Crítica - Misión Rescate


The Martian
Dir. Ridley Scott

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

¿Qué convierte a una película en un clásico? Existen muchos factores, quizá el más importante de ellos sea el tiempo. En sus fechas de estreno, pocos imaginaban que las cintas Blade Runner o Alien se convertirían en clásicos de la ciencia ficción. Vapuleadas por la crítica especializada, los primeros trabajos del director británico Ridley Scott se fueron haciendo de un lugar en la historia del cine conforme el tiempo hacía su trabajo. Treinta y tres años después de El Octavo Pasajero, Scott regresa al género con Misión Rescate (The Martian, 2015), una cinta que con un argumento más cotidiano que los dos trabajos antes mencionados, sorprende y rescata al realizador con su mejor trabajo en más de una década.

Después de ser golpeado en una fuerte tormenta, el astronauta Mark Watney (Matt Damon) es dado por muerto y abandonado en Marte por su tripulación. Despertando solo y herido en el planeta rojo, Watney deberá poner en práctica sus conocimientos de botánica para sobrevivir en un lugar donde vivir es imposible. Sin embargo, la misión del astronauta no será tan complicada si logra mantener sus alimentos mientras establece contacto con la Tierra, la NASA o su antiguo equipo, liderado por la comandante Lewis (Jessica Chastain).

Vale la pena mencionar que The Martian no es una película típica en la filmografía del hombre también responsable de Gladiador, La Caída del Halcón Negro y Hannibal. El poderoso estilo, a veces llamado pesimista, de Scott da paso en esta ocasión a una cálida visión de una historia de sobrevivencia que, curiosamente, tiene lugar en uno de los rincones favoritos del realizador: el espacio en un tiempo que parece estar no tan alejado del nuestro. Si, Ridley Scott ha dirigido otra cinta de ciencia ficción, de hecho ha ido mas lejos que ofrecer una simple película del género; Misión Rescate es todo un espectáculo, un muy inteligente y muy divertido gran espectáculo en celuloide.

Basada en la novela homónima escrita por Andy Weir, el filme atrapa al espectador desde sus primeros minutos, mostrando un escenario desértico bañado en color rojo (puntos extra por la fotografía de Dariusz Wolski). Ahí vemos como Watney es abandonado a su suerte en el cuarto planeta del Sistema Solar, es en ese punto donde la película comienza su camino, el recorrido de un hombre solitario por sobrevivir. Sólo que no está del todo solo, frente a él y en todo momento hay una cámara documentando su odisea: conseguir que crezca comida en un lugar donde el oxigeno es escaso, sobrevivir a las frías noches, reparar viejos artefactos espaciales para poder comunicarse con la Tierra, racionar sus alimentos, esperar con música disco de fondo La historia de Watney resulta aún mas interesante por ubicarse en el planeta rojo, afortunadamente ese no es la única razón por lo que The Martian convence con su historia. Contrario a la derrota del ingenio propuesta por Interstellar y Tomorrowland, el filme de Scott ofrece un vistazo a un escenario donde el ser humano puede llegar hasta donde se lo proponga, así tengan que pasar meses o años para que sus pies finalmente toquen su destino.

El guión de Drew Goddard (La Cabaña del Terror, para encontrar mas cine con referencias) está plagado de referencias a la cultura pop, humor negro y sobre todo, un extraño aire de familiaridad ante las situaciones científicas que estamos viendo en pantalla. Se agradece que ante esta propuesta nerd haya espacio para las formulas químicas sencillas y explicadas, en lugar de los innecesariamente elaborados atajos que aprovechan la dificultad de las cosas para sorprender (la ya mencionada Interstellar y su conmovedor final apto para amantes de la física cuántica, mas que para los cinéfilos de a pie, por ejemplo). El talentoso Goddard también rescata al elemento principal de la historia y lo convierte en el plato fuerte del filme: su protagonista.

Por momentos con miedo a la muerte y otros con completa esperanza de volver a casa, Matt Damon se pone el traje (nunca mejor ocupada la expresión) de Mark Watney a lo largo de los 142 minutos de duración y brilla. Ya sea en un monologo, a modo de grabación frente a una computadora, o comunicándose a distancia con simples palabras en una pantalla, Damon es el corazón del filme dentro y fuera de la órbita marciana. Con buen toque, Scott maneja a su protagonista entre un gran reparto, que incluye a una siempre correcta Jessica Chastain, Chiwetel EjioforKate Mara, Jeff Daniels (en uno de sus mejores años), Kristen Wiig, Sean Bean, Sebastian Stan y Michael Peña (otro con un 2015 destacable), y los mantiene a tono.

Ridley Scott ha vuelto y regresa con una película ejecutada a la perfección. Con cara amable, dejando un final feliz para todos los involucrados, y ritmo constante, Misión Rescate tiene toda la pinta para convertirse en un nuevo clásico del director. ¿Lo logrará?, solo el tiempo lo dirá. Al menos en el nuestro, The Martian se disfruta dentro y fuera de la pantalla.

****

The Martian
Estados Unidos, 2015
Dir. Ridley Scott
con Matt Damon, Jessica Chastain, Jeff Daniels, Chiwetel Ejiofor
Duración: 142 minutos
Distribuye: 20th Century Fox México

Nominada al Oscar 2016

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: