Crítica - Poltergeist: Juegos Diabólicos


Poltergeist
Dir. Gil Kenan

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En la última entrega de Scream, el director Wes Craven establecía, muy en broma o muy en serio, las reglas que un remake de una película de terror debía seguir en este nuevo milenio. En su película, que además de continuar con la historia de los asesinatos de Woodsboro ahora con la generación 2.0 servía como una burla a las películas del género, Craven decía que un buen remake debía tener asesinatos más extremos, olvidarse de las escenas inesperadas pues son parte de un nuevo cliché, incorporar los adelantos tecnológicos en la trama y sobretodo no joder a la película original (o Don't fuck with the Original, en su idioma nativo). Al parecer, el director Gil Kenan siguió los consejos del famoso director slasher con Poltergeist: Juegos Diabólicos (Poltergeist, 2015), una nueva versión del clásico de 1982, en donde se moderniza y homenajea la cinta de Tobe Hooper con resultados sorpresivamente efectivos.

Después de perder su trabajo y la posibilidad de costear su casa en la ciudad, Eric Bowen (Sam Rockwell) se ve obligado a mudarse a un tranquilo vecindario en los suburbios. La crisis económica ha sacado de sus casas a una gran cantidad de sus vecinos y la familia Bowen obtiene una amplia casa por un precio negociable. Sin embargo, al terminar de desempacar las cosas y establecerse en lo que se supone sería su nuevo hogar, Griffin (Kyle Catlett) y Madison (Kennedi Clements) comienzan a experimentar situaciones extrañas dentro de la casa. Cuando un grupo de espíritus secuestra a la más pequeña del lugar, Eric y su esposa Amy (Rosemarie DeWitt) tendrán que recurrir a la Dr. Brooke Powell (Jane Adams) y al cazador de espíritus Carrigan Burke (Jared Harris), quienes les informarán que en su casa habita un poltergeist y que no se podrán deshacer de él, hasta que alguien lo acompañe a la luz del final de la vida.

Funcionando como una versión actualizada del guión de Steven Spielberg, con los aparatos Apple (¡Hey Apple! Taylor Swift ya no es tu única enemiga) y las pantallas planas agregados por David Lindsay-Abaire, Poltergeist: Juegos Diabólicos toma todos los elementos de éxito de la cinta de principios de los ochenta y comienza a jugar con ellos con un tratamiento un tanto más maduro y creíble en esta época.

Con diálogos y escenas copiadas al carbón, mención honorífica para la conocida imagen de una niña en cuclillas ahora frente a una televisión de plasma anunciando la llegada de los espíritus mientras coloca sus manos en la difuminada imagen luminosa, el filme de Kenan nos recuerda en todo momento a lo que la Poltergeist original podía hacer sentir y temer a los espectadores. Con elegancia, el realizador (cuyas credenciales incluyen la película animada Monster House) pule el contenido y forma ambientes mesurados donde el miedo no viene exactamente de la falta de sonido y de un susto fácil, sino de lo que podría venir después de ello.

Encarnando a una familia americana promedio golpeada por la recesión y distanciada entre conflictos internos y aparatos tecnológicos, Sam Rockwell y Rosemarie DeWitt funcionan en pantalla como una pareja de padres preocupados que recurren a personas inesperadas para rescatar a su pequeña hija. Los jóvenes actores Kyle Catlett y Kennedi Clements rescatan la esencia corrompida de los personajes infantiles y Jared Harris, como un pretencioso y orgullo conductor de Televisión, se lleva las escenas en las que deja ver su verdadero rostro.

Enmarcada por la fotografía de Javier Aguirresarobe (Los Otros), un sobresaliente plano secuencia siguiendo una pesadilla infantil hecha realidad y efectos especiales que por momentos recuerdan aquella mano tétrica que salía de la televisión en los ochenta, Poltergeist resulta ser una propuesta fresca y emocionante aún para ser un remake, especialmente si consideramos los pésimos trabajos de género estrenados en los últimos años.

***

Poltergeist
Estados Unidos, 2015
Dir. Gil Kenan
con Kennedi Clements, Sam Rockwell, Rosemarie DeWitt, Jared Harris
Duración: 93 minutos
Distribuye: 20th Century Fox México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: