Crítica - Crímenes Ocultos


Child 44
Dir. Daniel Espinosa

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Hay ideas que funcionan perfectamente en papel y Child 44, primer libro del escritor británico Tom Rob Smith es una de ellas. Ambientada durante el mandato de Stalin en la Unión Soviética, la obra inédita en México, sigue la historia de Leo Demidov, un agente del Ministerio de Seguridad de Estado (Tom Hardy en el filme) que es enviado a comunicar a su mejor amigo y compañero en la división que su hijo fue encontrado muerto producto de un accidente de tren. Sin embargo, Deminov descubre que la muerte del pequeño no pudo ser debido a otra que cosa que no sea a un asesinato, curiosamente parecido a otros eventos que se han reportado cerca de las vías del tren. Denigrado y exiliado de Moscú junto a su esposa Raisa (Noomi Rapace, repitiendo como pareja de Hardy después de The Drop), Deminov investigará cada infanticidio para llegar al asesino serial, aunque esto provoque que la MGB lo comience a investigar y reprimir.

Hasta ahí todo bien, la historia ideada por Smith y basada en los crímenes de Andrei Chikatilo (también conocido como El Carnicero de Rostov) convencía a los lectores y conseguía que Ridley Scott adquiriera los derechos para su reproducción en cine. En ese momento, cuando la novela se convierte en Crímenes Ocultos (Child 44, 2015), es cuando todo comienza a salir mal, pues su innecesariamente tedioso tratamiento y el ambiente "Fincheriano" que el director Daniel Espinosa intenta inútilmente utilizar, convierten a este desafortunada adaptación en un filme aburrido.

Con el apoyo de Oliver Wood (director de fotografía de las tres películas de Jason Bourne con Matt Damon) en la cámara, Espinosa pretende crear un escenario oscuro para una historia que incluso hoy todavía es escondida en Rusia. Lamentablemente, la misma historia no requiere elementos tan cargados pues la débil trama del guión escrito por Richard Price, en donde se le da más peso a la relación que existe entre Leo y Raisa más que a la interesante investigación sobre los asesinatos en un lugar donde tales crímenes no eran reconocidos por cuestión ideológica, no permite que el climax llegue con la potencia suficiente y el espectador sea sometido a un plano ejercicio cinematográfico, más que a un apasionante thriller como podría haber sido.

Con diez atrapantes primeros minutos donde la frase "No hay asesinatos en el paraíso" aparece como el gancho inicial, la cinta avanza lentamente hasta su torpe conclusión sin darse la oportunidad de profundizar en la que sería su trama principal y deteniéndose por momentos en una patosa necesidad de explorar la relación del matrimonio Demidov, que en el filme no se nota con siquiera la capacidad de sostener una buena escena, más allá de las capacidades técnicas que el director ha reunido a su alrededor.

Desperdiciando a un buen elenco que incluye a Gary Oldman, Vincent Cassel, Jason Clarke y un cada vez más doloramente desapercibido Joel Kinnaman (al parecer The Killing siempre será la corona de su currículum), Crímenes Ocultos muestra la funcional química entre Rapace y Hardy, quienes pueden justificar su presencia en los créditos principales con cada escena en la que comparten cámara. No obstante, el extraño y muy marcado acento ruso que predomina en Kinnaman como el villano por convicción y Hardy en una especie de Bane de The Dark Knight Rises ruso, golpea un poco su trabajo actoral.

Hay historias que merecen buenas películas y Child 44 seguro es una de ellas. La versión que Daniel Espinoza ofrece, alejándose de sus dos funcionales primeros trabajos en acción, no tiene todo el brillo que el relato podría tener.

**

Child 44
Estados Unidos, 2015
Dir. Daniel Espinosa
con Tom Hardy, Noomi Rapace, Joel Kinnaman, Gary Oldman
Duración: 137 minutos
Distribuye: Corazón Films México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: