Crítica - La Razón de Estar Contigo


A Dog's Purpose
Dir. Lasse Hallström

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Alfred Hitchcock, aquel hombre que aterrorizaba a sus actrices y tensaba con habilidad al público, una vez advirtió que nunca hay que trabajar con niños o con animales. La oración, una de las más conocidas para el ambiente del entretenimiento, provenía del rigor con el que el realizador hacía sus películas, pero también es ocupada cuando uno se expone a quedar en el olvido sí el carisma de los niños o los animales es lo suficientemente grande para la pantalla (cosa que suele suceder a menudo, ahí está el niño de Room o el perro de The Artist, como ejemplos que vienen a la cabeza). Sin embargo ¿a qué se enfrenta una película al trabajar con niños o animales, más allá de los riesgos en la producción o el carisma roba escenas? Es claro que ambos elementos pueden llevar a una conexión con el espectador tan potente que fácilmente nos atrapa, nos quiebra o nos rompe, a eso aspira una película como La Razón de Estar Contigo (A Dog's Purpose, 2017), el tercer largometraje en el que Lasse Hallström utiliza, con un poco de perversidad dramática, un perro para llegar a las fibras más sensibles de un amplio sector del público.

Basada en el bestseller homónimo escrito por W. Bruce Cameron, La Razón de Estar Contigo surge lejos de la espontaneidad. Preparada para resaltar la importancia de los animales en las vidas de sus dueños - amigos o compañía, si lo quieren ver así - , la historia sigue el nacimiento de Bailey (con voz de Josh Gad), un perro cuyo primer pensamiento busca encontrar el significado de su vida. Con una muerte y rápida reencarnación posterior, el pequeño animal quizá halle la respuesta a su incógnita en la vida de los hombres, mujeres y niños que lo acompañaran a lo largo de su camino. Así, Bailey en la piel y pelaje de un red retriever, recibe su nombre y vida más significativa de manos de Ethan (Bryce Gheisar de niño, K.J. Apa de adolescente y Dennis Quaid de grande tirándole peligrosamente a anciano) con quién crece y descubre los primeros significados en su vida. Como si se tratara de una película de terror, el perro muere y reencarna en diferentes razas y situaciones que lo llevarán a descubrir el significado de su vida, la dichosa razón del título.

Aderezada con situaciones predecibles y diseñadas para conmover, aunque sea con los recursos más básicos, el filme funciona en parte gracias a su encantadora forma de narración, ubicando al espectador como un testigo silencioso de la vida de los humanos y un cómplice en el funcionamiento de los perros, escuchando sus genuinos pensamientos que desatan las conocidas formas de comportamiento de las mascotas. Para quién tenga un perro, entenderá todo esto y lo verá como un guiño a su relación día a día; claro que nada de esto sirve, sí el espectador no sabe a lo que va o imagina que se enfrentará con algo mejor, en ese caso el filme en general le parecerá maniqueista y sumamente lacrimógena.

Desafortunadamente, A Dog's Purpose tiene dos grandes elementos en su contra y uno de ellos llega antes de su estreno, en forma de un vídeo donde se puede observar a uno de los perros del filme, el perro policía que llega a acompañar en más de un sentido a su compañero de trabajo, aventado sin pudor a una piscina con corrientes para la filmación de la única escena de acción de la película. En ese caso el fin al que quiere llegar el filme de Lasse Hallström, responsable de Siempre a tu Lado, otra celebración al espíritu canino, se contrapone con el medio que utiliza para hacerlo. Por otro lado, es notable que el guión, hecho a diez manos por el autor del libro y un equipo de guionistas medianos, está lleno de clichés propios del género utilizados de manera barata para la innecesaria construcción de emotividad que termina por parecer falsa.

Con resultados menos afortunados que su anteriores cartas de amor a los caninos, My Life as a Dog por la que fue nominado al Oscar y la mencionada Hachiko, Hallström entrega un filme bienintencionado, que utiliza a sus actores y su mirada subjetiva para llegar al corazón de su público. Lástima que eso no resulte tan cálido y humano como la misma importancia que un perro tiene en la vida de quién lo cuida. 

**+

A Dog's Purpose
Estados Unidos, 2017
Dir. Lasse Hallström
con Dennis Quaid, Britt Robertson, Bryce Gheisar, K.J. Apa 
Duración: 120 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: