Crítica - Quiero Matar a mi Jefe 2


Horrible Bosses 2
Dir. Sean Anders

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Parece ser que en Hollywood, una de las nuevas reglas de oro que los estudios deben de seguir marca que si hay algo que funciona, lo tienes que repetir hasta que deje de hacerlo. En los últimos años, principalmente en el género de la comedia, hay muchos casos se han visto perjudicados por la eterna búsqueda del negocio hollywoodense; para muestra el caso de ¿Qué Pasó Ayer? (The Hangover, 2009) cuyas dos secuelas fueron lo mismo pero en diferentes locaciones (aunque en la tercera secuestraban al mismo personaje y regresaban a las Vegas en un eterno dèjá-vú que lanzó a la fama a Zach Galifianakis y Bradley Cooper). Con Quiero Matar a mi Jefe 2 (Horrible Bosses 2, 2014), los resultados no son diferentes, pues en esta secuela se mantienen los mejores elementos del filme original, aquellos que hacían funcionar al Quiero Matar a mi Jefe de 2011 (Horrible Bosses) y los exponen a una situación muy parecida, resultando en un producto desafortunado e irregular.

Después de haber acabado con sus molestos jefes, Nick (Jason Bateman), Dale (Charlie Day) y Kurt (Jason Sudeikis) deciden ser propios jefes, comercializar un producto de su propiedad e intentar suerte en el mundo de los negocios. Al poco tiempo de presentar su invento en televisión, reciben una importante oferta de parte del magnate de los productos caseros Bert Hanson (Christoph Waltz), quien los engaña y deja en la ruina. Ahora y sin mayores posibilidades para salvarse de un embargo, el trío de amigos idearan un plan para poder vengarse del malvado empresario sin perder su inversión, aunque eso signifique, tener que secuestrar a Rex Hanson (Chris Pine), el engreído hijo de su embaucador.

Escrita por John Morris y Sean Anders (quien también dirige), Horrible Bosses 2 funciona como una película palomera, aquella para la que habrá boletos para la función del domingo a las 4pm y cuando salgas habrás pasado una hora y media (dos si contamos los anuncios) exponiéndote a situaciones absurdas. Para quienes hayan disfrutado la primera entrega, seguro notarán muchas de las similitudes en la trama que esta comparte con su predecesora, incluso podrán notar que el orden en el que suceden las cosas sigue siendo el mismo entre las dos películas. Sin embargo, el que uno pueda disfrutarla por momentos, no la convierte en una buena película, ni siquiera de como una buena película del género que este año nos ha dado grandes momentos con filmes como Comando Especial 2 (22 Jump Street, 2014) o Buenos Vecinos (Neighbors, 2014).

En 108 minutos, esta secuela innecesaria, recae en sus mismos errores una tras otra vez. Plantea situaciones absurdas con soluciones aún más absurdas y apenas logra despuntar por una ingeniosa escena (la fallida planeacion del golpe maestro de la película) y el reparto que participa en la cinta. Como en el filme anterior, Jason Bateman, Charlie Day y Jason Sudeikis interpretan al trío de idiotas (No es cosa mía, en el guión están fuertemente marcados como un trío de idiotas, aunque en la primera película no lo fueran tanto: la magia del cine) que se pondrán en apuros y lo hacen bien, especialmente Day y Sudeikis quienes se notan confiados en lo que hacen (una vez más, lo idiota les sale perfecto).

Las caras conocidas, incluidos los tres ganadores del Oscar que salen en el filme por amor al dinero (Espero), son lo más atractivo del filme. Jennifer Aniston (Hay que aceptarlo, que bien se ve aquí), Kevin Spacey Jamie Foxx (repitiendo como Motherfucker Jones) cumplen en su papel y es Christoph Waltz quien se nota desentonado. Waltz, ganador del Oscar por interpretar a un codicioso nazi en Bastardos sin Gloria (Inglorious Basters, 2009), no encaja por más que se quiera imaginar y entrega una de sus peores (y afortunadamente más cortas) participaciones en su carrera; quedando demostrado que así como Waltz puede hacer a Hans Landa también puede hacer a los fallidos villanos de El Avispón Verde (The Green Hornet, 2011) o de esta cinta.

Con su poca originalidad y ambición, después de Quiero Matar a mi Jefe 2, será mejor que la Warner Bros. guarde en un cajón a Nick, Dale y Kurt; o de lo contrario a quienes vamos a querer matar será a los Jefes de la casa productora. Advertidos están, productores de Hollywood.

**

Horrible Bosses 2
Estados Unidos, 2014
Dir. Sean Anders
con Jason Bateman, Charlie Day, Jason Sudeikis, Jennifer Aniston, Christoph Waltz
Duración: 108 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: