Del dolor a la acción y la censura culposa; crítica a La Hija de la India


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En los primeros días de Diciembre de 2012, la joven estudiante india Jyoti Singh fue golpeada y violada por cinco sujetos en un autobús de Delhi. El caso se tornó importante en los siguientes días, especialmente cuando manifestaciones a favor de los derechos de las mujeres fueron detenidas por la policía del lugar. Tres años después, la documentalista británica Leslee Udwin entró a las celdas de algunos de los acusados y retrató algo más allá de sus rostros: su ideología. Como respuesta, el gobierno indio una vez más entró en escena y exigió el bloqueo del trabajo documental La Hija de la India (India's Daughter, 2015), el veto gubernamental se cumplió en el país asiático pero no en Inglaterra donde la BBC transmitió el documental en horario estelar.

Sin embargo, el éxito de la ópera prima de Udwin va más allá del simple hecho de haber vencido a la prohibición en un territorio que algunos podrían catalogar como extremadamente tradicional. En sólo cincuenta y siete minutos, la documentalista expone el pensamiento misógino de la comunidad india, donde una mujer puede ser violada por estar en la calle después de las ocho de la noche, teniendo el punto máximo de su teoría cuando con cámara fija, entrevista a tres de los culpables tras las rejas.

Partiendo en dos puntos, con la violación y asesinato de Jyoti Singh por un lado y las protestas comandadas por mujeres que piden a gritos el respeto que se merecen por otro, el documental producido por la BBC y que actualmente se puede encontrar en Netflix, decide no tomar partido y exponer con escalofriantes testimonios uno de los casos más controversiales que ha tenido la India en esta última década. Quizá ahí radique la importancia de esta cinta, no sólo convertirse en un doloroso testigo del caso de Jyoti Singh sino en una fuerte crítica interna y externa a algunas de las bases más radicales de la India.

"Los chicos son así y a veces cometen errores" dijo en cierta ocasión el ministro principal de Uttar Pradesh, el estado más poblado de la India y una de las regiones más golpeadas por las violaciones, incluso algunas masivas, a mujeres de entre 11 y 50 años. India's Daughter está lleno de argumentos por el estilo, estos dichos en boca de asesinos y violadores que justifican sus acciones pues "una mujer es como una rosa y si se le descuida, se puede encontrar con espinas". Ante tal mentalidad, el dolor de los padres, amigos de la víctima, la comunidad femenina india es evidente y se transmitirá al espectador en cualquier parte del mundo; con este desgarrador trabajo fílmico queda demostrado que el dolor también es contagioso.

***

India's Daughter
Reino Unido, 2015
Dir. Leslee Udwin
Duración: 57 minutos
Distribuye: S/A

La Hija de la India está disponible en Netflix

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: