Crítica - Los 33


The 33
Dir. Patricia Riggen

por Andres Olascoaga | @AndresOlasToro

La historia de los 33 mineros sepultados por días en el desierto de Atacama en Chile es algo que muchos aún recuerdan, no tanto por su cercanía en fechas sino por lo espectacular que fue el rescate organizado. Una cápsula descendía entre la tierra y sacaba uno por uno a los mineros que sobrevivieron por dos meses a 700 metros con poca agua y aún menos comida. Todos vimos eso, eso que fue un logro tanto para el gobierno de Chile como los cientos de cadenas de televisión que trasmitieron el evento en vivo. La historia rápidamente se convirtió en algo digno de ver en cine y con Los 33 (The 33, 2015) finalmente se cumple ese destino, desafortunadamente el resultado está lejos de ser espectacular o mínimo algo redondo.

Después de quedar sepultado en una mina chilena, Mario Sepúlveda (Antonio Banderas) trata de controlar a su escuadrón de mineros que ante la situación, han perdido cualquier ápice de cordura. En la superficie, las furiosas familias de los mineros lideradas por la vendedora de empanadas María Segovia (Juliette Binoche) piden al gobierno hacer algo para salvar a los 33 inocentes; sus suplicas serían escuchadas por el ministro de minería Laurence Golborne (Rodrigo Santoro) quien organizaría el afortunado rescate que atrapo al mundo entero.

Basada en el libro En la Oscuridad escrito por el periodista Héctor Tobar, Los 33 intenta contar la historia de supervivencia de los treinta y tres mineros desde dos aspectos diferentes, desde adentro con el control de la mina cambiando de manos, con todos los clichés posibles (así como hay un hombre que estaba por retirarse hay otro que no debería de haber estado ahí) y desde afuera, con las familias estableciendo campamentos en los límites de la mina y exigiendo al poder que rescate a sus padres, esposos y hermanos. Hasta ahí la intención de la cinta parece genuina, sin embargo el resultado es más tramposo e irritante que conmovedor.

Patricia Riggen, conocida realizadora mexicana cuya obra más conocida es aquella irregular cinta sobre la migración llamada La Misma Luna, comete errores básicos al momento de contrastar las historias. En un desafortunado ejercicio narrativo la tragedia vivida por los hombres enterrados y la esperanza de quienes los esperan afuera se recrea superficialmente; no hay emoción ni emociones y para colmo, el filme se siente por momentos como un panfleto político a favor de un mandato pasado. Con su tercer filme, Riggen muestra sus dotes tras las cámara, hay un notable avance en su realización y al fin se aleja del formato televisivo, a ver si a la próxima se aleja del melodrama tipo telenovela.

Con música de James Horner, recién fallecido compositor y creador del tema de Titanic, la cinta tampoco termina de convencer con su elenco, proveniente de todo el mundo. El español Antonio Banderas, el filipino Lou Diamond Phillips y el español (con el peor acento de la cinta) Mario Casas encabezan a los mineros, mientras que la francesa Juliette Binoche (después de ver Los 33 sería recomendable ver Las Nubes de María y respirar tranquilos), el americano Gabriel Byrne y el brasileño Rodrigo Santoro protagonizan al equipo de rescate, todos con resultados irregulares. ¿Quién pensaría que una mina chilena podría esconder tantos acentos falsamente marcados y tan pocas participaciones notables aún proviniendo de buenos actores?

Todos vimos el rescate de Los 33, era algo digno de verse. En su paso por el cine, la historia de los mineros y su realización correcta. se pierde entre sentimentalismo pobre y descaradas participaciones en pantalla. Sin querer espantar a los mineros, Los 33 se derrumba ante nuestros ojos.

**

The 33
Estados Unidos, 2015
Dir. Patricia Riggen
con Antonio Banderas, Juliette Binoche, Mario Casas, Lou Diamond Phillips
Duración: 145 minutos
Distribuye: 20th Century Fox México 

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: