Crítica - La Increíble Vida de Walter Mitty


The Secret Life of Walter Mitty
Dir. Ben Stiller

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Walter Mitty (Ben Stiller) es un aburrido oficinista, encargado del departamento de fotografía de la revista LIFE, cuya vida no podría ser más ordinaria de no ser por los sueños que tiene, la mayoría mientras está despierto. Al ver el final de la edición impresa de la revista, el fotógrafo estrella, Sean O'Connell (Sean Penn) envía una serie de fotoramas esperando que uno sea elegido para la portada; Mitty al no poder encontrar tal fotografía, se embarca en una aventura donde cumplirá sus sueños.

Levemente inspirada en la película de 1947 sobre un hombre cuyos sueños y aspiraciones  son más grandes que su vida, la sexta película de Ben Stiller como director, La Increíble Vida de Walter Mitty (The Secret Life of Walter Mitty, 2013) se situa lejos de sus otras cintas y termina siendo más una feel good movie con escenas memorables que una ligera comedia.

El exitoso resultado es producto del guión. Steve Conrad y James Thurber escriben una historia nueva dejando atrás al esposo que asumia nuevas personalidades mientras su vida pasaba, para consentrarse en el problema: desconectarse del mundo para vivir. Así situan al personaje principal en un entorno moderno pero con un conflicto más interesante; Walter Mitty, término adoptado por el Diccionario American Heritage como una persona común que a menudo se entrega a fantásticas ensoñaciones de triunfos personales, es un hombre que busca obtener un triunfo personal, aunque eso implique emprender una aventura a la que el tiene miedo.

Del problema se desenvuelven dos cosas que también ayudan a que la trama se sostenga, el interés amoroso de Walter, Cheryl Melhoff (Kristen Wiig) su compañera en LIFE que corre el riesgo de ser despedida o peor, de jamás enterarse de la existencia de Mitty, y que tiene que enfrentarse a viajar, lo que pone a disposición del filme, una serie de escenarios que, gracias a la fotografía de Stuart Dryburgh lucen.

La dirección de Stiller funciona, en especial en el ritmo que, aunque por momentos, comienza a caer, levanta con escenas deslumbrantes. Hay elementos que se convierten en un personaje más, la mencionada fotografía y la música que envuelve a cada escena de la película, tanto la banda sonora compuesta por Theodore Shapiro como la supervisión musical que incluye temas de Of Monsters and Men, Arcade Fire y David Bowie, un favorito del director.

Las participaciones en pantalla son correctas, Ben Stiller lleva el peso principal de la película y lo hace bien, aunque la película se la terminan llevando en sus respectivas escenas, Wiig, Sean Penn, Shirley MacLaine y Patton Oswald. Al final de sus 114 minutos de duración, The Secret Life of Walter Mitty se convierte en una de esas muestras en las que los sueños se pueden hacer realidad, solo hay que despertar y trabajar en ellos.

****

The Secret Life of Walter Mitty
Estados Unidos, 2013
Dir. Ben Stiller
con Ben Stiller, Kristen Wiig, Adam Scott, Patton Oswald, Shirley MacLaine, Sean Penn
Duración: 114 minutos
Distribuye: 20th Century Fox México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: