Anadina o cómo la gente decide en qué película usar su dinero; entrevista al director Raúl Fuentes.


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Egresado del Centro de Estudios Cinematográficos de la UNAM (CUEC), donde se convirtió en el primer alumno en presentar un examen profesional para graduarse, el joven director Raúl Fuentes ingresó con fuerza en el mundo del cine nacional. Después de dirigir los cortometrajes El Miedo Secreto a estar Sola, No Estoy tan Segura de que el Mundo nos Merezca y Yo estaba encontrando respuestas mientras tú simplemente seguías con la vida real, Fuentes escribió y dirigió su primer largometraje Todo el Mundo tiene a Alguien Menos Yo, con el que recolectaría premios en los Festivales de Cine de Guadalajara, Guanajuato, Riverside, además de cuatro nominaciones a los Ariel incluyendo Mejor Ópera Prima.

A pesar del reconocimiento de la crítica, la cinta, que retrataba la tórrida relación entre dos mujeres que se conocen y enamoran intempestivamente, no tuvo una amplia distribución en el país. Ahora, el realizador busca impulsar su siguiente proyecto Anadina por medio del proyecto Fondeadora, donde el público puede ayudar a producir la película.

Anadina cuenta la historia de Dina es una exploradora. Su misión es determinar si la humanidad, en el futuro ya completamente devastada, todavía valía la pena en el año 2015. A su llegada se encuentra con Ana, una adicta que no cree su historia y la toma por una adolescente enfiestada. Ana intenta sacar provecho de Dina a través de Pamela, una tratante de personas que a su vez hace lo posible por venderla a Raymundo, un lenón desalmado. ¿Encontrará Dina razones en nuestro tiempo para regresar con buenas noticias a su propio porvenir destruido?.

Con la propuesta, el equipo de Anadina busca recaudar 70 mil pesos para pagar los gastos propios de una producción, como renta de locación y equipo técnico, etc. Existen diez paquetes para apoyar Anadina en Fondeadora, los cuales parten a partir de los $50 pesos e incluyen recompensas como agradecimientos en video, paquetes de postales, libretas con diseños originales de la cinta, aparición en la película, visitas al set y más. El último día para apoyar Anadina en Fondeadora es el 12 de Marzo.

Además, Todo el Mundo Tiene a Alguien Menos Yo compite por el primer Premio Netflix México donde el público y un jurado integrado por productores, actrices y directores elegirán a dos filmes para su distribución en la plataforma de streaming. La votación finaliza el próximo 19 de Marzo.

-----

Con tu primera película recibiste el apoyo de la crítica e incluso de la Academia Mexicana con cuatro nominaciones al Ariel, pero ¿estos reconocimientos significan algo al momento de levantar un nuevo proyecto?
Quiero pensar que así es. De alguna manera supongo que le dan validez al proyecto. También anímicamente. El que alguien como Jorge Ayala Blanco la haya puesto en su lista de las mejores diez películas mexicanas del año es un estimulo muy importante, porque es alguien con quien aprendí a ver el cine, alguien a quien respeto profundamente. Lo de los Arieles fue una grata sorpresa. El que la película haya tenido cuatro nominaciones sin duda significa algo al momento de presentar un nuevo proyecto. Estoy muy agradecido. 

¿Por qué impulsar Anadina, tu nuevo proyecto, a través del fondeo?
La mayoría de las películas en nuestro país están de alguna manera u otra financiadas por el Estado. Eso me parece muy bien, porque el Estado tiene que invertir en el cine y buscar fomentarlo. Ese dinero con el que se hacen esas películas es de los ciudadanos de todos modos. Pero hay un comité que decide los proyectos que se filman. Yo quiero impulsar Anadina en parte mediante el fondeo porque es un mecanismo en el que la gente puede decidir en qué película usar su dinero. No se trata de un consejo de sabios que decide el proyecto en el que se usa el presupuesto, sino que cada persona decide apostarle a un proyecto por su propia voluntad. Eso me parece muy saludable. Es muy fácil fondear. Hay que entrar a https://fondeadora.mx/projects/anadina , elegir el monto y la forma de pago y ya. Hay muchas recompensas por fondear, desde una hermosa libreta diseñada especialmente para Anadina hasta una aparición en la película o una visita al set. 


En Anadina juegas con la idea de una civilización condenada y una mujer que se detiene a ver si valíamos la pena en el 2015 ¿Tú crees que valemos la salvación o merecemos el rescate?
En la realidad estoy convencido de que podemos enderezar el camino. Creo que la vida tiene muchos grises, no es blanca ni negra. Aunque suene a lugar común, creo que las nuevas generaciones son la esperanza. En las escuelas hay posibilidades de cambio, pero hay que remar a contracorriente porque todo lo que aprenden los jóvenes hoy en día es que las cosas se mueven únicamente a partir de la corrupción. No creo que una sola persona pueda cambiar al mundo. No es cierto que para cambiar al país hay que preocuparse primero por uno mismo y no quejarse. No hay que ser perfecto para tener derecho a quejarse. Pero también creo que ayuda no pasarse los altos y no circular en sentido contrario. 

¿Y el cine que se hace en México? ¿Salvación o Condena?
Salvación, por supuesto. En todos los países que producen cine hay películas muy malas y algunas muy buenas. Con tal de que existan esas excelentes obras maestras que pueden parecer pocas en comparación con el grueso de la oferta, vale la pena que existan todas las demás, creo yo. Creo que en casi todas las películas hay algo valioso. Y del dolor a la nada yo también prefiero el dolor. 

Vuelves a ocupar a una pareja de mujeres como protagonistas ¿Cómo podrías describir tu relación con las mujeres?
De hecho a las tres, porque Tamara Mazarrasa hace un protagónico en Anadina y también apareció en Todo el mundo haciendo a la tercera en discordia. Mi relación con las mujeres es complicada. Me intrigan, me asombran, me aterran, me fascinan, me hacen querer hacer películas. Me llenan de preguntas y entre más convivo con ellas más dudas me surgen. Tamara, Naian y Andrea son actrices deslumbrantes. Son brutalmente inteligentes y tienen una imaginación voraz. Por eso me encanta trabajar con ellas. Hacen que el proyecto crezca, que vaya lejos, más allá de lo que yo en principio me hubiera imaginado. 

En Todo el Mundo tiene a Alguien Menos Yo (TEMTAMY), a pesar de ser tu primera película ya mostrabas un afortunado estilo al momento de contar y filmar tu historia. ¿Cómo catalogarías el proceso de filmar tu ópera prima y cuáles son las dificultades que te encontraste con ellas?.
Muchas gracias. El proceso de TEMTAMY fue como un cuento de hadas porque todo salió muy bien, no tuvimos ningún contratiempo grave. Pudimos filmarla como la habíamos imaginado. Dentro de lo razonable, no tuvimos ninguna limitación creativa. El equipo, todo el crew, fue como una familia. Todos vimos el mismo proyecto en nuestras cabezas y lo enriquecimos. Fue una experiencia que difícilmente se va a repetir porque ahora existen mayores dificultades. Ahora intento ver los obstáculos como desafíos, busco la manera de que hagan crecer a Anadina. El único desaguisado que tuvimos con TEMTAMY fue la distribución. A pesar de ella, estuvo 16 semanas en la Cineteca, gracias a que las personas seguían llenando las funciones, pero a casi 16 meses de su estreno, la distribuidora que tiene los derechos de la película en territorio mexicano todavía no lanza el DVD. 


¿Con qué panorama te encuentras al momento de comenzar Anadina?
Es un panorama complicado por el asunto del financiamiento. El dinero es el problema, casi siempre. Pero a la vez es un panorama muy alentador porque los actores están muy comprometidas con el proyecto, creo que les gusta mucho. Gran parte del crew que hizo TEMTAMY también se encuentra listo para filmar Anadina. Me entiendo muy bien con ellos. No podría hacerla sin ellos. Eso me da mucha fuerza. También me anima la incorporación de nuevos elementos. Tengo muchas ganas de trabajar con Hugo Catalán, un actor al que admiro mucho. 

Volviendo a TEMTAMY, actualmente compites por el Premio Netflix por esta cinta. Como realizador ¿Cómo ves estas nuevas plataformas para difundir cine?
Me parece una plataforma maravillosa. Para una película como TEMTAMY es una gran oportunidad, debido a los problemas de distribución que te contaba y a que no existe hoy en día una edición mexicana del DVD. Lo complicado es que son diez películas y algunas de ellas son excelentes. Post Tenebras Lux, por ejemplo. Ahora mismo TEMTAMY va en segundo lugar, gracias que mucha gente a votado por ella. La que va ganando no la he visto, nunca había escuchado hablar de ella. 

¿Qué viene para Raúl Fuentes después de lograr filmar Anadina?
Eso lo ignoro. Anadina apenas arranca. Quiero hacer una película de vampiras desde hace mucho tiempo, pero es un proyecto muy costoso que va llevar mucho más tiempo.

Agradecemos el apoyo de Raúl Fuentes y Fernanda Fuentes para la realización de esta entrevista.
Imagenes: Raúl cortesía de correcamara.com.mx | Imagenes Anadina: Twitter Raúl Fuentes

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentarios

  1. La película "todo el mundo tiene alguien menos yo" es una porqueria, es: pretenciosa,aburrida,tonta,mal hecha y bueno, una pérdida de tiempo. Es peor que "sobre ella" y vaya que está es malisima, no pierdan su dinero y tiempo (el tipo nadie nos lo devuelve)

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: