Crítica - Pasante de Moda


The Intern
Dir. Nancy Meyers

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En cierta escena de Pasante de Moda (The Intern, 2015), Ben, interpretado por Robert De Niro, el mismo actor que se amenazaba con un revolver frente a un espejo, confiesa que detrás de su apariencia fuerte y caballerosa, existe un sentimental hombre con corazón de pollo. Resulta curioso analizar dicha frase, pues el nuevo trabajo de la directora Nancy Meyers encantará precisamente a las personas con corazón de pollo, esas que están listas para reír y llorar con una historia lo suficientemente convencional para convencernos por más de dos horas. ¿Quién puede quejarse de ello?

Ben (De Niro) es un nombre viudo, retirado de setenta años de edad y con mucho tiempo libre. Después de intentar encontrar algo en que ocupar su tiempo, encuentra un puesto como pasante en un prestigioso negocio online de modas. Ahí conocerá a su nuevo interés amoroso (Rene Russo) y a su jefa, Jules (Anne Hathaway), una ocupada mujer con quien irá desarrollando una estrecha relación que puede ir más allá de lo laboral.

Los tiempos están cambiado diría Bob Dylan y Meyers lo sabe, de hecho extraña esos tiempos en los que enviar un texto con emojis sonrientes no era suficiente. Con The Intern, la directora de The Parent Trap y What Women Want?, retoma esos valores que convertían a un caballero en un caballero y los explota en su simpático personaje principal. El interno del que habla el título del filme parece no pertenecer al entorno en el que se desenvuelve, es anticuado, con poco manejo de la tecnología y aún usa traje en el trabajo. Conforme el argumento va tomando forma, queda demostrado que todo eso no necesariamente es del todo negativo.

Pasante de Moda tiene una formula tan utilizada que ya nos resulta familiar, sin embargo aquí funciona gracias al ingenio impreso en la primera mitad del filme, donde la comedia de situación, la mayoría motivada por las diferencias de edad entre De Niro y sus compañeros de elenco, se convierte en el protagonista del filme, incluso sus diferencias con The Devil Wears Prada no parecen ser muchas en ese aspecto. sin embargo, al final del filme, la historia se cae ante su convencionalismo y su obvio final.

El filme correría con otra suerte de no ser por el trabajo de sus actores, desde un cada vez mas notable Adam DeVine hasta una visible Rene Russo aceptando su edad. Anne Hathaway luce en su papel de jefa mandona a punto de caer rendida ante los encantos de un anciano, mientras que Robert De Niro es quien se lleva la cinta con su interpretación y la buena química que logra establecer con su coprotagonista. No son los mejores tiempos del Taxi Driver o de aquel De Niro de El Padrino, pero es indudable que al igual que Meryl Streep en Ricki and the Flash, su presencia en pantalla le da fuerza a todo lo que se presenta en ella, por más absurdo que esto sea.

A ritmo de All About that Bass y Miles Davis, ese choque de dos épocas titulado Pasante de Moda funciona gracias a su carisma y su encanto natural. Nunca está de más caer rendidos ante un filme así, por más corazón de pollo que uno pretenda no tener.

***

The Intern
Estados Unidos, 2015
Dir. Nancy Meyers
con Robert De Niro, Anne Hathaway, Rene Russo, 
Duración: 121 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: