Crítica - Un Corazón Normal


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

De una habitación sale un hombre, pálido, desgastado, afuera esperan tres hombres, uno profundamente nervioso. Cuando es su turno se despide sin saber como regresará, minutos después sale con una noticia devastadora, morirá pronto. Sí, no se sabe a ciencia cierta de que o por qué, lo claro es que le queda poco tiempo, su modo de vida se irá desgastando hasta que dejará de existir. Así como él, varias personas, la mayoría homosexuales, se están muriendo y nadie sabe la razón. Son los primeros años de la década de los ochenta, el escenario es el conflictivo Nueva York. El virus del VIH (Sida) ya ha cobrado sus primeras víctimas.

La primera escena de Un Corazón Normal es sincera y advierte lo que estamos apunto de ver, el montaje en México de la obra The Normal Heart de Larry Cramer, dirigida por Ricardo Ramírez Carnero no jugará con realidades falsas, ni datos dudables. La obra, que se presenta los fines de semana en el Teatro Helénico, es un cruel relato de como los medios e incluso el mismo gobierno americano se encargaron de ocultar la existencia del VIH, causando miles de víctimas, en una temprana década de los ochenta.

Cramer, quien se basa en elementos autobiográficos, recrea con tintes documentales, un sólido melodrama. En su adaptación a México, Fanny Carrillo, Pilar Boliver y Horacio Villalobos obtienen los diálogos íntegros, pero con tropicalizaciones que funcionan al momento de traer la obra a la escena mexicana; aunque la acción transcurre en la Nueva  York de hace veinte años, se siente cercana la historia.

Aunque con dificultades escénicas, Ramírez Carnero mantiene con ritmo la obra gracias a la participación de todos sus actores, ya sea actuando o ayudando con la escenografía, aunque este último recurso por momentos corta el hilo de la obra. Las actuaciones son correctas y todo el ensamble esta bien, aunque no al mismo nivel, las tablas y la experiencia se notan durante el transcurso de la obra. Sin embargo hay que recalcar las actuaciones de cinco miembros del reparto.

Hernán Mendoza, quien tiene una amplia trayectoria en el teatro tanto "cultural" como comercial, entrega una actuación fuerte, vigorizante, perfecta; el incomprendido protagonista de la obra, Ned Weeks, cuyos problemas y motivaciones lo llevan a convertirse en un luchador social. Su pareja, interpretado por un estupendo Eduardo Arroyuelo, funge como su principal motor al caer enfermo, ahí el actor se enfrenta a un desafío, convertirse en un hombre desahuciado y gracias a su creíble actuación y el buen trabajo de maquillaje y luces, el objetivo se cumple.

Claudio Lafarga y Horacio Villalobos despuntan en determinadas escenas; uno cuenta una historia desgarradora que gracias al contexto y a la potencia que Lafarga emplea, se convierte en un momento conmovedor y el segundo se encarga de poner los toques cómicos que embonan bien con la obra.

Es Pilar Boliver quien, con un doloroso monólogo se lleva la obra. Boliver interpreta a la doctora Emma Brookner, la primera persona que empieza a ver muertes concurrentes en su consultorio y muestra preocupación e interés, además de tener ella sus propios problemas. Así como Brookner, Boliver tiene la solución, no para evitar los contagios, sino para encarnar este difícil papel. Postrada en una silla de ruedas, con un semblante duro y un marcado acento, Boliver se convierte en esa figura retórica que Cramer describe en su libreto. No hacen falta adjetivos para describir la actuación de la siempre esplendida intérprete.

La impotencia que transmite la obra puede funcionar para reflexionar, aunque la obra se sitúa en una época pasada, existen muchos problemas que aún aquejan a nuestra sociedad, al final el cambio esta en nuestras manos, en las acciones que realicemos, ahí es cuando este trabajo teatral adquiere una importancia mayor. Cabe mencionar que, aunque esta parezca una obra gay, no lo es, Un Corazón Normal es un trabajo humano, antes que todas las preferencias involucradas.

Ganadora del Tony y con una próxima adaptación a la televisión con Jim Parsons, Mark Ruffalo, Matt Bomer y Julia Roberts, Un Corazón Normal resulta ser una propuesta necesaria en la cartelera teatral de nuestro país. Una obra catártica donde además de invitar a la reflexión y prevención, rompe con la equivocada idea de "normalidad" dependiendo de las preferencias sexuales de cada sujeto, algo importante de recalcar en una ciudad que, por un lado acepta obras con este tipo de temáticas y por otro destruye los espectaculares donde se promueve la obra por mostrar, a fin de cuentas, un acto de amor.


Un Corazón Normal
The Normal Heart de Larry Cramer
Dirigida por Ricardo Ramírez Carnero
con Hernán Mendoza, Eduardo Arroyuelo, Pilar Boliver, Juan Rios, entre otros.
Teatro Helénico (Av. Revolución 1500)
Viernes 8:45pm, Sábado 6:00pm y 8:45pm, Domingo 6:00pm
Fuera de Cartelera

Fotografía: Agora Teatral

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: