Crítica - Lugares Oscuros


Dark Places
Dir. Gilles Paquet-Brenner

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

No fue tan extraño que el año pasado, coincidiendo con el estreno de Perdida, los editores detrás de la obra de Gillian Flynn hayan decidido lanzar su novela anterior con un diseño muy parecido al que empastaba al texto ahora adaptado al cine con David Fincher como director del proyecto. Así como en el mundo editorial, la industria cinematográfica prestó especial atención a la autora y las apuestas por la reproducción en celuloide del primer trabajo de la antes crítica de Entertainment Weekly comenzaron a elevarse. Un año después de eso y ya con todo el buzz de Gone Girl reducido a las ventas en formato casero, llega a las pantallas de cine Lugares Oscuros (Dark Places, 2015), la mediana adaptación a la primera novela de quien el año pasado nos sorprendió a muchos con su excelente manejo de la pluma (o las teclas, según se quiera ver).

Libby (Charlize Theron) es una sobrevivente en toda la extensión de la palabra. Después de señalar a su hermano mayor Ben (Tye Sheridan) como el responsable de la brutal matanza en donde su madre y sus dos hermanas fallecieron, la pequeña Libby (Sterling Jerins) pasó de casa en casa ayudándose de donaciones y regalos que llegaban de todos los rincones del país después de que su desgarradora historia había sido difundida. Sin embargo, al crecer Libby está quebrada y sin un empleo estable, cosa que cambiaría al conocer a Lyle (Nicholas Hoult), un misterioso chico que forma parte de un club de investigadores amateurs dispuestos a probar la inocencia de Ben (Corey Stoll), quien sospechosamente lleva veinte años en la cárcel sin renegar de su culpa o apelar su sentencia.

Con una estructura dramática muy parecida a la que la autora pulió en Gone Girl, el séptimo filme del director francés Gilles Paquet-Brenner parece adolecer desde su concepción pues sería inevitable las comparaciones con la otra adaptación al cine de un libro escrito por Gillian Flynn. Con eso en mente, los productores detrás de Lugares Oscuros decidieron mantener al filme como un pequeño filme de misterio cuyas intenciones irían de menos a más. Desafortunadamente en el desarrollo de la idea, el guión escrito por Paquet-Brenner parece tomarse demasiado en serio a si mismo, lo cual ocasiona que la probada habilidad de Flynn por jugar con los tiempos y las situaciones que suceden entre ellos, se note un poco forzada y por momentos muy poco creíble.

Alejándose de las comparaciones, el realizador y Barry Ackroyd (director de fotografía de cabecera de Paul Greengrass) dotan al filme de un entorno sombrío, en el que que la acción se puede desarrollar sin mayores contratiempos más allá de los que el guión ya han arrojado. A la mitad del camino entre un episodio regular de True Detective y la desafortunada cinta El Nudo del Diablo donde Atom Egoyan también hablaba sobre como los satanizados jóvenes de un pequeño poblado eran acusados a priori de un crimen; Dark Places funciona regularmente sin toda la malicia que podría haber tenido, gracias a su convincente reparto.

Charlize Theron, adoptada como una antipática mujer cuyos defectos son más visibles que sus virtudes protagoniza la historia que va y regresa en tres momentos: el día a día con su familia, la trágica noche de los asesinatos y la investigación por llegar a la verdad en el presente. La actriz sudafricana logra mimetizarse a fondo con su molesto personaje y con todos aquellos sentimientos que involucrarían el regresar al pasado para darse cuenta que posiblemente todo lo que ella pensó era equivocado. El joven Tye Sheridan resulta ser la sorpresa del elenco, pues en su papel como un inadaptado adolescente (con un aire al Kevin de We Need to Talk About Kevin) se lleva la película gracias a sus buenas impresiones en la rabia y el miedo de su personaje. Nicholas Hoult como un teto a la Anthony Perkins y Chlöe Grace Moretz ajustando a su desproporcionada y llena de clichés Lady Macbeth satánica, también figuran en el reparto.

Con un argumento interesante y un climax que llega antes de lo esperado, Lugares Oscuros pudo ser un gran thriller para la filmografía contemporánea. Sin embargo, las intenciones de los involucrados por mesurar su propuesta, la dejan atrás de todo lo que pudo haber alcanzado. El hubiera no existe, pero si la esperanza y ojalá los nuevos argumentos que Gillian Flynn esté desarrollando puedan gozar de un planteamiento brillante y no de uno tan convencional como para opacar lo que este implique. 

**+

Dark Places
Francia, 2015
Dir. Gilles Paquet-Brenner
con Charlize Theron, Nicholas Hoult, Chloë Grace Moretz, Tye Sheridan
Duración: 113 minutos
Distribuye: Corazón Films México

Película programada en el 19no Festival de Diversidad Sexual en Cine y Video (Ola Mix)

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: