Un par de cosas sobre Las Hijas de Abril, con Michel Franco y Emma Suárez


Después de ganar su tercer premio en Cannes, el cineasta Michel Franco presentó ante medios nacionales su nueva película, Las Hijas de Abril, reconocida con el Premio del Jurado en la sección Una Cierta Mirada (Un Certain Regard), en el festival francés en Mayo pasado.

En conferencia de prensa, a la que también asistieron las actrices Emma Suárez y Ana Valeria Becerril, Franco habló sobre la concepción del filme, el rodaje en Puerto Vallarta y cómo fueron aquellos días donde el talento más destacado del cine mexicano se reunió en Cannes, entre fotógrafos, mariachis, tequila y premios especiales.



La Realidad complicada de Michel Franco

Con cuarto largometrajes en su filmografía, todos abordando temas escandalosos como el incesto, el bullying y la eutanasia, el joven realizador platicó sobre, lo que el llamó una realidad complicada: "Yo creo que, de modo similar a Después de Lucía, la película (Las Hijas de Abril) presenta una realidad muy complicada. Un conflicto muy claro para el personaje. Viendo lo difícil que es salir adelante en el conflicto que enfrenta es que el público puede analizar, entender, verse reflejado, imaginar cómo sería sí le sucede y tener herramientas para, o evitarlo o para trabajar con ellos sí es que están en esa situación".

En el filme, Valeria, interpretada por Ana Valeria Becerril resulta embarazada a los diecisiete años de su novio, Mateo (Enrique Arrizon), ante esto su madre Abril (Emma Suárez) regresa a Puerto Vallarta para hacerse cargo de su hija y del hijo que ella espera; "Tener a un hijo en la adolescencia es algo muy común en este país, por eso escribí la película, cuando en la calle vi a una chavita embarazada empecé a pensar mucho en cómo había llegado a ese punto, no técnicamente obviamente. Busqué que iba a pasar en su vida y con el bebé y de más", declaró el cineasta, quién también busca que el público joven vea la película porque le puede dar armas para entender lo que implica el embarazo a esa edad.

El rodaje del filme, situado en las playas de Jalisco y la colonia Condesa en la Ciudad de México, fue, en palabras de sus responsables, atípico: "Filmamos en orden cronológico, fue un proceso muy especial. Los cuidados que estábamos tomando no son comunes en el cine actual, porque siempre lo que dicta es los números y los productores siempre tienen que hacer lo que resulta económicamente más viable y no necesariamente eso conviene más para el director o los actores", argumentaba Franco a los medios mexicanos.

Otra de las características del rodaje fue el periodo de preparación para los actores, quienes vivieron en Puerto Vallarta días antes del inicio de la filmación: "Algo muy interesante es que las mujeres convivieron en la casa principal durante casi una semana. Estuvieron viviendo solas, sin que nadie de producción les llevara ni comida, ni nada, ellas se encargaban de todo. Les dije que podían cambiar todo, pintar paredes, cambiar decoración, etcétera, y la química que ven en pantalla es el resultado de cómo se apropiaron de la casa, cómo construyeron sus personajes.. Mientras las mujeres (Suárez, Becerril y Joanna Laregui) hacían ese trabajo, Enrique (Arrizon) andaba vagando por Puerto Vallarta, entendiendo quién era su personaje", relataba el director quien atribuye al esfuerzo del elenco gran parte del éxito del filme: "El resultado es el trabajo del elenco, la combinación del talento de Emma y la frescura de ellos creo que se ve en pantalla".


Replantear Las Hijas de Abril y el NO de Emma Suárez

Uno de los retos a los que Franco se enfrentó al realizar esta nueva cinta se dio desde la concepción del guión, escrito en un viaje a Tel Aviv tras ganar el premio a Mejor Guión en el Festival de Cine de Cannes en 2015 por Chronic: "Me quedé un mes y medio esa ciudad y ahí terminé el primer tratamiento ahí. Esa versión iba a ser una película americana, yo pensaba volver a filmar en Estados Unidos, porque con Chronic mi experiencia había sido muy buena y en ese proceso de incluso estar trabajando con una actriz, una actriz que tiene un Oscar y que obviamente no puedo decir quién es. Iba a ser una película bastante ambiciosa y todo estaba puesto sobre la mesa y me dejo de hacer sentido perseguir una carrera fuera de México y sentir la urgencia de filmar otra película en mi país... Entonces pensé qué actriz puede ser la mejor del mundo para interpretar este personaje, este papel en español y rapidísimo llegué a que Emma Suárez era la ideal", cuenta el director, quién confiesa que la primera respuesta de la actriz española fue un rotundo no.

"Yo no conocía a Michel, pero para mí fue un descubrimiento cuando vi Después de Lucía, vi Chronic y leí el guion", narra Suárez al escuchar la anécdota de su director. La actriz española, ganadora del Goya a Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto en 2016 relató que aunque al principio no se sintió muy segura por el argumento, el trato con Franco la convenció: "El guion (de Las Hijas de Abril) me produjo un impacto increíble y por un lado se creó un vínculo, la necesidad, la inquietud y la provocación de participar en esta historia interpretando a este personaje tan increíble, pero por otro lado me asusté y me daba miedo porque no conocía a Michel, y a veces una se encuentra con directores con un mundo psicológico extraño, perturbador y no sabía en manos de quién me iba a poner... Todo esto a nivel personal me creaba ciertas dudas... Después de una conversación telefónica con él, en la que me platicó de su sistema de trabajo y sobre su intención en la película y en todo lo que quería hablar de esta historia. Cuando colgué el teléfono sentí que estaba predestinada a formar parte de esta historia. Me tomé dos días, como hago como un protocolo normal y fue terrible porque se había creado un vínculo y no podía dejar de pensar en la película y de ahí, de las vísceras, surgió la necesidad de formar parte de esa historia".

Me encanta ser una chica Franco: Suárez

Con su personaje, la controladora y obsesiva deformada Abril, Suárez ha recibido buenos comentarios por parte de la crítica, ante esto la también protagonista de Julieta se muestra orgullosa: "Estoy muy orgullosa de haber participado en esta película, de la confianza que depositó en mí Michel Franco para interpretar este increíble personaje, esta magnífica Abril llena de vericuetos. Ha significado mucho a nivel personal porque ha sido un trabajo difícil, intenso y fue un desafío. Me llena de satifacción que esta película iba a ser importante y los hechos nos lo ha demostrado".

Sobre el personaje, uno de los típicos en la filmografía del director mexicano, Suárez manifestó: "A mí me interesó este personaje y la película porque creo que el personaje de Abril refleja de alguna manera la inestabilidad, el desequilibrio y el mundo enfermizo en el que vivimos también. Es un personaje que engloba las buenas intenciones, la necesidad de querer, de atender pero finalmente todo se vuelve a la contra, un desastre. Es una mujer que trata de encontrar el equilibrio, la serenidad, que trata de atender a sus hijas, pero es incapaz de hacerlo bien". Por último, la actriz también habló sobre las facilidades que Franco le dio a sus actrices en la semana de preparación y durante todo el rodaje: "(Michel) nos puso a vivir juntas y ha sido maravillosa la confianza que él tenía en sus actores, porque el poder crear un personaje, el poder dar propuestas, el trabajar con libertad y eso también a los actores nos hace tener un poco más de confianza. Aunque la responsabilidad es mayor, por otro lado eso te provoca muchísimo y te entusiasma; sientes que eres parte de un conjunto y del proyecto. Pero eso te exige también como actriz estar muy implicada con el personaje que él te puede pedir".

Motivada, la actriz confesó que le gustaría volver a trabajar junto al cineasta: "Para mí ha sido un descubrimiento y espero volver a trabajar juntos. Me encanta ser una chica Franco", declaró.


Ana Valeria Becerril: la chica del casting

Otro de los descubrimientos que Las Hijas de Abril albergó fue el de la joven actriz Ana Valeria Becerril, quién con veinte años cumplidos se puso bajo las órdenes del director en un papel complicado."Vi de un casting veinte vídeos que eran resultado de otros 100 vídeos con entrevistas que otras chicas habían grabado. De los veinte vídeos que vi sólo me gustaron dos y las cité en mi oficina, la primera que llegó fue Ana Valeria y cancelé la otra cita. No vi a otra actriz para este papel, estaba completamente seguro de haber hecho un descubrimiento", relató Franco sobre el proceso para encontrar a su Valeria.

La joven actriz, cuyo único crédito anterior es el cortometraje Camila de Rafael Martínez, platicó con la prensa sobre su preparación para el papel: "Me puse a investigar estadísticas cómo se vivía el embarazo aquí en México, cuánto cuesta tener un bebé, cuánto cuestan los servicios médicos, cuánto cuesta el parto, hasta cuales eran las mayores razones por las cuáles una chavita se embaraza y por las cuales decide tener al bebé. Una de las cosas más interesantes que yo encontraba y de lo que más me agarré, fue el hecho que una de las razones más importantes que no tenían que ver ni por compromiso social ni por escolaridad ni por nada por el estilo es que las chavitas decidían tener el bebé para no sentirse solas, para sentir que algo les pertenecía y eso también hablaba de una disfunción en la familia o en la sociedad como tal y eso me parecía muy extraño porque la sociedad latinoamericana se dice ser muy unida, muy apapachadora pero a veces no es así. Una de las cosas de la cual yo me agarré fue la soledad, la necesidad de que algo te pertenezca, aunque sea la vida de alguien más", declaró.

De Cannes y la fiesta Mexicana

El punto cumbre del filme sucedió hace un mes, cuando el jurado de la sección Un Certain Regard, le entregó a Michel Franco el Premio del Jurado: "Yo nunca sé cómo va a ser Cannes, yo pensé que esta vez iba a ser un poco más fácil porque ya era la cuarta vez y descartaba la posibilidad de ganar un premio porque me parecía por estadística que incluso ganarse un tercer premio era imposible entonces ya ni pensar en eso y la recepción de la película fue excelente... Para mi Cannes es obviamente un honor y los premios que he ganado me enorgullecen mucho y sobretodo porque son a título del país, pero nada de eso tendría sentido si después no se refleja con lo que sucede con la película aquí en México y me siento muy bien cobijado porque siempre mis películas han recibido este tipo de atención", manifestó emocionado el realizador, quién relata que en la calle ya lo saludan y felicitan por este premio para México.

Sobre la sonada fiesta de los mexicanos en Cannes, donde un grupo de mariachis juntó a figuras como Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro, Gael García Bernal, Diego Luna, Isabelle Huppert y el propio Michel Franco, el realizador detalló que más que una fiesta gratuita era una celebración de festejo nacional: "Había mucho orgullo de parte de ellos (Diego, Gael y Salma) y de muchos otros que no salen en esa famosa borrachera de mariachis, pero había esa sensación de todos los colegas mexicanos que querían que a la película le fuera bien y bueno, los tres grandes directores que estaban ahí  me daban consejos, cada uno completamente diferentes. Unos se sorprendían que les dijera que estaba muy nervioso y otros, por el contrario, me decían que era muy normal... Y Tengo que decir que además era especial porque fueron los setena años del Festival, de otro modo no hubieran estado ahí, Gael, Diego, Salma, etcétera, etcétera. Todos los mexicanos que estaban y eso sumó mucho al festejo de la película", cerró el ganador en Cannes por Después de Lucía, Chronic y Las Hijas de Abril

Las Hijas de Abril se estrenará en cines el 23 de Junio. Durante las próximas semanas, el realizador mexicano participará en una serie de ponencias en la Cineteca Nacional y un par de escuelas especializadas en la Ciudad de México. 

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: