Crítica - Focus: Maestros de la Estafa


Focus
Dir. Glenn Ficarra & John Requa

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Aunque esta es su primera vez en el género de acción para los directores Glenn Ficarra y John Requa, esta no es la primera vez que el dúo habla sobre un estafador en su filmografía. En su ópera prima, Una Pareja Dispareja (I Love you Phillip Morris) la dupla contaba la historia de Steven Jay Russell un, en apariencia, conservador hombre que después de sufrir un accidente automovilístico decide abrirse como un hombre homosexual y se convierte en un estafador para poder sobrevivir. El ocurrente film protagonizado por Jim Carrey y Ewan McGregor nada tiene que ver Focus: Maestros de la Estafa (Focus, 2015), el tercer filme de la pareja de directores y escritores, donde alejándose de sus trabajos anteriores ofrecen una atractiva película que está dispuesta a jugarse el resultado hasta el final.

Cierta noche, Nicky (Will Smith) un reconocido estafador, se encuentra con la bella y atractiva Jess (Margot Robbie). Su relación comienza a prosperar hasta que en la habitación de la joven sucede el golpe final, el hombre estaba siendo víctima de una estafa, sin embargo su conocimiento y control de la situación le permite salir sin mirar atrás. Altamente interesado, Nicky comienza a enseñar a Jess la mejor forma de robar relojes y carteras mientras la atracción entre ellos es evidente. Tres años después, Nick coincidiría con Jess en Buenos Aires, donde ambos están tras su nuevo objetivo, Garriga (Rodrigo Santoro) un importante propietario de una escuderia quien desconoce la historia detrás de su empleado y su nueva novia.

Hay películas que son más inteligentes de lo que parecen y hay otras que parecen más inteligentes de lo que son; Focus se mueve tranquilamente entre estos dos espectros narrativos. Con guión de los propios realizadores, el filme tiene en su primera mitad, aquella donde con un estilizado control de la edición y la cámara, un grupo de estafadores enseña sus trucos a la verde mirada de la novata carterista y que culmina con un gran momento en un palco de Estadio con Sympathy for the Devil de los Rolling Stones convenciendo no solo a los espectadores, una aventajada trama donde todos los ingredientes parecen ser los correctos para funcionar.

Desafortunadamente, los directores al igual que sus personajes comenzaron a jugar con todo lo que tenían y al ver el control en sus manos decidieron realizar una intempestiva maniobra que nos ubica tres años en el futuro, donde la atracción entre los dos personajes principales ya no existe, obligando a contar una nueva trama que resulta no ser tan interesante como la que se había manejado durante la última hora y cuya vuelta de tuerca resulta no ser tan afortunada después del festín presentado en la primera mitad de la cinta.

Al igual que en sus vistosas escenas, mención honorifica al director de fotografía mexicano Xavier Grobet por esas escenas en la capital Argentina, la película parece enfocarse (no contaremos los juegos de palabras que podríamos hacer con el título del filme) en lo superficial del relato dejando de fuera cosas que parecían ser importantes para comprender a los personajes, especialmente a sus intempestivas decisiones. Afortunadamente la cinta cuenta con dos elementos que permiten que la película funcione más allá de su poco agraciado término: Will Smith y Margot Robbie.

Smith encuentra en Nicky, una gran oportunidad que aprovecha ofreciendo una interpretación seria pero a la que no se le puede negar el característico encanto que tanto habíamos echado de menos en películas como Después de la Tierra (After Earth). Aunque, si hay alguien que le puede quitar la atención a Smith esa es Margot Robbie, quien después de ganar atención por aquella escena de control en El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street), regresa ahora como una provocativa mujer que obviamente podría distraer a cualquiera.

En un acomodado punto intermedio entre La Gran Estafa (Ocean's Eleven) y El Apostador (The Gambler) con Mark Wahlberg, Focus: Maestros de la Estafa queda como una película que aunque entretiene bien pudo ser mejor, especialmente si durante el juego, aunque tal vez deberíamos decir estafa, los encargados de la historia no hubieran decidido mostrar sus cartas y seguir blofeando. 

**+

Focus
Estados Unidos, 2015
Dir. Glen Ficarra & John Requa
con Will Smith, Margot Robbie, Rodrigo Santoro, Adrián Martínez
Duración: 104 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: