300

Crítica - 300: El Nacimiento de un Imperio


300: Rise of an Empire
Dir. Noam Murro

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En el 2006, 300, adaptación del cómic homónimo de Frank Miller, llegó a las pantallas grandes. Su impacto, aunque inesperado, fue notable, con una clasificación restringida (C en México, R en Estados Unidos), el filme recaudó más de 456 millones de dólares en todo el mundo, lanzaría a la fama a su director Zack Snyder y a su protagonista Gerard Butler, además de imponer una nueva moda en la forma de filmar algunas cintas, gracias a la avanzada tecnología que presentaba. Ocho años después, Warner Bros. retoma la franquicia de la guerra de espartanos con 300: El Nacimiento de un Imperio (300: Rise of an Empire, 2014), una cinta que se mantiene fiel al espíritu de su antecesora, sin ofrecer nada nuevo.

Basada en el cómic Xerxes de Miller, el filme cuenta la historia del general Temistocles (Sullivan Stapleton), líder de los griegos que después de matar al Rey Darius (Igal Naor), desata la furia de los persas que comandados por Xerxes (Rodrigo Santoro) e influidos por Artemisia (Eva Green) deciden acabar con la comunidad griega. Adaptada por Snyder y Kurt Johnstad, ambos responsables de la primera entrega de lo que parece ser una bien formada trilogía, la historia funciona como precuela y secuela, el contar la historia de la ya explorada guerra de los 300, desde el punto de vista de quienes detonan la situación enfocándose en las causas y consecuencias es lo más interesante que ofrece el filme de 102 minutos.

Noam Murro, debutante en un filme de grandes dimensiones pues anteriormente había filmado la comedia independiente Una Familia Genial (Smart People, 2010), logra perfeccionar algunas técnicas que el también director de El Hombre de Acero (Man of Steel, 2013) en 300, el ritmo de la cinta es bueno, así como el trabajo que hace con los actores luciendo a Eva Green y Lena Headley, ambas en papeles que sobresalen de los demás pues además de ser las únicas mujeres, son quienes interpretan dos de los roles más importantes. Mención aparte merece Sullivan Stapleton quien después de pequeños roles en Fuerza Antigangster (Gangster Squad, 2013) y Animal Kingdom (2010), protagoniza esta cinta con buenos resultados, donde se mantiene lejos del carisma que Gerard Butler y su representativo This is Esparta tuvieron en el filme original, pero logra imponer su propio sello. Rodrigo Santoro y la figura de Xerxes pasan completamente desaprovechados producto de su poca participación en pantalla, más no en la historia.

Posiblemente el asunto más destacable en la cinta sea el uso de los efectos especiales al servicio de la trama. Como en el filme de 2006, no se ocupo ninguna locación, tampoco animales, ni muchos de los objetos, todo fue realizado por computadora en un trabajo que parece olvidar los avances tecnológicos de los últimos años para mantenerse en un rincón similar a lo presentado en 300. Rise of an Empire no sorprende a pesar de tener de su lado más escenas de acción y escenarios más exóticos que mostrar; aunque no se trate de un mal logrado trabajo, si parece ser tan innovador y viejo como el que presentaban las pantallas convencionales en la segunda mitad de la década de los dos miles.

300: El Nacimiento de un Imperio no es una película para todos, los seguidores de las historias de Miller y aquellos que quedaron encantados con la cinta de Zack Snyder, gozarán el resultado, los que aún no conocen, puede que se centren en disfrutar el festín visual para después abundar en la historia de las guerras Médicas. Lo único que queda es esperar la prometida tercera entrega que después de una cinta violenta y por momentos deslumbrante, tiene mucho que ofrecer. 

**+

300: Rise of an Empire
Estados Unidos, 2014
Dir. Noam Murro
con Sullivan Stapleton, Eva Green, Lena Headley, Rodrigo Santoro
Duración: 102 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: