Reseña a Perdida de Gillian Flynn.


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Antes de iniciar el relato, el editor de Perdida, la tercera novela de la escritora norteamericana Gillian Flynn, añade una pequeña biografía que enmarca el trabajo de la autora como crítica en Entertainment Weekly. Es curioso que quien escribe este libro haya trabajado una década dedicándose a analizar y reseñar series de televisión y películas, e incluso se podría decir que en esos años de experiencia, Flynn aprendió a crear un producto que pocas veces se puede encontrar en el mundo editorial mainstream contemporáneo: una atractiva y atrapante historia que en sus más de 500 páginas no puede evitar seducir y cautivar al lector.

En la mañana de su quinto aniversario, Nick Dunne se levantó con cierta pesadez. Su esposa Amy se encuentra en la cocina preparando el tradicional desayuno que los ha acompañado cada cinco de julio los últimos años. Nadie podría adivinar que tan solo unas horas después, Amy desaparecería dejando atrás una violenta escena en la sala de su casa y todas las sospechas sobre su marido, que no puede evitar mostrarse tal y como es: frío y distante.

Narrado a dos voces, la de Nick relatando en primera persona justo en el momento en que descubre que su esposa no está en casa y la de Amy, que en su diario comienza a contar su historia después de conocer a su hombre ideal en Nueva York, Perdida ofrece una divertida y brutal versión del matrimonio. Lo que en un principio es una relación atenta y prometedora, con el tiempo cae en la monotonía y las máscaras caen dejando a la vista, por lo menos a la de su cónyuge, su verdadera cara. Flynn mezcla hábilmente la investigación policíaca, en la que el marido es el principal sospechoso porque todos sabemos que en esos casos el marido siempre debe de serlo, con los claroscuros de la relación de los Dunne, adentrándonos a aquel primer encuentro, el reencuentro y todos esos actos que llevan al quiebre de la relación y a una extraña línea perdida entre hojas de un diario "este hombre podría matarme".

Al igual que sus personajes, Perdida esconde más de lo que aparenta. La provocativa historia adquiere un ritmo constante y no ofrece muchas pistas de lo que puede venir al pasar a la siguiente hoja, de hecho el tratamiento de novela negra que la autora le da a su obra permite que la sorpresa sea evidente, especialmente en la genial segunda parte del libro. ¿Por qué seguimos leyendo? Porque queremos saber si el perfecto Nick ha asesinado a la Asombrosa Amy, sin embargo en lo que descubrimos eso, los lectores conocemos un poco más del pasado de los personajes y la razón por la que están en esa situación.

Una búsqueda de tesoro, el amor como arma de doble filo, el torpe trabajo de la policía, el poder de los medios de comunicación en la sociedad y el eterno desprecio hacía seguir los pasos de un padre, son algunos de los elementos que Flynn ocupa para presentarnos un thriller inteligente y profundamente entretenido donde los juegos de poder y la venganza sirven como plato principal.

Al finalizar Perdida, uno no puede evitar entrar en cualquiera de los dos equipos que la misma autora marca en su historia. Cualquiera que sea ese, Team Nick o Team Amy, no podemos negar que el viaje hacía el desquiciado desenlace de la meticulosa historia que Gillian Flynn - ¿O ha sido en realidad la pareja Dunne? - ha escrito, es sido algo fascinante.



Perdida
de Gillian Flynn | Traducción de Óscar Palmer
568 páginas
Debolsillo (Penguin Random House Grupo Editorial)
México, 2014

Nota: Perdida fue adaptada en la película Gone Girl (2014) dirigida por David Fincher, protagonizada por Ben Affleck y Rosamund Pike.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: