Crítica - Ted 2


Ted 2
Dir. Seth MacFarlane

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

A pesar de lo que podría creerse después de ver su último trabajo en cine (A Million Ways to Die in the West, aquí penosamente rebautizada como Pueblo Chico, Pistola Grande), el actor, productor, comediante, guionista y conductor Seth MacFarlane sabe lo que hace. Con habilidad logra que su comedia dura permanezca intacta en todos proyectos, ya sean para televisión o cine, sin embargo en últimas fechas el también creador de Family Guy ha parecido estar condenado a repetirse. Con Ted 2 (2015), segunda entrega de aquel taquillero debut en el cine protagonizado por un malhablado oso de peluche, la repetición era un riesgo inminente. Afortunadamente, MacFarlane ha acumulado las referencias pop y los chistes escatológicos que tan bien le salen en una divertida y muy sucia secuela. ¿Quién diría que el genio sigue intacto?

Ted (voz de Seth MacFarlane) siempre se ha salido con la suya, ha preservado su trabajo, conservado su amistad con John (Mark Wahlberg) y finalmente se ha casado con Tami Lynn (Jessica Barth), su novia con nombre de white trash; pero un año después, su matrimonio atraviesa por un momento áspero que bien podría solucionarse teniendo un bebé, o al menos eso cree el afelpado marido. Con las condiciones físicas en su contra, Ted tendrá que luchar una batalla legal para ser reconocido como un ser humano y así poder mantener la alocada vida que ha llevado hasta el momento.

Ubicada cinco años después de su predecesora, con el personaje de Mila Kunis lejos de la trama, Ted 2 parte con una primicia interesante y que fiel a la costumbre de MacFarlane, intenta criticar a la sociedad americana: la recurrente necesidad de rescatar un matrimonio con un bebé. Con ese pretexto, el equipo de guionistas conformado por Wellesley Wild, Alec Sulkin y el mismo MacFarlane, comienza a jugar con sus dos protagonistas llevándolos por situaciones que van de lo gracioso a lo grotesco, sin dejar de caer en una extraña suerte de anagnórisis en busca del qué hace un hombre a un hombre. Aunque se autoreferencia por momentos, la secuela de Ted sigue convenciendo tanto a los seguidores como a sus detractores.

Colarse a la casa de Tom Brady para robar su esperma, pipas con forma de falo, una pelea en la Comic Con de Nueva York, una revisión al primer Jurassic Park y una genial escena en una casa de improvisación donde el 9/11, Robin Williams, Ferguson y las oficinas de Charlie Hebdo son los lamentables referentes para desbordarnos de la risa, son solo algunos de los brillantes momentos que quienes están detrás de Ted 2 han construido para llevar su filme. Es cierto que la película atraviesa algunas secuencias torpes, quizá la más notable sea aquella en la que Liam Neeson aparece para comprar cereal, pero estas quedan ensombrecidas gracias a los hilarantes destellos de genialidad que MacFarlane incrusta esporádicamente. ¿Mal gusto? Tal vez ¿Pesada? Un poco ¿Divertida? Bastante.

En su acomodado papel Mark Wahlberg sigue llevando el tono y ritmo de la película aún con la participación de Amanda Seyfried como una joven y muy marihuana abogada, también en una simpática participación.

Al final, Ted 2 libra el pesado riesgo de fallar y cumple con su cometido. Habrá que ver si el afortunado resultado no es solo una coincidencia o, incluso más cosa personal que del filme, cuando la franquicia llegue a su tercera entrega, que seguramente también estará llena de gags irreverentes y más humor al estilo MacFarlane.

***

Ted 2
Estados Unidos, 2015
Dir. Seth MacFarlane
con Mark Wahlberg, Seth MacFarlane, Amanda Seyfried, Morgan Freeman
Duración: 115 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentarios

  1. Desde la uno no fue de mi agrado pero acepto que es agradable. Ted no es de las películas que necesitan grandes análisis ya que es una historia simple que busca hacer reír y punto. Entretenimiento y muchas risas con humor ácido a partes iguales, para disfrutarla con los amigos en un ambiente relajado. Ted 2, la película es divertida, arrogante, irreverente, lo que a muchos ha matado de risa con ese humor tan ácido y negro que lo ha caracterizado desde la primera entrega. Hayas visto o no la primera parte de las aventuras de este peculiar oso, es casi seguro que disfrutarás esta segunda entrega.

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: