Crítica - Mi Gran Oportunidad


One Chance
Dir. David Frankel

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Inglaterra, 2007. Un nervioso y poco carismático hombre se enfrenta a la mirada de miles de personas quienes, por televisión están apunto de ver uno de los momentos más importantes en la historia de los reality shows ingleses y uno de los videos más vistos en los primeros años de YouTube. El silencio invade el lugar y una pista comienza a reproducirse poco a poco, el hombre sin tomar aire inicia su actuación. La mirada de los asistentes incluidos los tres críticos de Britain's Got Talent es de incredulidad, los aplausos comienzan a sonar en el Cardiff's Millenium Centre e incluso algunas lágrimas caen al suelo. Presentándose como un inseguro vendedor de celulares, Paul Potts había logrado con su interpretación de Nessun Dorma de Puccini un momento de oro.

Inglaterra, 2013. Susan Boyle y Escala, son algunos de los nombres que han salido en los últimos 6 años del programa creado por Simon Cowell, quien ahora en su faceta como productor retoma la historia de Potts y con ayuda del guionista Justin Zackham y el director David Frankel hacen Mi Gran Oportunidad (One Chance, 2013); una feel good movie a la que se le notan sus pocas intenciones.

Con el aparente encanto de una novela de Nick Hornby, el filme relata toda la vida de Potts desde su niñez hasta su triunfo en el programa de competencia y el tratar el abuso al que era sometido por sus compañeros de escuela, el completo desentendimiento de su padre un tanto decepcionado, enfermedades que atacaban a su mayor pasión y el encuentro con el amor después de una serie de mensajes de texto aterriza a la cinta en su verdadero terreno. En 103 minutos Zackham y Frankel tienen la misión de presentar la historia de un hombre que, aunque su éxito sea extraordinario, no tiene mucho que contar y es ahí donde toda la maravilla que Taylor Swift canta en los créditos finales se impregna en la cinta. Al final todo es "Sweeter than Fiction".

Basándose en pequeños conflictos y fracasos elevados a grandes dramas, el filme comienza a caer dentro de su monotonía y de no ser por el encanto que la misma historia transmite, todo estaría perdido. James Corden, quién engorda unos kilos para interpretar al soñador cantante, transmite más carisma que el mismo Potts, se gana el personaje y lo lleva de los canales de Venecia pasando por una fábrica en los suburbios ingleses al primetime nacional. Frankel aquí es un director de actores y tal como lo hizo en El Diablo viste a la Moda (The Devil wears Prada, 2006) logra sacarle el mayor jugo a sus intérpretes, especialmente a Julie Walters, relacionada en eso de los sueños imposibles desde Billy Elliot (2000) y Alexandra Roach la tibia y joven Margaret Thatcher en La Dama de Hierro (The Iron Lady, 2011) pero la sumamente encantadora primera y única novia de Potts.

En cierto momento del filme y cabe mencionar, decisivo en la vida del personaje principal se menciona la oración "El que no arriesga, no gana", lema que llevaría a un cobarde individuo a convertirse en el ídolo de muchos, desafortunadamente la cinta que se inspira su historia no abandona nunca su zona de confort quedándose cerca de un buen resultado; cerca, muy cerca.

**+

One Chance
Reino Unido, 2013
Dir. David Frankel
con James Corden, Julie Walters, Colm Meaney, Mackenzie Crook, Alexandra Roach
Duración: 103 minutos
Distribuye: Diamond Films México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: