Crítica - Peter Pan


Pan
Dir. Joe Wright

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En los últimos años, las productoras de cine se han dado cuenta que una de las fórmulas funcionales para poder atraer al público a la salas es contar una historia ya conocida pero con otro enfoque. Hay reboots, remakes, precuelas y secuelas, muchas funcionan económicamente y otras pocas, en lo cinematográfico. Peter Pan (Pan, 2015) es una de ellas, sólo que en este caso el director Joe Wright no está dispuesto a contar la misma historia que Disney ya había comercializado décadas atrás, sino una muy artesanal versión de lo que pasa antes de que Pan se convierta en un niño perdido.

Después de ser abandonado por su madre en un orfanato inglés, Peter (Levi Miller) es sustraído por piratas a la mitad de la noche. Su nuevo hogar será el País de Nunca Jamás, un maravilloso lugar en el que trabajará como minero en busca de polvo de hada, sin embargo eso podría cambiar cuando el Pirata Barbanegra (Hugh Jackman) descubre que Peter no es un chico ordinario, de hecho él es el heredero protagonista de una profecía que promete acabar con su imperio en Nunca Jamás. Ahora, con ayuda de James Garfio (Garret Hedlund), Peter deberá reunirse con los nativos del lugar, comandados por Tigrilla (Rooney Mara) y liderar la revolución contra Barbanegra y su ejército de saqueadores.

Inspirada en la novela de J.M. Barrie, Pan resulta ser todo un caso de cinematografía contemporánea a cargo del director de Atonement y Anna Karenina. Expuesta como una revisión más adulta a los orígenes del personaje, el filme comienza su trayecto con paso firme y decisiones que aunque en papel pudieron haber sonado arriesgadas, en pantalla se entienden, más no se comprenden. Ubicándose en la Inglaterra de la Segunda Guerra Mundial, Pan plantea la venta de niños por parte de unas religiosas a piratas, piratas enfundados en trajes confeccionados para cualquier noble de una época discordante, esclavos en minas cantando a Smells like Teen Spirit (¿Kurt Cobain era un niño perdido?) y nativos que se maravillan ante un elástico hombre saltarín, la mezcla es aún más rara de lo que ya parece.

En el guión escrito por el joven Jason Fuchs (para corroborar el dato, el guionista tenía cuatro años cuando Hook de Steven Spielberg salió en las salas) todas esas situaciones parecen proponer un nuevo giro en la historia, una nueva adaptación lista para ser vista por las próximas generaciones, sin embargo el resultado no es del todo concreto; le falta algo que nos haga amarla del todo, algo que le de sentido al filme. Ante su débil estructura narrativa, Joe Wright entra en escena y convierte todo en un festín visual.

Con apoyo de los fotógrafos John Mathieson y Seamus McGarvey, Wright transforma esta insólita versión al clásico de Barrie en una cuidada representación teatral. Ya sea en un elaborado secuestro en sombras o en el sobrevuelo de un barco pirata por el conflictivo cielo londinense de la época, el realizador hace muestra de su talento en el filme al que intenta exprimirle todo su jugo. Visualmente destacable, con mención especial a la directora de arte Aline Bonetto (responsable de la estética en Amelie), la película rescata algunos guiños a la historia original y los plantea ingenuamente en busca de una nueva oportunidad para contar, ahora, la rivalidad entre Pan y Garfio.

Sin duda Wright es también un director de actores y en Pan el reparto es uno de los puntos más altos del filme. Levi Miller, quizá el gran descubrimiento del filme, encabeza el reparto que incluye a Hugh Jackman haciéndola de villano (con mejores resultados que en Chappie) y a un extrañamente brillante Garrett Hedlund como una versión a la Han Solo de el Capitán Garfio. 

Con arreglos a la Broadway de The Ramones y una familiaridad extraña con el cuento de hadas sobre el niño en traje verde, Pan tiene los suficientes elementos para salvarse de ser una completa decepción, desafortunadamente, la sola idea de poder haber visto algo mejor se mantiene en el espectador, especialmente cuando en un plano alejado Pan y Garfio se preguntan que podría salir mal en su amistad. Quizá todos nosotros también queríamos saber eso y ahora, nunca jamás podremos saberlo.

**+

Pan
Estados Unidos, 2015
Dir. Joe Wright
con Levi Miller, Garrett Hedlund, Hugh Jackman, Rooney Mara
Duración: 111 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: