Crítica - El Curioso Incidente del Perro a Medianoche


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En cuanto se apagan las luces del Teatro Insurgentes y una estridente música comienza a sonar entre sus paredes, el espectador ya está metido en la mente de Christopher Boone,  un adolescente con asperger que se ve inmiscuido en un problematico misterio que lo llevará a una aventura aún mayor, la de crecer.

Tras encontrar a Winston, el perro de su vecina, muerto en el patio, Christopher, se convierte en el principal sospechoso gracias a su comportamiento, derivado del ya mencionado síndrome mental que padece. Por esto, el joven decide investigar por su parte, evadiendo la autoridad de su padre, para limpiar su nombre.

La investigación que el joven decide comenzar es retratada en The Curious Incident of the Dog in the Night-Time, titulo original de El Curioso Incidente del Perro a Medianoche de Mark Haddon, que producida por Tina Galindo, Claudio Carrera y OCESA Teatro, llega al Teatro de los Insurgentes, después de una exitosa temporada en Londres.

En un escenario completamente digital se reproduce una historia conmovedora y emocionante, vista desde los ojos de su protagonista, lo que le da un grado de importancia mayor. Antes de llegar a presentarse, la obra tiene varios aspectos bien solucionados dentro de su equipo técnico. El trabajo de Jorge Ballina en la escenografía y Sergio Villegas en la iluminación es, posiblemente, el elemento a llenar mas difícil de la obra. Estamos ante una visión personal de un mundo existente y apoyándose en esquemas y diagramas, ya existentes en el libro, ambos logran crear la atmósfera adecuada para desarrollar la historia.

Precisamente la historia es el mayor encanto de la obra, Francisco Franco y, su ya habitual colaboradora María Reneé Prudencio, se encargan de su adaptación al español. Se rescatan todos los momentos importantes de la obra y se explotan los que más relucen; el lenguaje involucrado con tanto amor y respeto hacía la historia de Haddon, es evidente y en el escenario se puede notar.

Franco, también encargado de la dirección, hace un trabajo estupendo al momento de manejar a sus actores, sacando lo mejor de todos ellos. Desde la corta, pero estupenda participación de Luz María Aguilar hasta la maestra, cómplice y una especie de conciencia, interpretada por una sólida Cecilia Suárez, las actuaciones tanto principales como secundarias nunca pierden el ritmo y la esencia que Christopher les ha dado en su relato.

Luis Gerardo Méndez rompe cualquier esquema y limitación que el personaje pudo imponer al ponerse en los zapatos del mismo. La fluidez en sus difíciles diálogos y su perfecto manejo del lenguaje corporal logran conectar al espectador con el personaje. Mendéz, quien cabe mencionar tuvo un gran año, se gana el papel, la confianza y el respeto del público y de sus mismos compañeros, en posiblemente, la mejor actuación de su carrera.

Sumado a él, se tiene a Rebecca Jones y Alejandro Camacho, quienes además de otorgar buenas participaciones, tienen el antecedente de haber sido esposos fuera de los escenarios, lo que hace aún más interesante su exitosa química como los padres, separados, de Christopher.

Sin duda, El Curioso Incidente del Perro a Medianoche es un espectáculo teatral ágil y cautivador, que gracias a los involucrados en su producción y su realización demuestra, que como su personaje principal, se puede hacer todo.


El Curioso Incidente del Perro a Medianoche
The Curious Incident of the Dog in the Night-Time de Mark Haddon
Director: Francisco Franco
con Luis Gerardo Méndez, Cecilia Suárez, Rebecca Jones y Alejandro Camacho
Teatro de los Insurgentes
Jueves 8:30pm, Viernes 7:00pm y 9:45pm, Sábado 6:00pm y 8:45pm, Domingo 6:00pm
Fuera de Cartelera


Fotografía: Poblano.mx

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: