Crítica - La Horca


The Gallows
Dir. Travis Cluff & Chris Lofing

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Una hoja de papel, con dos negaciones y dos afirmaciones escritos en cada orilla, un lápiz y otro más encima de ese, una cámara de vídeo; el famoso Charlie Charlie Challenge no necesitaba más que esos instrumentos para convertirse en uno de esos fenómenos de internet que invariablemente uno acaba conociendo o incluso haciendo (tirarse cubetas de agua congelada, bailar sin control al ritmo de una canción, y un largo y cada vez más desafortunado etcétera). Sin embargo en el caso del Charlie Charlie Challenge, el furor había sido fríamente calculado por la producción de la película: La Horca (The Gallows, 2015) que comprueba que a veces la campaña de marketing puede ser más interesante que el producto a vender en sí.

Una escuela de Nebraska se convierte en el foco de atención en 1993, durante la representación de la obra La Horca, el joven estudiante y amante del teatro Charlie muere ahorcado frente a los espectadores. Veinte años después, las generaciones han pasado y la escuela ha decidido remontar La Horca con Reese (Reese Mishler) el capitán del equipo de americano y Pfiefer (Pfiefer Brown), la apasionada estudiante aventajada. Una noche antes del estreno, Ryan (Ryan Shoos) convence a su novia Cassidy (Cassidy Gifford) y al protagonista de la obra de evitar un seguro fracaso, destruyendo la escenografía. ¿Qué podría pasar en una escuela vacía a la una de la mañana con el espíritu de un vengativo hombre andando en el lugar?.

Siguiendo con la ya sobre explotada técnica del found footage, La Horca funciona en primer momento, gracias a que en sus primeros minutos se mantiene fiel a su género. Llevada hábilmente, entre camarazos y cambios de toma arbitrarios, por los novatos Travis Cluff y Chris Lofing, la cinta de poco más de ochenta minutos tiene una trama simple, un grupo de amigos (tontos, si le quieren poner un sinónimo) entra a un lugar oscuro y cerrado por fuera; el secreto de la fórmula radica en no mostrar de más, así como en El Proyecto de la Bruja de Blair (referenciada a la menor provocación aquí) y la primera Actividad Paranormal, donde el ente maligno del que vemos a los protagonistas huir (literalmente y casi en primera persona) aparece tácitamente durante el filme. Hasta ahí, The Gallows prometía defenderse dentro del género de terror con unos cuantos brincos obvios, de esos donde el sonido se detiene y la cámara se enfoca en un lugar donde al final no pasará nada.

Desafortunadamente, el filme pierde el rumbo cuando la idea comienza a volverse repetitiva y un tanto molesta. La película, que aún con el mal trabajo actoral de todos sus integrantes (convenientemente todos llamados igual que sus personajes) pintaba bien, se cae en el último acto con su solución absurda y la perdida completa de dirección. Sin pies ni cabeza, La Horca termina como una película más del género, un tanto afortunada en su planteamiento pero que no termina de convencer a cualquiera que disfrute de las tres escenas que seguro causarán brincos, tal vez un grito modulado y muchas risas nerviosas. La pregunta para el inexistente demonio Charlie Charlie no es si estaba junto a cualquiera que hacía su burdo desafío, sino si no tenía algo mejor que ofrecer en su gran oportunidad de brillar.

**

The Gallows
Estados Unidos, 2015
Dir. Travis Cluff & Chris Lofing
con Cassidy Gifford, Pfeifer Brown, Ryan Shoos, Reese Mishler
Duración: 81 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: