Crítica - Shaun el Cordero


Shaun the Sheep: The Movie
Dir. Richard Starzak & Mark Burton

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Todo empezó con una pequeña participación en uno de los cortos de Wallace & Gromit, un mero personaje secundario en un perspicaz caso que involucraba el robo de ovejas en Bristol. Después, el silencioso animal se mantendría guardado durante más de un lustro, hasta que volvió a aparecer en otro proyecto de la casa Aardman, la serie de televisión Cracking Contraptions. La mercadotecnia impulsaría al singular personaje lanudo a tener su propia serie animada, una línea de productos y eventualmente una película; sin embargo, a diferencia de muchas de las cintas que surgen como un mero spin-off en busca del dinero, Shaun el Cordero (Shaun the Sheep: The Movie, 2015) se mantiene como un producto fresco y entrañable de la mano de uno de los estudios de animación más importantes de la cinematografía mundial.

Despertar, trabajar, dormir. Despertar, trabajar, dormir. Despertar, trabajar, dormir. Así es el día a día de cierto granjero en cierto campo inglés. La aburrida rutina también es la misma para todo su rebaño, así que cuando la oveja Shaun propone a sus compañeros darle un día libre a su dueño y con ello tener un día de tranquilidad, la idea no parece ser tan mala. No obstante, las cosas se salen de control y todos, con disfraces incluidos, terminan perdidos en Londres. Ahora Shaun, su tropa y el perro Bitzer tendrán que mantenerse unidos y encontrar a su amo, sin que el encargado del control animal citadino los capture.

Resulta curioso el impresionante trabajo realizado por Aardman Animations con Shaun el Cordero, la primera intervención en cine de uno de sus personajes más conocidos. El reto era notable, hacer un filme de ochenta y cinco minutos con un protagonista silente a quien identificábamos por pequeños cortos de menos de diez minutos, afortunadamente el talento de Richard Starzak y Mark Burton, directores y guionistas de la cinta, bastó para realizar una de las películas más ingeniosas del cine animado contemporáneo. Aún más curioso es que este filme, que cualquiera podría pensar es solo para niños, pueda causar un impacto tan positivo en el público mayor.

Hace un par de meses, con el estreno de Minions, hablábamos sobre la habilidad de jugar con personajes cuyas capacidades físicas y sociales permiten ejecutar buenos momentos en comedia, con Shaun el Cordero podemos ver muestra de ello en su presentación más elegante. Respetando todas sus limitaciones y con un lenguaje físico simple pero efectivo, la película lleva a sus personajes por situaciones hilarantes que nunca pierden su inteligencia. Con referencias a Cabo de Miedo, Taxi Driver y El Silencio de los Inocentes, la cinta más brillante de Aardman desde Wallace & Gromit: La Batalla de los Vegetales se mantiene como un encantador ejercicio de animación, ya sea tradicional, digital o en la corriente del stop motion, donde el estudio ejecuta mejor que nadie a sus genuinos personajes.

Un dúo de investigadores, gallinas en escape y un grupo de navegantes en busca del premio a Pirata del Año integran el catálogo de aventuras en plastilina que Aardman ha aportado al cine en las últimas dos décadas, con la divertida y muy original primera aventura de Shaun el Cordero en la pantalla grande, el estudio vuelve a sus orígenes y demuestra que el encanto más sincero puede provenir de una película modesta pero con mucho corazón. Queda claro que con el regreso de los creadores de Pollitos en Fuga a los cines, los que ganamos somos los cinéfilos.

****

Shaun the Sheep: The Movie
Estados Unidos, 2015
Dir. Richard Starzak & Mark Burton
Duración: 85 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Nominada al Oscar 2016

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: