Crítica - Ricki and the Flash: Entre la Fama y la Familia


Ricki and the Flash
Dir. Jonathan Demme

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

La hemos visto como una bruja en Into the Woods y como una editora medio perra en The Devil wears Prada, como una atormentada inmigrante polaca en Sophie’s Choice y como una cocinera (al final, también una perra) en Julie and Julia, como una madre desobligada en Kramer vs Kramer y como una perra en Death Becomes Her; es bien conocida la capacidad actoral de Meryl Streep, la mujer con más nominaciones al Oscar en la historia, sin embargo pocas veces nos hemos podido encontrar a Streep en un papel tan extraño y cautivador como el que interpreta en Ricki and the Flash: Entre la Fama y la Familia (Ricki and the Flash, 2015).

 Ricki Rendazzo (Streep) dejó todo en el pasado para cumplir su sueño: convertirse en una estrella de rock. A pesar de tenerlo todo, su anhelo nunca se terminó de cumplir y su único contacto con el estrellato es tocar con su banda en un pequeño bar por las noches, cosa que cambiará cuando su hija (Mamie Gummer) es abandonada por su esposo y ahora Ricki es quien tendrá que regresar a todo lo que dejo abandono en el pasado: su familia. 

Ricki and the Flash es una película atípica en la filmografía de Streep y de su director en turno, el impecable Jonathan Demme: un drama con tintes telenovelescos sobre el regreso a casa de una persona desobligada. Aún con su previsible final a la vista y con todos los convencionalismos impresos por la guionista, Diablo Cody, el filme se sostiene gracias a la impresionante vitalidad de sus dos componentes principales. 

No es extraño hablar de la forma en como Streep se adueña de un papel, lo curioso aquí es que la actriz también se adueña de la película. Ella es el show, ella es el espectáculo. Con una película más ligera de lo que estamos acostumbrados, Meryl Streep no sólo se convierte en una mujer republicana con poca educación y menos dinero, sino que estamos ante la presencia de una rockstar con todas sus letras. 

Con canciones de Bruce Springsteen, Tom Petty y con espacio a Lady Gaga y Pink, Ricki and the Flash es más de lo que pareciera. Si lo que buscan es encontrarse con una poderosa feel good movie, aquí tienen un buen ejemplo. Meryl has left the building.

***

Ricki and the Flash
Estados Unidos, 2015
Dir. Jonathan Demme
con Meryl Streep, Kevin Kline, Mamie Gummer, Rick Springfield
Duración: 101 minutos
Distribuye: Sony Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: