Crítica - El Lobo de Wall Street


The Wolf of Wall Street
Dir. Martin Scorsese

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) comenzó su carrera como corredor de bolsa con el pie izquierdo, pero sus ganas de sobresalir son más grandes que cualquier crisis económica que pueda golpear a Wall Street. Con tan solo especulaciones, Belfort llega a un punto inimaginable de la cúpula económica americana, un lugar del que difícilmente podrá salir limpio. Drogas, mujeres, dinero, poder y la avaricia de querer un poco más de todo eso llevarán a, el denominado Lobo de Wall Street, del punto más alto hasta su destrucción total.

En la primera escena de El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street, 2013) se puede encontrar el sentido de este, el más reciente largometraje de Martin Scorsese. Una narración entona: "Mi nombre es Jordan Belfort, el año que cumplí 26 años gané 49 millones de dólares, lo que me enojo bastante ya que me quede a tres de conseguir un millón por semana", la voz de Leonardo DiCaprio advierte lo que estamos a punto a ver: un testimonio sobre abusos y codicia, sin embargo ese testimonio puede ser tan auténtico como el verdadero color del flamante auto del estafador.

Basada en la autobiografía de Belfort y adaptada al cine por Terence Winter, responsable de algunos episodios de Los Soprano y Boardwalk Empire, el filme comienza un viaje desde el primer día del entusiasta corredor de bolsa hasta el último en el que este se ve degradado a un motivador profesional. En el inter, Winter y Scorsese, dos cómplices conocidos, aprovechan para contar una historia en el que, como en la vida misma, el dinero es el principal protagonista, motivador y destructor. Belfort es uno de nosotros y frente a nosotros se expone como ejemplo, el hombre llegó, cayó, se levanto de mala forma y erigió un imperio para después caer aún más dolorosamente, como sucede con la bolsa de valores, el precio del petróleo y la vida de cada uno de los espectadores.

Scorsese pone cada elemento a disposición de la historia, por más grotescos que estos sean. Su película expone excesos, que sin incomodar, detallan la degradación del individuo en cuestión, todo en armonía con la trama. Así como vemos al tímido muchacho baja del camión en Wall Street por primera vez, el realizador nos muestra como este comienza a embaucar inocentes, consume drogas del trasero de una prostituta, se enfrenta a su mayordomo gay que organizó una orgía, deja a su esposa y se encuentra otra para solo lastimarla con sus adicciones, ejemplo de ello, una de las mejores escenas del filme y del cine contemporáneo, con cocaína y Popeye el marino de fondo. La construcción de escenas, los años entre los que sucede la película, son retratados a la perfección entre el buen diseño de arte, el perfecto uso de la música de esa época y la fotografía de Rodrigo Prieto.

El eje principal de la historia, el encantador y peligroso Jordan Belfort es interpretado magistralmente por DiCaprio, quien en su quinta participación bajo la lente del director, entrega la mejor actuación de su vida; llena de matices y estructuras. Mención aparte merecen el secuaz Jonah Hill, una especie de Joe Pecsi contemporáneo en esta obra del realizador, Margot Robbie deleite y perdición de Belfort y un cada vez más sorprendente Matthew McConaughey, quien con menos de diez minutos en pantalla, se lleva una de las escenas más importantes dejando a DiCaprio, solo por esa vez, como un principiante. Vaya logros.

No muy lejos de las intrigas entre mafias (Buenos Muchachos) y el juego (Casino); Scorsese juega sin juzgar en una afortunada mezcla de sus filmes anteriores. Con una duración exacta, y perfecta, de 179 minutos, El Lobo de Wall Street es una rabieta de excesos vistos en la lente de uno de los mejores directores en la historia del cine, un director que a sus 71 años nunca se había visto tan aventurado, incorrecto, joven y perfecto.

****

The Wolf of Wall Street 
Estados Unidos, 2013
Dir. Martin Scorsese
con Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Matthew McConaughey, Jean Dujardin
Duración: 179 minutos
Distribuye: Diamond Films México

Nominada al Oscar 2014
Ganadora del Globo de Oro - Mejor Actor Comedia (Leonardo DiCaprio)

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: