Crítica - Hipócrates: El Valor de una Promesa


Hippocrate
Dir. Thomas Lilti

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Un joven de cabello alborotado camina por pasillos que en algún día fueron completamente blancos y hoy, gracias a su poco cuidado, lucen sucios y poco alumbrados. En ese espacio reducido donde el joven camina, pasa un recolector de basura y materiales biológicos. Después de recorrer un camino casi lúgubre, Benjamín (Vincent Lacoste) llega a su destino, donde su abrigo corto y su mochila quedarían rezagados a una esquina para que una bata de doctor, con manchas limpias y dos tallas más grande de la necesaria, ocupe su lugar. Lo que acabamos de ver no es el principio de un agresivo documental sobre el deplorable estado de algún hospital de la asistencia pública en Francia (que bien podría ser uno en  México), sino la primera escena de Hipócrates: El Valor de una Promesa (Hippocrate, 2014) una película que funciona como una entrañable historia de doctores, pero también como una leve denuncia al sistema de salud galo.

Benjamín es un joven estudiante de medicina que inicia su residencia en un descuidado hospital público, administrado por su padre. En su primer día, el ahora enfermero residente, se enfrenta a una inyección epidural lumbar, un borracho y violento nuevo paciente y a la llegada del Doctor Abdel (Reda Kateb), un especialista argelino que llega al nosocomio a ganarse un lugar para traer a su esposa e hija al país europeo. Sin embargo, el trabajo de los doctores no es tan fácil o tan ajetreado como podría parecer en las series de televisión, de hecho Benjamín tendrá que luchar contra sus propios limitaciones cuando dos de sus pacientes caen en su enfermedad.

En su segundo largometraje, el también doctor Thomas Lilti desarrolla una historia que en apariencia podría sonar un tanto sencilla, pero que conforme avanza el metraje, se convierte en una interesante mirada a la vida y ética de un grupo de doctores que trabajan en su peor condición. El hospital, descrito por uno de los personajes como una maldición, carece de equipo, de presupuesto, de personal y goza de un inesperado sobrecupo gracias a las otras áreas componentes del sistema de Salud; en el filme Lilti expone todas las deficiencias que hay en el lugar y como, aún con ellas, los doctores y enfermeras logran sacar el hospital y sus pacientes, aún en huelga. A modo de homenaje, pero sin olvidar el drama y la comedia que un lugar como este podría tener, el realizador ejecuta una trama que convence.

Más allá del escenario y la consigna social que lleva impresa tácitamente, Hippocrate también es un breve acercamiento a los conflictos morales y laborales de Benjamín y su nuevo compañero Adbel, quienes pasaron de dos diferentes entornos, uno en un acomodado salón de Universidad y el otro en un Hospital africano, para convivir y establecer una relación de afecto y odio gracias a las personas que tienen a su cuidado en esas cuatro paredes llenas de garabatos y dibujos de penes (porque todos los muros tienen al menos un miembro tatuado). La química entre Lacoste y Kateb, este último ganador del César a Actor de Reparto, es evidente y es uno de los ejes con los que la cinta puede llegar a su potencial final.

Tan ligera para justificar su presencia en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes y al mismo tiempo su millón de espectadores en su país de origen, Hipocrátes: El Valor de una Promesa queda en los archivos de un cine que denuncia a las irregularidades en el sistema del lugar que también vio nacer al maravilloso mundo de Amélie. Con Tell me Something I don't know de Herman Dune sonando en los créditos finales, Hipócrates.. ataca a salubridad, así como Entre le Murs atacaba al sistema educativo y Polisse a la fuerza policíaca, pero con una historia que resulta ser más amigable que las antes mencionadas. 

***

Hippocrate
Francia, 2014
Dir. Thomas Lilti
con Vincent Lacoste, Reda Kateb, Félix Moati, Jacques Gamblin
Duración: 102 minutos
Distribuye: Sky Media Film Distribution Company

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: