Reseña a Yo, Él y Raquel de Jesse Andrews.


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Resulta curioso que, unas páginas antes de acabar su relato, el novel escritor Jesse Andrews decida criticar a los libros que eventualmente se convierten en películas: "Cuando conviertes un buen libro en una película, el resultado suele ser un bodrio". La razón, más allá de que su primera obra ya haya sido adaptada al cine y alabada en el Festival de Cine de Sundance, radica en que su relato Yo, Él y Raquel expresa en cada uno de sus capítulos un profundo amor al cine.

Narrada en primera persona, el libro cuenta la historia de Greg Gaines, un adolescente cuya presencia en la preparatoria bien podría pasar desapercibida. Su secreto para sobrevivir a la escuela es no tener amigos, codearse con todos los círculos estudiantiles y tribus que ahí habitan y mantener un bajo perfil; sin embargo tiene una excepción en su regla, Earl con quien se reúne desde pequeño a hacer películas de muy bajo presupuesto. La rutina de Greg cambiaría cuando su madre lo obliga a hacerse amigo de Raquel, una ex novia de la infancia que repentinamente ha enfermado de leucemia.

Con toda la pinta de ser una novela para adultos jóvenes que podría recordarnos a títulos muy conocidos (Bajo la Misma Estrella juega con la estrategia de niños enfermos en su historia), Jesse Andrews cuenta en Yo, Él y Raquel una increíble historia de amor al cine y como este siempre estará ahí para quien lo necesite. Me explico, aquí no hay una historia de amor como predecible hilo conductor, la amistad entre Earl y Greg es casi inexplicable y la vida de sus protagonistas ni siquiera da para contar una historia fantástica y ahí radica el encanto de esta novela de 319 páginas: estamos frente a una historia ordinaria con resultados extraordinarios.

Andrews, guionista por hobbie y cinéfilo por obvias razones, plantea a un acomodado outsider como el protagonista de su historia, este a su vez es también un aguerrido cinéfilo y guionista por hobbie que decide escribir un libro sobre su experiencia. Relatado en forma lineal, con revisiones a sus primeras novias, el inicio de su amistad con Earl y sus primeros trabajos en cine, la novela sigue el extraño vínculo que los tres chicos establecen durante sus últimos momentos antes de la universidad (y quizá en un caso, de la vida).

La cotidianidad de los personajes funciona al igual que los inteligentes juegos de palabras con películas ya existentes, como Ran, Apocalípsis Ahora, La Guerra de las Galaxias y Casablanca. Estamos dentro del juego de estos cineastas sin experiencia y en cada capitulo conocemos más de ellos, dejando lugar a quizá una o dos sorpresas en sus momentos finales. Tiene razón en temer Andrews a la adaptación de su nueva que hoy publica Nube de Tinta de Penguin Random House, sin embargo siempre tendremos el amor al cine de sus personajes y la honesta historia de Greg, Earl y Raquel.



Yo, Él y Raquel
de Jesse Andrews | Traducción de Rita da Costa García
319 páginas
Nube de Tinta (Penguin Random House Grupo Editorial)
México, 2015

Nota: Yo, Él y Raquel fue adaptada en la película Me and Earl and the Dying Girl (2015) dirigida por Alfonso Gómez-Rejón, protagonizada por Thomas Mann, Olivia Cooke y RJ Cyler.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: