Crítica - Krampus: El Terror de la Navidad


Krampus
Dir. Michael Dougherty

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Es común escuchar en esta época aquella canción sobre un personaje que "te observa cuando duermes, te mira al despertar" y que además advierte que es inútil ocultarte de él pues siempre te verá, pero ¿y si en realidad la canción no está hablando de Santa Claus sino de una demoníaca criatura que castiga en Navidad a los niños que se portaron mal? Pues aunque no lo parezca, la leyenda existe y los estudios Legendary decidieron explotar al no tan popular personaje (nada mejor que explotar algo en estas fechas) en Krampus: El Terror de la Navidad (Krampus, 2015), una entretenida película que oscila entre lo diferente y lo ridículo.

La familia de Max (Emjay Anthony) tiene cada año el mismo ritual de navidad: la madre (Toni Collette) y la abuela (Krista Stadler) preparan la cena, el padre (Adam Scott) trabaja lo menos posible y la hermana (Stefania LaVie Owen) se fija en su celular, todo hasta que llegan los tíos Howard (David Koechner), Linda (Allison Tolman) y su tropa de hijas insoportables. Sin embargo, este año habrá un invitado especial en su cena, pues cuando el espíritu navideño se rompe, el Krampus llega a casa para hacer pagar a todos los que fueron malos en la víspera de Navidad.

Iniciando con gracia, con una divertida secuencia en slow motion sobre el comportamiento de las personas en las compras de pánico con la voz de Bing Crosby y su It's Beginning to Look a lot like Christmas sonando en el fondo, el director de culto Michael Dougherty retoma a una leyenda alpina y la ubica en una abandonada casa de clase alta en Estados Unidos. Con la habilidad y referente gusto por el cine de clase B que el realizador había demostrado en Trick'r Treat, otra cinta de terror estacional, Krampus tiene todo lo necesario para convertirse en la pesadilla antes de Navidad de cualquiera, lamentablemente los recurrentes cambios de tono y su detestable final hacen que la travesura decembrina no pueda concluir con el éxito esperado.

Cargada de gags y humor negro, Krampus intenta ser una película diferente para la temporada y lo logra. Con el cinefotógrafo Jules O'Loughlin, el compositor Douglas Pipes y Weta Workshop en su equipo, Dougherty realiza buenas escenas de suspenso bajo una fuerte tormenta de nieve, juega con su demoníaco personaje principal, lo muestra poco y en su lugar avienta a sus secuaces (unos bien logrados con caras de porcelana y otros absurdos como las galletas de jengibre), pone a Conchata Ferrell como una molesta y habladora tía lejana que suelta comentarios como "Parece que Martha Stewart vomitó aquí" cuando entra a un cuarto repleto de adornos; el realizador hace un producto navideño más, uno entretenido por momentos y terrorífico por otros. El problema viene cuando todo recae en un serio giro al final del metraje, donde todo lo logrado se pierde en una risible solución.

Con un toque del cine de Joe Dante, Krampus: El Terror de la Navidad queda lejos de ser un clásico de la temporada, aunque honestamente jamás planeó ser eso. Con su mezcla entre terror y comedia, el segundo trabajo de Michael Dougherty se convierte en un producto ligero y olvidable, aún así no cabe duda que el realizador cumple con su trabajo y se ubica en la lista de chicos buenos de los grandes estudios, ya será cosa del público actuar como Santa con un jugoso regalo o como Krampus y su doloroso castigo; eso si será interesante de ver.

**

Krampus
Estados Unidos, 2015
Dir. Michael Dougherty
con Allison Tolman, Adam Scott, David Koechner, Toni Collette
Duración: 93 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentarios

  1. “Krampus” es a fin de cuentas un cuento irónico y sarcástico que nos hace entender (a la mala) el real sentido de la Navidad en nuestros días. Siempre me pregunté qué pasaría con los niños que no se portan bien en estas fechas navideñas y la película “Krampus: el terror de la Navidad” es un gran ejemplo de esto. El demonio de la Navidad, Krampus castiga a los niños que han sido malos y se los lleva al infierno en el cesto que carga en su espalda. Esta película nos recuerda la razón de las fiestas navideñas como una celebración de amor y paz en familia pero de una forma terrorífica inspirada en un personaje de las creencias paganas.

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: