargo, el proyecto que Derrickson quería impulsar desde el principio de su carrera sería la adaptación de un libro que narraba las anécdotas paranormales vividas por un policía de Nueva York y así es como surge Líbranos del Mal (Deliver Us from Evil, 2014), una entretenida cinta que difícilmente puede alejarse de los clichés del género y ofrecer una experiencia más interesante.

Ralph Sarchie (Eric Bana) es un policía de la ciudad de Nueva York, esposo ejemplar y padre de una pequeña niña. Su rutinaria vida, se verá interrumpida cuando comienza a investigar una serie de asesinatos relacionados a un grupo de ex-soldados de la guerra de Irak, donde una referencia demoníaca podría estar involucrada. Con la ayuda de un pastor (Edgar Ramírez) y su compañero de patrulla (Joel McHale), Sarchie intentará llegar al fondo del asunto sin saber en que se está metiendo.

Inspirada en la novela Beware the Night escrita por Sarchie y Lisa Collier Cool, la película adapta algunas de las investigaciones realizadas por Sarchie en la década de los noventa y las ubica en el Nueva York del 2014, con el oficial de policía como su principal protagonista. Así el guión intenta contar varios sucesos que en realidad no le pasaron al personaje interpretado aquí por Bana, mezclando una buena historia policíaca que bien pudo haber funcionado como un thriller y una serie de sinsentidos propios de todas las películas que hablan sobre exorcismos últimamente. Incluso lo más atractivo de la historia es el conflicto entre Sarchie, un católico por temporadas, y el pastor Mendoza, un drogadicto en recuperación que encontró en la religión y el bourbon a su salvación.

A pesar de su debilidad narrativa, Deliver us From Evil resulta francamente entretenida. ¿Por qué?, en gran medida es por la dirección de Derrickson, que juega con todos sus elementos técnicos, ya sea una buena edición de sonido o los efectos especiales, para ambientar al espectador y poder lograr el mayor cometido de una cinta de este tipo: asustar. Sin importar que tan injustificable sea la acción o que tan falsa pueda llegar a ser una vez analizándola, la sensación de haber sido sorprendido no se desprende fácilmente.

Eric Bana funciona como protagonista de la cinta y entabla una buena química con Edgar Ramírez, aquella promesa venezolana convertida en un estereotipado personaje. No se puede hablar igual de Joel McHale, el conductor de The Soup, que aparece en pocas escenas como el encargado de introducir la comedia en un papel que se pudo haber evitado.

En una época donde la supuesta innovación que presentaba Actividad Paranormal (el found footage elevando a su máxima capacidad) se ha ocupado hasta el cansancio y El Conjuro marcaba el regreso al clásico y funcional cine de terror, Líbranos del Mal parece ser más de lo mismo. A pesar de ser disfrutable especialmente por aquellos que aman sentarse en una sala oscura y brincar dos o tres veces, el tercer trabajo de Scott Derrickson en la dirección no se puede "librar" de su propio mal.

**

Deliver Us from Evil
Estados Unidos, 2014
Dir. Scott Derrickson
con Eric Bana, Edgar Ramírez, Olivia Munn, Joel McHale, Sean Harris
Duración: 118 minutos
Distribuye: Sony Pictures México 

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentarios

  1. Pensaba ir a verla, pero creo que pasaré y aprovecharé a ver otra cosa. xD

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: