Crítica - Maten al Mensajero


Kill the Messenger
Dir. Michael Cuesta

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En 1996, el periodista del pequeño y casi desapercibido periódico local San Jose Mercury News en California, Gary Webb (Jeremy Renner) recibió en su despacho la llamada de una misteriosa mujer que le ofrecía una historia irresistible: el gobierno de los Estados Unidos a través de la CIA había ayudado a transportar drogas desde Nicaragua hasta el territorio americano con el fin de distribuirla y venderla en los barrios pobres y así poder obtener ganancias para luchar en el mismo país centroamericano contra lo que ellos creían era una amenaza latente contra el modelo económico que el continente había defendido. Sin embargo, el precio por publicar una historia como esta es muy alto y Webb tiene una familia en la que pensar, sin que esto signifique censurar la investigación que ha realizado con narcotráficantes, contadores y agentes encubiertos indispuestos a testificar y validar su historia. 

Basada en una historia real que sucede décadas antes del escándalo de Edward Snowden contado en el documental Citizenfour, Maten al Mensajero (Kill the Messenger, 2014) es un potente thriller político en el que el director Michael Cuesta expone la dolorosa historia de un hombre comprometido con la verdad y como el gobierno de los Estados Unidos utilizó a medios importantes para desprestigiarlo, dándole la razón años más tarde cuando un escándalo sexual presidencial se convirtió en la cortina de humo perfecta para encubrir todo.

Con una estructura que recuerda a All the President's Men, JFK o incluso a series de televisión más recientes como House of Cards o Homeland (de hecho Cuesta dirigió algunos de los episodios de la serie protagonizada por Claire Danes), Maten al Mensajero funciona gracias a la tensa historia que relata: la decadencia de un hombre y el papel de los medios de comunicación para influir en la perspectiva de cierto personaje. Sin el acostumbrado final feliz que suele acompañar a la mayoría de las biopics, Cuesta y el guionista Peter Landesman rescatan la investigación que Webb realizó en Nicaragua y los Estados Unidos, así como la publicación de su serie Dark Alliance y la reacción del gobierno, formando una historia fascinante y que además explora la vida del periodista sin santificarlo; vamos una versión humana de un hombre minimamente reconocido en esta época.

El cuidado trabajo de Cuesta obtiene un elemento de empuje cuando se revisa a su elenco con Michael Sheen, Oliver Platt y Ray Liotta en imporantes papeles secundarios y un brillante Jeremy Renner como el protagonista del filme. Sucumbiendo ante las presiones de la profesión y sus errores pasados, Renner logra crear un retrato fiel del Webb periodista perseguido y padre de familia. Con su mejor trabajo desde The Hurt Locker, Renner carga el peso del filme aún cuando este puede parecer que está yendo hacía otra dirección.

En cierta escena, el personaje de Sheen le cuenta al periodista y reportero, como agente de la CIA y ahora un conocido, que "algunas historias son demasiado ciertas para ser contadas"; sin duda Kill the Messenger es una de esas historias y en cine el retrato juega con el suspenso organizacional hasta llegar a su sorpresivo final. Sin los aplausos merecidos al momento de su estreno en Estados Unidos, Maten al Mensajero es la segura opción para su fin de semana de estreno en México (cualquiera que este sea).

***

Kill the Messenger
Estados Unidos, 2014
Dir. Michael Cuesta
con Jeremy Renner, Mary Elizabeth Winstead, Rosemarie DeWitt, Oliver Platt
Duración: 112 minutos
Distribuye: Gussi Cinema

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: