Crítica - Tal vez es para Siempre


Love, Rosie
Dir. Christian Ditter

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En cierto momento del clásico Cuando Harry conoció a Sally, la guionista Nora Ephron decía a través del personaje al que Billy Crystal daba vida que "los hombres y las mujeres no pueden ser amigos porque el sexo siempre se intempondrá en el camino". El filme, estrenado en 1989, relataba los encuentros de Harry (Billy Cyrstal) y Sally (Meg Ryan) durante una década explorando sus vidas amorosas y como la relación en potencia entre ambos, siempre encontraba el momento para evaporarse entre el tiempo. Es curioso que una película en la que por dos escenas los personajes principales debaten la posibilidad de establecer una relación de amigos sin que el afecto y el sexo ingresen abruptamente, pueda servir como influencia y principal recuerdo al momento de explorar Tal vez es para Siempre (Love Rosie, 2014), una película romántica que, al igual que el ya mencionado filme de Rob Reiner, va más allá del canon que han dejado sus compañeras de fórmula en los últimos años.

Basada en la novela Donde termina el Arco Iris de Cecilia Ahern (autora de la novela también llevada al cine Posdata te Amo), Tal vez es para Siempre cuenta una tierna historia sobre el amor que surge de la amistad. Rosie (Lily Collins justificando su presencia en la industria) es una torpe chica inglesa de preparatoria; Alex (un encantador Sean Claflin) es su mejor amigo y confidente. Desde que se conocen, sus vidas y problemas fluyen gracias al apoyo del otro y parece que antes de entrar a la Universidad, la situación de este par de amigos podría cambiar al mudarse a los Estados Unidos. Sin embargo, un embarazo no deseado y una larga cadena de mentiras, lleva a que ese final feliz previsto desde un principio, tarde en llegar. De hecho, tal vez tarde mucho tiempo en llegar.

Con un toque del cine de Richard Curtis, Love, Rosie se establece a los pocos minutos como una típica cinta romántica adolescente en donde es obvio que al final veamos a los protagonistas terminar juntos y felices. Afortunadamente, la historia no permitirá que las primeras conclusiones sean siempre las más acertadas, pues como en el amor, nada está dicho. Ingeniosamente adaptada Juliette Towhidi, el filme juega con hechos y situaciones que evitan y al mismo tiempo llevan a que sus personajes estén juntos. Tal y como en When Harry met Sally, vemos el crecimiento (o estancamiento) de Rosie y Alex a través de los años y como por más errores sentimentales que se comentan, el resultado siempre es el esperado, siguiendo así el metafórico anuncio luminoso de una de sus escenas: “Camino obstaculizado, se esperan retrasos”.

Con el temor a caer en los clichés propios del género y terminar como una tonta película de amor más (del tipo de películas que se basan en una novela de Nicholas Sparks como El Viaje más Largo), los alemanes Christian Ditter en la dirección y Christian Rein en la cámara, rescatan a la historia gracias a las escenas que presentan, algunas con un toque tan elemental que parece algo más auténtico lo que se relata. Además, el realizador logra mantener un buen ritmo al momento de plasmar la historia, mezclar el escenario con música de Beyoncé, Kate Nash y hasta Las Ketchup con su hit pegajozo Aserejé, y dirigir a sus actores, donde aparece otro éxito del film.

Lily Collins, quien ya había convencido a muchos con su interpretación como una mediana Blanca Nieves en Mirror Mirror, carga con el principal peso de la trama al ser ella y su imperfecto personaje el pretexto ideal para hablar del amor por destino. Con su hábil manejo de la comedia simple y un buen trabajo en la caracterización natural, Collins establece una química ideal con Sean Claflin, cuyo encanto se lleva a la bolsa cualquier dificultad que un torpe chico convertido en un apuesto hombre podría tener.

Con la sonrisa de Claflin filtrándose por la pantalla al mismo tiempo que Fuck You de Lilly Allen suena en las bocinas, Love Rosie es sin duda la opción ideal para disfrutar de una genuina historia de amor, si eso es lo que se quiere.

***

Love, Rosie
Reino Unido, 2014
Dir. Christian Ditter
con Lily Collins, Sam Claflin, Jaime Winstone, Christian Cooke
Duración: 102 minutos
Distribuye: Gussi Cinema

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: