Crítica - Sombras Tenebrosas


Dark Shadows
Dir. Tim Burton

 por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En 1750 la familia Collins se dirigen al nuevo continente para expandir su negocio de pescados. Ahí su único hijo, Barnabas (Johnny Depp) se enamora de una mujer rompiéndole el corazón a Angelique (Eva Green) una trabajadora que siempre ha estado enamorada de él, por lo que esta lo convierte en vampiro y lo hace dueño de una poderosa maldición. En 1972, un grupo de trabajadores encuentra y libera a Barnabas, consiguiendo que este regrese a la mansión Collins que ya ha sido ocupada por los descendientes de este. Ahora su misión será regresar el resplandor a su familia y deshacerse de la poderosa maldición.

Como en todas las películas de Burton, lo primero que reluce en ella es el director. En Sombras Tenebrosas (Dark Shadows, 2012) Burton se ve como un director cansado, frívolo y complaciente. Desperdicia su potencial, desperdicia al elenco y deja llevar la historia a la borda. ¿Es esta su peor película? No, pero se acerca a estar en ese puesto.

En el cast, Johnny Depp parece querer entregar algo interesante, sin embargo el chiste de su personaje se pierde a los 20 minutos del filme y su situación empeora gracias al manejo del guión. Michelle Pfeiffer se nota cómoda, pero el caso en el que más se puede notar este desperdicio actoral es con Chloë Grace Moretz, que después de Kick Ass (2010), Déjame Entrar (Let me In, 2011) y La Invención de Hugo Cabret (Hugo, 2011) y se involucra en un papel pequeño cuyo final termina por ser absurdo. Helena Bonham Carter entrega un papel menor del que fácilmente pudo haberse prescindido y que solamente esta ahí gracias a ser la esposa del director. Es Eva Green quien termina brillando en la película, gracias a su sonrisa hipócrita y su entallado vestido rojo.

El principal error de Sombras Tenebrosas es el guión. Escrito por Seth Grahame-Smith, creador de la serie The Hard Times of RJ Berger de MTV, falla en prácticamente todo. No logra mantener la importancia que debería tener el protagonista, desarrolla subtramas inútiles y aburridas que solo distraen al espectador, desperdicia los elementos de las dos etapas del filme y crea los suficientes chistes para ser quemados en el primer trailer de dos minutos. Ahí Dark Shadows cae, se convierte en una sosa, absurda y tonta experiencia.

Visualmente, el filme maneja la estética de Burton durante los 113 minutos de metraje, aunque por momentos esta deja de ser interesante y se convierte en una edición extendida de las escenas coloridas de Sweeney Todd: El Barber Demoniaco de la Calle Fleet (Sweeney Todd: The demon barber of Fleet Street, 2009). La música es de los pocos elementos rescatables del filme, compuesta por Danny Elfman, logra capturar la esencia de las dos épocas en que se desarrolla la trama, logrando crear atmósferas ideales para que los personajes se desenvuelvan.

Dark Shadows puede resultar irregular pero medianamente entretenida, eso no le quita el hecho de que su factor principal es enseñarnos que la dupla director - actor creada por Burton y Depp debe terminar pronto, por el bien de la carrera de ambos.

**

Dark Shadows
Estados Unidos, 2012
Dir. Tim Burton
con Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Eva Green y Helena Bonham Carter
Duración: 113 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México
Compartir:

Publicar un comentario

Comenta en El Proyector MX:

Diseñado por OddThemes | Distribuido por Blogger Themes