Crítica - Divergente la Serie: Insurgente


The Divergent Series: Insurgent
Dir. Robert Schwentke

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

¿Cómo sorprendes a un público que aparentemente lo ha visto todo? Ese público que creció con los libros (y sus respectivas adaptaciones cinematográficas) de Harry Potter y desde entonces, ha visto más de una docena de historias que intentan seguir ese molde y conquistar a la taquilla, y de paso a la crítica, si se puede. Desde la aclamada serie de Los Juegos del Hambre hasta la exitosa económicamente pero desafortunada en calidad saga de Crepúsculo, los llamados young adults se han enfrentado a relatos que dejaron de ser sencillos e infantiles incluso antes de su elaboración. A esta lista, se incluyó el año pasado a Divergente basado en la novela escrita por Veronica Roth una interesante ficción sobre una joven que iniciaría una revolución en el segregado ambiente en el que vive; con su secuela Insurgente (Insurgent, 2015) la franquicia adquiere un nuevo aire y un nuevo sentido. ¿Estamos ante la siguiente saga a seguir en cine?

Después de ver morir a sus padres y ser fichada como la responsable del ataque a su comunidad, Trish (Shailene Woodley) se ha convertido en una fugitiva del poder y con su novio Cuatro (Theo James), su hermano Caleb (Ansel Elgort) y su compañero Peter (Miles Teller) idean un plan para abandonar el hogar de los cordiales y regresar a Erudición donde intentarán acabar con las facciones, sin embargo ellos no consideran que Jeanine (Kate Winslet) la líder de los eruditos, ha encontrado finalmente una extraña figura que contiene un mensaje de los creadores de las fracciones y la segregación con el que puede controlar cualquier situación que se presente, pero para abrirlo necesitará a un divergente capaz de poder vencer cinco pruebas y así descifrar el mensaje.

Escrita por Brian Duffield, Mark Bomback y Akiva Goldsman, Insurgente parece ser una película que se mueve con facilidad gracias a su condición como secuela. Al ser esta la segunda entrega de una tetralogía, los personajes no necesitan ser presentados, el conflicto ya está planteado, las primeras batallas ya fueron peleadas y quienes vieron Divergente ya conocen todo lo que los protagonistas pueden hacer gracias a sus cualidades, miedos y alcances. Partiendo de un punto inmediato al final de la primera cinta, el filme dirigido por Robert Schwentke puede ser descrito como un interesante producto de acción en donde los diálogos rebuscados no encuentran lugar entre su bien coreografiada estructura. Al tratarse de una adaptación al cine de un libro de más de quinientas páginas, la realización del guión no fue un proceso nada fácil, afortunadamente el trabajo obtenido permite que el espectador disfrute y se entretenga por casi dos horas incluso sin la necesidad de saber mucho de la saga, haber leído los libros o ser fan de la franquicia.

Quitando nombres y situaciones de más, el efectivo argumento funciona mientras marca el camino hacia la tercera entrega de la franquicia. Cuando la historia abandona las escenas rutinarias del grupo de jóvenes protagonistas, Schwentke aprovecha y entrega buenas escenas de acción, especialmente en la última mitad de la cinta donde los golpes y el diseño de producción a cargo de Alec Hammond fluyen al mismo tiempo que esconden ciertas pistas que serán importantes en el desarrollo del filme. Es en esa última parte donde el filme presenta su verdadera intensión y con el pretexto de que su protagonista principal está controlada por una realidad virtual, los aspectos técnicos comienzan a ser más notables obteniendo un resultado destacable, en el que el 3D sobra.

Otro de los aspectos que Insurgent tiene a la vista de todos y que forman parte del encanto del filme es su elenco. En su segunda incursión en el papel, Shailenne Woodley se nota más cómoda y controlada en la piel de Tris quien ahora enfrenta un conflicto en el que ella misma es su principal enemiga. Con la rabia en el llanto, Woodley se convierte en el elemento más brillante del elenco, sin dejar atrás a Miles Teller, que sorprende en su papel como villano. Lejos queda Theo James (una especie de James Franco sin gracia) y algunas piezas interesantes del elenco, como Ansel Elgort, Naomi Watts y Kate Winslet, quienes gozan de poco tiempo en pantalla sin que esto signifique que su desempeño sea menor.

Sin la intención de proponer algo nuevo, Schwentke y Woodley entregan una correcta segunda parte que vista de una forma, funciona a la perfección como un puente entre el tibio principio y lo que promete ser el gran final de la serie de Divergente. Aquí está la próxima saga a seguir.

***

Insurgent
Estados Unidos, 2015
Dir. Robert Schwentke
con Shailene Woodley, Theo James, Naomi Watts, Kate Winslet
Duración: 119 minutos
Distribuye: Corazón Films México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: