Crítica - Ocho Apellidos Vascos: Romance a la Española


Ocho Apellidos Vascos
Dir. Emilio Martínez-Lázaro

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro 

Rafa (Dani Rovira) es un andaluz, hincha del Real Betis y trabajador en un bar de Sevilla. Una noche, Rafa se encuentra con Amaia (Clara Lago), una joven vasca que acaba de cortar con su novio con quien ya tenía planes de Boda. Después de una noche en la que Amaia se resiste a los encantos del andaluz, Rafa decide viajar al pueblo vasco para conquistarla, sin embargo la llegada del padre de la chica (Karra Elejalde) complicará todo y tendrán que someterse a una farsa que podría llevarlos a enamorarse.

Que una película como Ocho Apellidos Vascos: Romance a la Española (Ocho Apellidos Vascos, 2014) del madrileño Emilio Martínez-Lázaro se estrene en México es un logro, sin embargo no es de extrañarse que en algún momento del año la cinta española se presentara en los cines nacionales ¿Por qué? Porque ante un momento de crisis como el que atraviesa el país ibérico, es destacable la buena aceptación que el proyecto tuvo con la audiencia. Desde su estreno la cinta suma más de 76 millones de dólares recaudados superando a fuertes blockbusters como Maléfica o El Sorprendente Hombre Araña 2, un fenómeno muy parecido al que tuvimos el año pasado con Nosotros los Nobles. ¿Por qué Ocho Apellidos Vascos una, en apariencia, pequeña película de 98 minutos puede lograr todo eso?.

Escrita por el español Borja Cobeaga y el vasco Diego San José, la cinta utiliza la bien conocida fórmula del cine de este tipo, dos personas completamente diferentes que al final terminan enamorándose. La película es una típica comedia que raya entre lo romántico y lo burdo, lo importante viene en la raíz, en el guión. Que un español y un vasco escriban sobre la unión de dos dignos representantes de entornos completamente diferentes como los son españoles y los vascos (como unir aquí a norteños con chilangos, en fútbol a chivas con americanistas y rudos con técnicos en las luchas) es el principal elemento de la cinta, la autocrítica como vehículo para lograr sacar dos o tres risas.

Los recurrentes chistes a ETA, el Real Betis, el terrorismo y los ochos apellidos que un vasco debe de tener como mínimo, entre muchas otras costumbres que unos con otros se adjuntan, se envuelven en dos historias de conocimiento y amor. El ver en pantalla a personajes que te podrías encontrar en la calle y situaciones que bien podrían pasarte a ti hacían que Ocho Apellidos Vascos tuviera ese acercamiento con el público que finalmente la convirtió en un éxito, lo cuál al entrar en el común de chiste local podría dificultar su entendimiento en México, cosa que aprovecha la distribuidora (Amarok Films) para agregar "subtítulos" que funcionan al momento de tropicalizar el producto y que por unos momentos funcionan mejor que la trama original.

Con pocos recursos técnicos, suficientes para lo que pide la historia, y actuaciones desiguales, no se puede comparar la chispa de Dani Rovira y Karra Elejalde con el plano desempeño de Clara Lago o el desperdicio de Carmen Machi, aquella que vimos tan divertida en el Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios falso dentro de Los Abrazos Rotos de Almodóvar, Emilio Martínez-Lázaro logra sacar adelante Ocho Apellidos Vascos que, con todo y su musical cameo al final, nos puede acercar a las regiones andaluzas y vascas aunque no al nivel del que seguro se acerca el público español, después de todo, no son (o somos) tan diferentes.

**+

Ocho Apellidos Vascos
España, 2014
Dir. Emilio Martínez-Lázaro
con Dani Rovira, Clara Lago, Carmen Machi, Karra Elejalde
Duración: 98 minutos
Distribuye: Amarok Films

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: