Crítica - Home: No hay Lugar como el Hogar


Home
Dir. Tim Johnson

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Desde hace un par de años, las películas animadas alcanzaron un nivel en calidad e historia que las hacía más interesantes para el público adulto que para los niños en sí. Historias conmovedoras (como aquella secuencia de amor en Up, entendible para cualquiera que tenga corazón), referencias a la cultura pop y temas un tanto sensibles, hacían que filmes altamente comerciales como Toy Story 3, Wall-E, Como Entrenar a tu Dragón o pequeñas joyas como Song of the Sea obtuvieran más valor una vez que el contenido era revisado por un adulto. Con la nueva película de DreamWorks Animation, Home: No hay Lugar como el Hogar (Home, 2015) este esquema se rompe y se entrega una película meramente familiar, donde las risas y el mensaje son más que entendidos por todos aquellos niños que después querrán pasar a McDonalds por una las múltiples figuras del entrañable personaje principal.

Perseguidos por un furioso enemigo, los boov, una curiosa raza alienígena de tentáculos morados, deciden encontrar un nuevo lugar para establecerse y reiniciar su vida: el planeta Tierra, sin embargo esto no significa que los antiguos habitantes, conocidos como la especie humana, tengan que desaparecer. De hecho, en un intento por simplificar la vida de los seres de cinco dedos en cada extremidad, los boov han creado una divertida estructura donde nadie tiene que preocuparse por nada. Dentro de la nueva flota de habitantes del planete viene Oh (Voz en español de Luis Gerardo Méndez y en inglés de Jim Parsons) un torpe extraterrestre que pone en peligro el nuevo refugio de su raza al intentar buscar nuevos amigos. Escapando de los suyos, Oh conoce a Tip (Voz en español de Danna Paola y en inglés de Rihanna), una chica ruda que hará todo lo posible por encontrar a su madre, abducida y reorganizada días antes. Ahora ambos tomarán un coche volador con el fin de encontrar lo que más quieren, aunque esto puede que no sea su objetivo principal.

Basada en el libro El Verdadero Significado de Smekdía de Adam Rex, Home plantea una historia sencilla, pero que poco a poco encanta a quien se atreva a disfrutarla. Siguiendo el ritmo de cualquier película animada, el más reciente filme del estudio responsable de Shrek y Madagascar, cuenta una entrañable historia de amistad entre dos seres que no corresponden a su entorno. Por un lado está Tip, la fuerte niña afroamericana que se ve atrapada en su propio mundo al ser invadido por seres que además le arrebatan a su madre y por otro el inofensivo Oh, un extraterrestre imposible de hacer amigos por su evidente torpeza (de hecho el significado de su nombre es uno de los guiños más bonitos del filme). Cuando ambos se juntan, Home explora las diferencias entre ambos y como la amistad puede surgir incluso del lugar menos esperado, mensaje que los niños y los adultos captaran de inmediato.

Sin intentar acercarse a razones más allá de las funcionales, Home: No hay lugar como el Hogar cumple con su propósito, entretiene con una historia curiosa y animación con los evidentes avances de la materia y además expone a uno de los personajes más padres (si, más padres) de los últimos años: Oh. Con forma achatada y tentáculos como piernas, los boov son figuras interesantes gracias a su forma de solucionar problemas: corriendo. En el filme, los boov son figuras cobardes, con mala dicción y con una idea errónea del planeta Tierra, así que verlos aprender sobre su entorno a costa a tropiezos resulta ser inexplicablemente divertido, pero cuando Oh aparece descubrimos que cambia de color con cada estado (se pone azul cuando está triste y verde cuando miente) y que tiene un estilo diferente al resto de su especie. Sin ser molestos como los minions (Alguien detenga su sobre explotación) los boov son el perfecto vehículo para atrapar a los espectadores más pequeños que gracias a la animación del estudio, también podrán encontrar escenarios exóticos suspendidos en el aire y obras de arte que sirven como alimento.

Con un elaborado trabajo en la animación, el director Tim Johnson deja fluir a la trama y principalmente a la aventura emprendida por Oh y Tip, cosa que es soportada en español gracias al buen trabajo en doblaje. Sin mexicanizar (adiós a los "brazos de tamalera" de Los Croods y al Mesa que más Aplauda de Shrek 2) el libreto, el trabajo en voces es destacable ya que se imprime el estilo de cada uno de los intérpretes sin necesariamente convertir a los personajes en ellos. Danna Paola, que ya había prestado su voz en Enredados, puede entrar en Tip y darle una identidad más allá del trabajo hecho por Rihanna en la versión original, mientras que Luis Gerardo Méndez debuta en el doblaje con un gran acierto, pues Oh adquiere un toque de torpeza e inocencia en voz del actor de Nosotros los Nobles. En inglés, Jim Parsons también logra hacer lo propio simulando por momentos el toque más tonto de Sheldon Cooper de The Big Bang Theory con su estado más amigable.

E.T.: El Extraterrestre, Lilo y Stitch y ahora Home: No hay Lugar como el Hogar muestran como el difícil vínculo entre dos seres completamente diferentes se puede establecer sin mayores problemas en una película divertida y por momentos conmovedora. Llegar al cine y disfrutar Home sin duda puede dejar varios estragos, entre ellos querer comprar cualquier juguete con la forma de Oh que se venda en tiendas y tener la sensación de haber tenido, como el personaje principal en su fiesta de instalación, el mejor día de todos.

***

Home
Estados Unidos, 2015
Dir. Tim Johnson
Voces en Español: Luis Gerardo Méndez, Danna Paola, Humberto Solórzano, Dulce Guerrero
Voces en Inglés: Jim Parsons, Rihanna, Steve Martin, Jennifer Lopez
Duración: 94 minutos
Distribuye: 20th Century Fox México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: