Cada película es un ejercicio de Educación; Joe Wright habla ante Universitarios.


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Tu próxima película es un sueño y tu última película nunca es una muestra de perfección y siempre estás en busca de eso... prometo que mi siguiente película será una obra maestra de perfección”, bromeaba el director británico Joe Wright ante una abarrotada Aula Magna San Ignacio de Loyola en la Universidad Iberoamericana. Con el porte de un rockstar, Wright participaba en una de las últimas actividades de la gira de promoción de Peter Pan (Pan), su más reciente largometraje, en nuestro país. 

En una Master Class organizada por el Festival Internacional de Cine KINOKI, el director se dio tiempo de hablar sobre su trayectoria, las dificultades enfrentadas y su odio por los premios. 

"Cada película es un ejercicio de educación"

Educado en casa entre objetos teatrales y títeres de sus padres, propietarios del Little Angel Theatre en Islington, Wright reconoció ante los estudiantes que no pudo escribir ni leer hasta los catorce años, producto de su dislexia. Afortunadamente eso no detuvo al ahora realizador, quién inició su carrera trabajando para la BBC. “Es irónico que sea disléxico y trabaje con películas basadas en libros”, bromeó Wright durante su conferencia. Orgullo y Prejuicio (Pride and Prejudice) de Jane AustenExpiación Deseo y Pecado (Atonement) de Ian McEwan, El Solista (The Soloist) de Steve Lopez, Anna Karenina de Leon Tolstoi y Peter Pan (Pan) de J.M. Barrie, fueron adaptadas al cine en cintas homónimas por el director, quién describe la experiencia como un ejercicio de educación.

“Cada película es un ejercicio de educación y es por eso que hago muchas adaptaciones... puedo aprender, encontrar algo que siento que pueda investigar y buscar un secreto”, Wright también justifica su éxito en la interpretación que hace a lo escrito por el autor: “En el cine, con veinticuatro cuadros por segundo, el momento pasa por tu mente... lo mismo pasa conmigo con las letras. Lo que pasa en mi mente cuando yo leo esas letras es lo que hago y con suerte puede que se parezca a lo que alguien más imagina”.

En su sexto filme, Wright adapta y reversiona el clásico Peter Pan, cuyo concepto ya había sido tomado por la casa Disney en el siglo pasado. “Estaba interesado en hacer la película para mi hijo... (Pan) refleja los miedos del niño y muestra en la historia como ellos pueden luchar contra el terror con la imaginación”. Con Pan, protagonizada por Hugh Jackman y Garrett Hedlund, el realizador ejecuta una gran cantidad de efectos especiales para lograr un mayor impacto con la audiencia: “Quería trabajar con los efectos especiales, no lo había hecho y creo que hacen que el cine se vea como nunca antes”.

"Los premios son Asquerosos"

“Todos los seres humanos somos muy fácilmente seducidos por el ego y es una cosa espiritual no dejarse llevar por eso, pero es imposible... Los premios son Asquerosos”, comentaba el realizador al ser interrogado sobre los premios. Wright no es ningún extraño para los premios de la Academia; Orgullo y PrejuicioExpiación Deseo y Pecado y Anna Karenina figuraron en al menos tres categorías en su respectiva entrega de los Oscars, ganando en las últimas dos ocasiones sólo un galardón. 

A pesar de que sus películas figuraron en tres ceremonias diferentes, Wright fue olvidado por la Academia en el rubro de Mejor Director, cosa que tampoco hizo que el realizador británico perdiera el sueño: “Estaba en Working Title trabajando en Atonement cuando me dijeron que Orgullo y Prejuicio había sido nominada al Oscar, yo ni siquiera sabia que ese día se anunciaban las nominaciones... después, cuando Atonement fue nominada a siete Oscars incluyendo Mejor Película, el productor me habló por teléfono y me dijo “lo siento, fuiste nominado””.


"Fuck you! Haré una película que no pueda ganar un Oscar"

Después de sus elogiadas primeras cintas, Wright se embarcó en la realización de su tercer filme, un biopic sobre el músico esquizofrénico Nathaniel Ayers. The Soloist, protagonizada por Robert Downey Jr. y Jamie Foxx, fue considerada como una de las cartas fuertes para el Oscar en 2009, sin embargo la historia que oculta al más estrepitoso fracaso en la carrera del director al momento es interesante. “Después de terminar Atonement me desmoroné producto de la presión a la que me sometí. Aprendí algo y eso quise retratar en The Soloist que habla sobre enfermos mentales. Pase tiempo con enfermos, con personas de la calle y pensé que podía hacer todo. Esa película fue odiada por el estudio, vapuleada por la critica y no hizo dinero, eso fue doloroso”.

Masacrada por Paramount Pictures al estrenarla una semana antes de los estrenos de Verano, The Soloist apenas pudo recuperar la mitad de su presupuesto y obtuvo criticas desastrosas por parte de The New York Times, Variety, Slate y Los Angeles Times. “No trato de hacer mis películas en el contexto de mis trabajos anteriores.. algo doloroso que pasó con The Soloist fue que decían que era una película hecha para convencer a la Oscars (con Oscar bait) entonces dije, a la mierda, haré una película que no pueda ganar un Oscar”

El siguiente trabajo de Wright sería Hanna, un thriller de acción sobre una chica de dieciséis años entrenada por su padre, un ex agente de la CIA, para inmiscuirse en una agencia de inteligencia europea y poder asesinar a sus responsables. La cinta protagonizada por Saoirse Ronan, Cate Blanchett y Eric Bana no fue nominada a ningún premio importante. 

"No puedo trabajar con alguien con quien no puedo hablar"

Al ser cuestionado sobre su método de trabajo con actores, Wright afirmó “No puedo trabajar con alguien con quien no puedo hablar. Hay dos tipos de actor: el que entrena, estudia y se prepara como Meryl Streep y luego hay otros con los que solo al platicar sientes que es un regalo y hay inspiración... y odio a esos actores, prefiero a los actores que estudian realmente duro y tienen un trato religioso, a los actores que respetan lo que hacen”.

En Pan, el director tuvo que encontrar a su protagonista principal entre decenas de aspirantes, el ganador sería el australiano Levi Miller, quien describe al realizador como un hombre simpático al que le gusta hacer bromas durante el rodaje para quitar la tensión a las cosas. Debe admitirse que Wright tiene talento para elegir a sus protagonistas, especialmente cuando aquellos que llevarán el peso principal son jóvenes poco conocidos. Keira Knightley y Saorise Ronan, esta última nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto por Atonement, son prueba de ello; al respecto el director comentó: “Cuando los encuentras lo sientes, no puedo decir como pero lo sientes, es cosa de imaginarlos, verlos en el papel... La gente trata de manejarlos (a los jóvenes actores), yo creo que lo mejor es platicarlo, son actores no hay que subestimarlos”.


"La necesidad es la madre de la Invención

Una de las cosas mas celebradas en el cine de Wright han sido los planos secuencia en sus primeros trabajos tras la cámara, especialmente aquella toma de más de cinco minutos sin cortes en Atonement donde la cámara sigue a Robbie Turner, interpretado por James McAvoy, en su recorrido por una playa tomada por el ejército inglés en la Segunda Guerra Mundial. “Esa escena nació de la necesidad, teníamos a mil extras varados en la arena y la única solución era hacerla en una sola toma. Hicimos tres tomas y la tercera fue perfecta... Fue un día realmente especial”

A pesar de lo que podría pensarse, esa no fue la única vez que el ingenio (o la necesidad) fue la mejor arma del director; “En Anna Karenina no tuvimos el presupuesto para filmar en locación... la necesidad es la madre de la Invención”, declaró el director al ser cuestionado sobre la decisión de filmar en su totalidad a cuatro paredes. El filme de 2012, también le dio la oportunidad de experimentar al realizador con la teatralidad que en su juventud había aprendido a apreciar gracias a sus padres: “Estoy muy interesado en el teatro, en el drama. Tenia la idea de participar en la experiencia del teatro y ver como funciona en el cine... Cada cuadro tiene que estar lleno con algo que lo haga ver real”Anna Karenina, fotografiada por Seamus McGarvey, fue altamente reconocida por su fortaleza visual, sin embargo el director agradece que sus películas sigan siendo consideradas parte del séptimo arte: “Cuando la gente dice que mis películas parecen pinturas me enojo, porque no se supone que sean como pinturas, se supone que sean películas”.

La música es parte importante de mi proceso y de mi vida

La Música no es un ente ajeno a Wright. El también director de vídeos musicales para Underworld declaró ante los estudiantes de la Ibero que la música es parte importante de su proceso creativo y de su vida; “Toco música en el set todo el tiempo, trabajo con los compositores, con The Chemical Brothers y Dario (Marianelli) y usamos es música en el set para crear un ambiente... La música es un sentimiento, disfruto la música melancólica”. Actualmente el realizador produce el octavo álbum de su esposa, la sitarista Anoushka Shankar, hija del famoso intérprete de sitar hindu Ravi Shankar y media hermana de la compositora Norah Jones

Peter Pan llegará a las carteleras mexicanas el 9 de Octubre. El Festival Internacional de Cine Universitario KINOKI se celebrará del 4 al 8 de Abril del próximo año en la Unviersidad Iberoamericana.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: