Crítica - La Noche del Demonio Capítulo 3


Insidious: Chapter 3
Dir. Leigh Whannell

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Hay algo que está saliendo mal en Hollywood últimamente y tiene que ver con la poca ambición que los proyectos tienen hoy en día, particularmente las películas de terror. A veces, como sucedió con la saga de Actividad Paranormal, se pueden explorar otros territorios del amplio género y otras veces, salen pequeñas grandes películas como El Conjuro, gracias a la repetición (impecable en este caso) de una fórmula probada en la mejor época del género. Sin embargo y siendo completamente afables, en años recientes las cintas de terror (miedo dirían algunos) se conformaban con tener dos o tres escenas suficientes para generar pequeños brincos y gritos leves entre los espectadores para garantizar un buen resultado en taquilla.

A este tipo de desafortunadas películas pertenece la ahora trilogía de Insidious, dirigida en sus primeros dos capítulos por James Wan (también director de The Conjuring y convertido en realizador de acción con la séptima entrega de Rápidos y Furiosos) y escrita por Leigh Whannell, establecía una historia funcional que con la atmósfera que Wan agregaba, convencía a los espectadores. Desafortunadamente la primera y exitosa película se extendió a una secuela innecesaria y una tercera entrega aún más lamentable, pues La Noche del Demonio Capítulo 3 (Insidious Chapter 3, 2015) agota la fórmula que había dictado el filme original de 2010 y se convierte, a lo largo de 97 molestos minutos, en una película aburrida y patética.

Después de la repentina muerte de su madre, Quinn Brenner (Stefanie Scott) intenta contactarla hasta el más allá, eso sin pensar que el espíritu de su mamá no es el único que intentará presentarse frente a ella. Cuando extraños ruidos comienzan a aparecer en el casa y Quinn sufre un accidente automovilístico, el señor Brenner (Dermot Mulroney) pedirá el apoyo de Elise Rainer (Lin Shaye), una poderosa médium dispuesta a luchar con el demonio que ahora persigue a la familia.

Establecida como una precuela, aunque la ambientación y el mismo entorno que rodea al filme está ubicado en una época aún más contemporánea que los primeros dos filmes, La Noche del Demonio Capítulo 3 parece ser una película dispuesta a seguir los lugares comunes del género, por desgracia la poca preparación de Whannell, quien debuta en la dirección, evita que la película tenga la misma eficacia que los dos filmes dirigidos por Wan podían presumir, especialmente en la confección de las escenas donde el sonido y un ridículo detalle en los personajes (el hombre del tanque de oxígeno, la mujer sin rostro, el demonio rojo sonriente) son los únicos elementos que podrían llegar al lugar esperado: el miedo. El resultado no es el mejor, de hecho se notan las intenciones que todos los elementos del staff tienen para generar un sorpresivo sobresalto entre los asistentes, causando más lástima y risa que miedo.

Fracasando casi tan estruendosamente como aparecen los títulos iniciales, Insidious Chapter 3 tiene solo un objeto destacable: la participación de Lin Shaye como la anciana psíquica con la capacidad de combatir a los espíritus que persiguen a la familia, ya sean los Brenner o los Lambert de las primeras dos películas. La potencia establecida por Shaye en su recurrente personaje sobresale, especialmente cuando la película da un absurdo brinco del cine de terror a la comedia de situación (en los dos casos con resultados deplorables), sobre los demás elementos del reparto encabezados por una pésima actuación de Steffanie Scott, que curiosamente interpreta a una aspirante a actriz de teatro.

En Hollywood existe la invisible, pero cada vez más recurrente, regla de repetir lo que ha funcionado hasta que ese algo se fracture lo suficiente para dejar de hacerlo. Es claro que con la tercera entrega de Insidious la fractura ha llegado y ni siquiera los seguidores de la saga pueden rescatarla del profundo agujero en el que la franquicia se ha metido, pues La Noche del Demonio 3 debe ser una de las peores películas que se han hecho, de un género que frecuentemente entrega pésimas películas.

*

Insidious: Chapter 3
Estados Unidos, 2015
Dir. Leigh Whannell
con Dermot Mulroney, Lin Shaye, Hayley Kiyoko, Stefanie Scott
Duración: 97 minutos
Distribuye: Sony Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: