Crítica - ¿Qué Pasó Ayer? Parte III


The Hangover Part III
Dir. Todd Phillips

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Han transcurrido dos años desde la boda de Stu (Ed Helms) y los acontecimientos en Bangkok; el tiempo ha pasado, los tatuajes han sido removidos y las experiencias superadas, más no olvidadas, o eso parece que ha pasado con Phil (Bradley Cooper) y Doug (Justin Bartha), sin embargo Alan (Zach Galifianakis) es el único de la manada que no ha encontrado rumbo en su vida.

Tras la muerte de su padre, la manada decide intervenir a Alan en un hospital mental para que encuentre la madurez que no tiene. El plan parece funcionar hasta que los cuatro son secuestrados por un misterioso personaje (John Goodman). Ahora Alan, Stu y Phil deberán encontrar y atrapar a Leslie Chow (Ken Jeong) quién tiene cuentas pendientes con el ahora, secuestrador de Doug.

Igualar o superar a una película como ¿Qué Pasó Ayer? (The Hangover, 2009) es tarea difícil. La cinta, ganadora del Globo de Oro a Mejor Película Comedia o Musical, catapultó a la fama a los participantes, a muchos aún los presentamos como "el de The Hangover" y sobretodo, se convirtió en un icono de la denominada "nueva comedia" en el séptimo arte. La primera oportunidad que Todd Phillips tuvo de repetir su éxito fue en el 2011 con ¿Qué Pasó Ayer?: Parte II (The Hangover: Part II), donde se reciclan elementos de la primera película solo que cambia de locación, Bangkok.

En ¿Qué Pasó Ayer?: Parte III (The Hangover: Part III, 2013), Phillips retoma a la manada completa, añade unos cuantos personajes y los mezcla entre Tijuana y Las Vegas. ¿Cuál es el resultado?, una gastada secuela superior a la segunda entrega, pero muy inferior a la primera. Hay un cierto grado de madurez en la película, todos los elementos buscan ser menos elementales, se plantean problemáticas, incluso psicológicas, que en ninguna de las otras cintas anteriores se habían molestado en incluir. Pero ¿Qué importa? al final de cuentas, la trama sigue siendo igual de inmadura que sus personajes. Cosa que, depende del espectador, le da puntos a favor o en contra al filme.

Sí la película funciona es gracias a la maquinaria con la que está construida, la cuál es tan elaborada que logra sacar risas y carcajadas cuando las tiene que sacar; el único éxito de esta historia y motor principal del filme es el uso que se le da a la "nostalgia" que provoca el final de la trilogía, ocupando elementos de los primeros dos filmes. Phillips nunca sale de su zona de confort, al igual que sus personajes, un desperdiciado Ed Helms que sobresale segundos antes de iniciar los créditos, Bradley Cooper quien actúa todo lo mal que no había actuado jamás (y eso que protagonizo Alocada Obsesión en 2009 y The A-Team en 2010) y un John Goodman que, como dice el dicho, ni picha, ni cacha, ni deja batear. El grado de protagonismo que se le da la pareja integrada por Zach Galifianakis y Ken Jeong, que, si bien son lo más rescatable de la segunda película y el gran elemento sorpresa de la primera, llega a ser forzado, incontrolable y molesto.

No hay más que hablar de la película, quienes hayan seguido la trilogía desde el principio se encontraran con guiños a sus recuerdos y con un final que, aunque no sea el mejor, termina por ser el más correcto para una de las franquicias más importantes del cine "cómico" de los últimos tiempos.

**

The Hangover Part III
Dir. Todd Phillips
con Bradley Cooper, Ed Helms, Zach Galifianakis y Ken Jeong
Duración: 100 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: