Crítica - Jurassic World: Mundo Jurásico


Jurassic World
Dir. Colin Trevorrow

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Era 1993 y Steven Spielberg ya había probado estar en la cima de la industria. Había establecido el concepto de blockbuster con Tiburón, formado una de las franquicias más importantes en la historia con Indiana Jones y maravillado al público con E.T. y Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, donde materializaba una de sus más grandes aficiones: los extraterrestres. En el tercer año de la década de los noventa, Spielberg daría una muestra de su poder en Hollywood con Jurassic Park, adaptación de la novela de ciencia ficción homónima escrita por Michael Crichton. En ella, el realizador proyectaba lo mejor de sí en una entretenida cinta que pasaría a la historia, entre muchas cosas, por el increíble uso (en ese tiempo) de los efectos por computadora mezclados con animatronics.

Hoy en día, Spielberg ha abandonado ese género y emplea todo su potencial en películas dramáticas que siempre tienen intenciones de premios, sin embargo el parque de aquel universo jurásico volvería a abrir sus puertas en las salas de cine con el director Colin Trevorrow a cargo del proyecto; con Jurassic World: Mundo Jurásico (Jurassic World, 2015) la entrañable historia que Spielberg (ahora con el crédito de productor asociado) había relatado, se moderniza en una muy divertida cinta que en ningún momento abandona el espíritu infantil que acompañaba al éxito de taquillas de 1993.

Han pasado veinte años del desastre en la Isla Nublar de Costa Rica donde el millonario John Hammond había establecido su ambicioso proyecto: Jurassic Park. Con todo el potencial que emplear a dinosaurios genéticamente creados implicaba, el parque jurásico se había mantenido en pausa. Sin embargo, los tiempos cambian y cuando el empresario Masrani (Irrfan Khan) toma las riendas del lugar, el plan funciona con un éxito arrollador. Miles de visitantes viajan diariamente al parque que ofrece viajes por un ambiente selvático lleno de dinosaurios anteriormente extintos. Desafortunadamente, las atracciones ya no generan tanta espectacularidad como antes y el equipo de investigación del parque comienza a realizar una nueva clase de dinosaurio; cuando este se sale de control Owen (Chris Pratt) un cuidador de velociraptors y Claire (Bryce Dallas Howard) la encargada del lugar, deberán encontrar una solución para evitar una catástrofe, especialmente cuando Zach (Nick Robinson) y Gray (Ty Simpkins), sobrinos de la responsable al mando, quedan solos entre las criaturas.

Escrita a ocho manos por Rick Jaffa, Amanda Silver, Derek Connolly y Trevorrow, Jurassic World funciona gracias a que, por momentos, es una copia al carbón de la cinta original: un par de niños se pierde en el parque mientras los administradores se pelean por encontrarlos y mantener el control de los peligrosos animales que andan sueltos. Una fórmula probada, funciona nuevamente gracias a su desarrollo pero ¿es suficiente encontrarse con una trama familiar y que esta solo se base en la nostalgia? La respuesta es no y los responsables detrás de Jurassic World lo saben. Así que, con los alcances tecnológicos logrados en la actualidad y el rostro de uno de los actores más carismáticos del momento, la cinta se convierte en sus 117 minutos de duración en un ejercicio sumamente placentero sobre cualquier dificultad que el guión pueda tener.

En el filme se juega con las diferencias entre esta cinta y la película que lo inició todo en 1993, aquí ya no basta con solo ofrecer la experiencia de ver a dinosaurios caminando entre nosotros, no es suficiente ver a un temible T-Rex persiguiendo a un Jeep por un parque abandonado. La historia de Jurassic Park es como los animales que el complejo presentaba en la década de los noventa, algo que la franquicia de tres películas ya explotó lo suficiente (la tercera película ni siquiera fue dirigida por Spielberg) y aquí se podría enfrentar a un aburrido resultado. Afortunadamente la película fue dejada en manos de un director efectivo y notablemente fanático de la serie, pues con múltiples homenajes y referencias a la Jurassic original (y olvidando las otras dos películas), Mundo Jurásico adquiere un espíritu aventurero similar al que se ofrecía en la película protagoniza por Sam Neill, Laura Dern y Jeff Goldblum. Más grande, más ruidosa y equiparable en entretenimiento, Jurassic World funciona como el espectáculo veraniego que debería ser a pesar de sus inconsistencias físicas (una vez entrados dentro de la convención de los dinosaurios de probeta, podríamos creer todo) y algunos personajes mal planeados (Vincent D'Onofrio en una especie de villano de caricatura muy lejano a su "cara de guerra" en Full Metal Jacket o el más reciente némesis controlado del Daredevil de Netflix).

Más allá de hablar de las correctas actuaciones de Chris Pratt, el imán de taquilla convertido en un moderno Indiana Jones mezclado con el caza cocodrilos, Bryce Dallas Howard como una mujer de acción entaconada y Nick Robinson en su primer gran papel en el cine como un molesto adolescente multi-task (como todos en esta generación), lo destacable sería hablar de los verdaderos protagonistas de este universo jurásico expandido: los dinosaurios. Aquellas temibles figuras creadas por Industrial Light and Magic, han mutado en apariencia y aquí, implicando un correcto trabajo en sonido y fotografía, lucen lo suficientemente aterradores y dinámicos para sorprender, especialmente en cierta escena donde Starbucks y Margaritaville son escenario de un asombroso enfrentamiento que reúne todo lo emocionante de Titanes del Pacífico y lo que le faltó en ese aspecto a Godzilla.

Puede que Jurassic World suene por momentos trillada o boba pero eso importa poco cuando la sala de cine es el escenario donde un grupo de emociones infantiles se dan cita ante la pantalla grande. Tal vez con Jurassic Park algunos iniciaron su amor por los dinosaurios (o por la paleontología), ahora con Jurassic World todos reafirmaremos ese amor por las criaturas en el celuloide. Dios crea a los Dinosaurios, Dios extingue a los dinosaurios. Dios crea al hombre. El Hombre crea a los Dinosaurios. El Hombre lleva al cine a los Dinosaurios. El Hombre brinda entretenimiento puro con los dinosaurios.

***

Jurassic World
Estados Unidos, 2015
Dir. Colin Trevorrow
con Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Omar Sy, Vincent D'Onofrio
Duración: 117 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentarios

  1. Me gusto mucho la reseña y la crítica, soy un gran fan de esta saga y la verdad si me da nostalgia ver el parque que se soñaba en la primera entrega ya formado.

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: