Crítica - Aires de Esperanza


Labor Day
Dir. Jason Reitman

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Henry (Gattlin Griffith) es un chico de 13 años, hijo de padres divorciados. Su padre, Gerald (Clark Gregg) ha vuelto a hacer su vida, mientras que su madre, Adèle (Kate Winslet) quien después de decepcionarse con el matrimonio, se ha convertido en una mujer solitaria. El panorama cambia cuando en un supermercado, Henry y Adèle se encuentran con Frank (Josh Brolin) un fugitivo de la ley, que les pide alojamiento por un fin de semana para después poder continuar su huida. Durante los siguientes días, los tres comenzarán una fuerte relación cuyo final podría no ser el mejor.

Después de tener éxito con Juno: Crecer, correr y tropezar (Juno) y Amor sin Escalas (Up in the Air), Jason Reitman incursiona en el melodrama con Aires de Esperanza (Labor Day, 2013), basada en la novela homónima de Joyce Maynard; una película melancólica, lejana a los trabajos anteriores del realizador, pero que conserva el sentimiento de soledad que la autora retrataba en el relato original.

Labor Day, es un experimento atípico en la filmografía del más joven de la dinastía Reitman. En el filme de 111 minutos, el realizador se enfrenta a una propuesta interesante, poder contar una historia tan dramática como pasional; dejando de lado su característico humor negro y ubicar la mayor parte de la acción en un espacio reducido. El resultado es el más correcto, más no el mejor.

Reitman, como buen director de actores, logra sacar tres buenas participaciones principales, curiosamente las tres en los rubros que mejor se le dan. El hombre ajeno, interpretado por Josh Brolin, la mujer hormonal llevada a sus últimas consecuencias, en manos de una brillante actuación por parte de Kate Winslet y el adolescente cuya situación supera sus conocimientos, en este caso, Gattlin Griffith. Anteriormente y en el rango dramático que controla, el director ya tenia delineados a personajes con características similares, ya sean Aaron Eckhart defendiendo a tabacaleras, Charlize Theron regresando a su pueblo sin siquiera la madurez que debió tener para abandonarlo o Ellen Page como una joven embarazada que se enfrenta a los retos de dar a su primogénito en adopción. El reto de salir de su zona de confort y llevar a estos nuevos personajes por rincones psicológicos que pocas veces había tratado, es el principal reto y logro del director.

Reitman, también ocupa la cámara para detonar emociones; con gestos, acercamientos y tomas externas, la intimidad de la casa, se ve espiada por el espectador. Un buen trabajo en fotografía, a cargo de Eric Steelberg y una buena dirección de arte que logra evocar utensilios y lugares del final de la década de los ochentas, hacen aún más vistosa a la cinta.

Así pues Aires de Esperanza parece tener todo a su favor; sin embargo su principal problema vendría de la raíz. La historia de Maynard, un tanto predecible, es el punto débil de la cinta y Reitman, también encargado de la adaptación poco puede hacer contra ello. El desarrollo tiene problemas de ritmo, por momentos ágil y por momentos lento, el uso de la narración, a cargo de Tobey Maguire, va desatando varias pistas sobre lo que viene y, al momento del remate, este sucede muy rápido.

Lejos de lo cursi y fuera de lugar que parecería el título en español, Aires de Esperanza es una película que vale la pena ver y analizar. Un tibio experimento sobre las relaciones humanas y como estas influyen en cada uno de sus protagonistas; al final uno decide de que se enamora.

***

Labor Day
Estados Unidos, 2013
Dir. Jason Reitman
con Kate Winslet, Josh Brolin, Gattlin Griffith, Clark Gregg.
Duración: 111 minutos
Distribuye: Paramount Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: