Crítica - Más Notas Perfectas


Pitch Perfect 2
Dir. Elizabeth Banks

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

El poster no prometía mucho a simple vista. Un grupo de chicas con actitud amenazadora camuflada entre vestimenta casual y lentes oscuros protagonizaba el afiche con fondo azul en el que se podía leer en letras blancas Notas Perfectas, título de una de las películas más exitosas del lejano 2012 en los Estados Unidos y que, por ende, había logrado encontrar distribución en nuestro país. Después de un retraso imperdonable, pues el lanzamiento coincidió con la fecha de estreno en formatos caseros del filme en la unión americana, Pitch Perfect, ahora convertida en una cinta de culto instantánea y poseedora de uno de los retos virales más compartidos de Internet (The Cup Song) al fin se había estrenado en nuestro país creando una amplia base de fans. Tres años después y con una apertura similar a la atrasada presentación de su predecesora, Más Notas Perfectas (Pitch Perfect 2, 2015) llega a las pantallas grandes mexicanas. Tres meses tuvieron que esperar los fans de las Barden Bellas para ver una nueva aventura acapella y, después de ver el producto final, sólo nos queda algo por decir: aprovechando el retraso, mejor ni la hubieran estrenado.

Después de probar la gloria en las nacionales de canto acapella, las Barden Bellas son ridiculizadas y llevadas al fondo del escarnio nacional tras una aparatosa presentación en el Lincoln Center frente al Presidente de los Estados Unidos. Desterradas de los concursos nacionales, las Bellas encontrarán en una famosa competencia internacional la oportunidad de redimirse y volver a ser un equipo, cosa que podría complicarse cuando Becca (Anna Kendrick) consigue trabajo en una disquera secretamente y su atención parece estar mas enfocada en eso.

Más que una secuela innecesaria, Pitch Perfect 2 es como uno de los remixes que su personaje principal hacía en la primer entrega de esta incipiente franquicia. Mezclando versiones acapella de éxitos pop contemporáneos con una trama irregular llena de situaciones penosas, Más Notas Perfectas acaba con el encanto que gozaba la cinta original de 2012, ese encanto que podía convencernos de que lo que estábamos viendo era algo genuinamente fresco (eso considerando que Glee seguía transmitiéndose en televisión). Si el filme es un remix, su creador no es un DJ profesional sino el responsable de un sonidero, ese que a mitad de la canción interrumpe para enviar saludos o recordarte donde estás y que estás viendo.

En su primer intento como realizadora, la actriz Elizabeth Banks distribuye su participación en el filme en dos partes. Por un lado, continúa como la molesta presentadora de un podcast sobre los concursos acapella (¿En que momento un podcast puede tener esa exposición?) acompañada de un inexplicablemente convertido en misogino y racista John Michael Higgins, ambos arrogantemente repetitivos a lo largo de la trama. Por otro, Banks demuestra su poca educación tras la cámara con escenas arbitrarias y momentos musicales mal trazados. La inexperiencia de Banks afecta al filme, sin embargo no es lo peor de el.

El guion escrito por Kay Cannon cae en el terrible error de repetirse hasta el cansancio. Encontrándose limitada, pues su antecesora e incluso todas las temporadas de Glee ya habían agotado cualquier trama funcional, Más Notas Perfectas se nota aburrida y sin el punch cómico musical de la primera película. No hay un momento tan asqueroso que pueda resultar gracioso, no hay un momento tan significativo como lo fue Cups. Ante el débil argumento, la participación del reparto es primordial, cosa que aquí también resulta contraproducente.

Recayendo todo el peso cómico en Rebel Wilson, la Seth Rogen de los australianos, el cast del filme apenas funciona, especialmente cuando el elemento mas brillante en la entrega pasada, Anna Kendrick, se desvanece en una irritante participación secundaria. Hailee Steinfeld, reciente adquisición al elenco, sobra y pasa desperdiciada entre una serie de errores y destellos.

En la primera Pitch Perfect, las Bellas eran masacradas en comentarios por presentarse siempre con la misma canción. En apenas su segunda película, los realizadores detrás de estos personajes cometen el mismo error, error que (parafraseando a Fat Amy… o a Miley Cyrus) les llegó como una bola de demolición. Una lastima. 

*

Pitch Perfect 2
Estados Unidos, 2015
Dir. Elizabeth Banks
con Anna Kendrick, Brittany Snow, Hailee Steinfeld, Rebel Wilson
Duración: 115 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: