Amy

Top 2015: Las Mejores Películas del Año (Estrenadas en México).


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Maestros perfeccionistas, genios de la informática, madres por desconocer, esquiroles de la máxima casa de estudios del país, astronautas abandonados en Marte, cinéfilos aspirantes a cineastas, sentimientos y una heroína patea traseros a toda velocidad; el 2015 se acaba y con eso terminan 365 días en los que una pantalla grande y una sala oscura fueron el escenario ideal donde grandes personajes se presentaron ante los espectadores.

Es el 31 de Diciembre y llegó el momento de recapitular las mejores películas que se presentaron en las salas de cine de nuestro país en el último año. Sin considerar películas como Anomalisa, The Lobster, La Habitación (Room), El Club y Carol, que se exhibieron en Festivales y Muestras en el territorio nacional pero que entrarán en nuestro conteo de 2016 por su fecha de estreno comercial, estas son las mejores viente películas del Año.


Así como en el Jazz, Whiplash: Música y Obsesión (Whiplash, 2014) mantiene su ritmo gracias a la perfecta ejecución de todos sus elementos: sin tiempos perdidos la cámara de la directora de fotografía Shraone Meir pasea lentamente por cada instrumento de la orquesta, la mano del editor Tom Cross cambia de toma y escenas mientras la música de Justin Hurwitz retumba en un pequeño salón de ensayos o en una gran sala de conciertos (y por consiguiente en la sala de cines). El joven Damien Chazelle supo elegir a sus compañeros para crear un electrizante filme, llegando a la máxima expresión de hacer cine en los últimos quince minutos de duración - el director construye los mejores quince minutos que vimos en el cine este año -, sin embargo este no tendría el mismo impacto de no ser por sus dos figuras protagonistas; Miles Teller y el brillante J.K. Simmons.

La crítica completa, aquí.


Enfocándose en tres momentos específicos en la carrera del creador de Apple, Steve Jobs (2015) mezcla lo mejor de la pluma de Aaron Sorkin, la cámara de Danny Boyle y el trabajo de Michael Fassbender y Kate Winslet. Con 121 minutos de duración, Steve Jobs va más allá de la típica estructura del biopic y se establece como un honesto retrato sobre el deshonesto mundo de los grandes genios.

La crítica completa, aquí.


Con apariencia sencilla, Dulces Sueños, Mamá (Ich Seh Ich Seh | Goodnight Mommy, 2015) crece potentemente conforme la retorcida trama sobre dos pequeños niños que no reconocen a su madre entre vendajes avanza y el espectador es testigo de una elegante cinta de terror. Quizá el final de este pequeño filme austriaco se puede encontrar como uno de los mejores en la historia reciente del cine.

La crítica completa, aquí.


Con una producción en apariencia sencilla, Alonso Ruizpalacios debuta en el cine con Güeros (2014) un producto tan fresco como encantador, lleno de momentos cinematográficamente bellos y diálogos ingeniosos acomodados en el lugar donde deben de estar. El también guionista realiza un curioso experimento en su historia, el choque de personajes completamente diferentes pero unidos por la situación. Estas figuras outsiders salen de su posición natural para recorrer diversas zonas en busca de cumplir el deseo de un seguidor. Aprovechando su viaje, Ruizpalacios presenta los diferentes escenarios que rodean a nuestra urbe sin intentar dejar un mensaje claro. 

La crítica completa, aquí.


Es difícil hablar de una película de Pixar que no tenga una fuerte conexión con los sentimientos, ya sea la historia de un solitario robot en un desolado planeta, la historia de un anciano viudo y su intención de vivir la aventura de su vida o el despojo de la infancia vista a través de los juguetes, sin embargo con su más reciente película Intensamente (Inside Out, 2015), el estudio lleva esto a otro nivel: una conmovedora y alegre revisión a todo eso que nos hace sentir. 


Denis Villeneuve, Roger Deakins, Emily Blunt, Benicio del Toro, Jóhann Jóhannsoon. Tierra de Nadie (Sicario, 2015) una de las películas más infravaloradas del año, tiene muchos aspectos a su favor, sin embargo, el más vistoso de todos ellos es el estupendo manejo de tensión que Villeneuve (director de la también estupenda Prisoners) suma a la historia.

La crítica completa, aquí.


Audaz y desgarradora, el primer filme con la etiqueta de Netflix en el frente, Beasts of no Nation es quizá una de las experiencias más brutales que pocos pudieron ver en cines. Con el control absoluto de Cary Fukunaga y la brillante actuación de Idris Elba, Beasts of No Nation entra rápidamente a una selecta lista cuyos integrantes son grandes filmes bélicos como Apocalypse Now.


En su western con tintes de una ópera punk, George Miller (quien en su séptima década se ve más irreverente que nunca) se apoya en una estupenda fotografía, responsabilidad de John Seale y el estridente soundtrack compuesto por el músico Junkie XL (Créanme que cada vez que aparecen los tambores o aquel fantástico personaje secundario colgando entre bocinas con una guitarra en llamas, el músico fortalece su reconocimiento) para entregar un inteligente ejercicio de entretenimiento donde los pocos diálogos y la rapidez con la que avanza el metraje se engranan a la perfección. Mad Max: Furia en el Camino (Mad Max: Fury Road, 2015) no se parece a nada que hayamos visto en el cine aunque muchas de las cosas que aquí se presentan ya hayan sido plasmadas en celuloide y todo eso es culpa de Miller, que en una arriesgada pero afortunada decisión impregnó a su nuevo proyecto de un aire sencillo donde la correcta edición sin los ya acostumbrados cortes arbitrarios a la mitad de la acción y un magnífico trabajo en coordinación de dobles y dirección de arte sustituyendo a los reiterativos efectos creados por computadora, permiten que la cinta se note como una bocanada de aire fresco en una cartelera opacada por los grandes y por momentos innecesarios efectos especiales.

La crítica completa, aquí.


Leer la sinopsis de una película como Yo, Él y Raquel (Me and Earl and the Dying Girl, 2015) podría ser un poco tramposo, incluso para cualquiera que sepa al mínimo de qué trata la cinta. Basada en la novela para adultos jóvenes homónima escrita por Jesse Andrews, el argumento relatado puede recordarnos a una extraña mezcla entre The Fault in our Stars y Be Kind Rewind de Michel Goundry, sin embargo, el resultado proyectado en la pantalla grande no podría estar más lejos de eso. Con una estructura viva, el realizador texano Alfonso Gómez-Rejón entrega una auténtica cinta independiente que, aunque no parezca ser un secreto, resulta ser conmovedora y realmente entrañable.

La crítica completa, aquí.


Resulta curioso que Misión Rescate (The Martian, 2015) no es una película típica en la filmografía del hombre también responsable de Blade Runner, Alien y Gladiador. El poderoso estilo, a veces llamado pesimista, de Ridley Scott da paso en esta ocasión a una cálida visión de una historia de sobrevivencia que tiene lugar en uno de los rincones favoritos del realizador: el espacio en un tiempo que parece estar no tan alejado del nuestro. Si, Ridley Scott ha dirigido otra cinta de ciencia ficción, de hecho ha ido mas lejos que ofrecer una simple película del género; Misión Rescate es todo un espectáculo, un muy inteligente y muy divertido gran espectáculo en celuloide.

La crítica completa, aquí.


El año pasado, en un justificable ataque de ego, el joven realizador canadiense Xavier Dolan decidió separarse de todo lo que había presentado en sus tres primeras cintas y reinventarse. Con Tom en el Granero, el canadiense de, en ese entonces, vienticuatro años abandonó el cobijo del Festival de Cannes y presentó en Toronto su trabajo más accesible y redondo, abandonando su zona de confort y recreando por momentos el suspenso que Hitchcock o Polanski podían hacer sentir en sus primeros filmes. Un año despúes, Dolan regresa a sus orígenes y presenta en Mommy (2014), su graduación como el gran director de cine que desde hace cinco años parecía poder ser. Al correr de los créditos finales y con la voz de Lana del Rey sonando ante la pantalla oscura, Mommy se convierte en el trabajo por el que recordaremos a Xavier Dolan, el trabajo por el que regresó a Cannes y ganó (el premio del jurado compartiendo el honor con Jean-Luc Godard), el trabajo con el que demostró que es un hombre al que el mote de artista, le queda como anillo al dedo.


Espionaje y conflictos internacionales en plena guerra fría, el nuevo filme de Steven Spielberg titulada Puente de Espías (Bridge of Spies, 2014) reúne lo mejor del cine del realizador americano y también, en sus últimos y emocionantes minutos, lo más convencional. Con ritmo y un gran trabajo por parte de Mark Rylance y Tom Hanks, el también director de E.T. y Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, hace una película clásica, como las que ya no se hacen en estos tiempos.


Explorar la vida de una de las figuras más escandalosas del show business no es cosa fácil, menos cuando esta figuraba en cada tabloide y página web posible. Con su más reciente trabajo documental, Amy (2015), el director Asif Kapadia logra lo esperado: crear un retrato fiel y al mismo tiempo cálido sobre Amy Winehouse con toda su obra musical (apareciendo como un testigo más), su vida y sus excesos.


Si uno busca la palabra fantasma en el diccionario de la Real Academia Española puede encontrar ocho significados, uno de ellos refiere a que un fantasma es la imagen de una persona muerta que se aparece a los vivos, otra acepción dice que fantasma también se puede aplicar como la amenaza de un riesgo inminente o temor de que sobrevenga. Resulta curioso que el nuevo filme del director inglés Andrew Haigh pueda tocar tan sensiblemente ambas definiciones con una película elegante y al mismo tiempo desgarradora como lo es 45 Años (45 Years, 2015).

La crítica completa, aquí.


Un drama criminal ochentero de la mano de J.C. Chandor y con Oscar Isaac y Jessica Chastain en los créditos principales. El Año Más Violento (A Most Violent Year, 2014), cuenta la historia de un hombre que lucha contra sus principios al ponerse contra las cuerdas. La ganadora absoluta en el National Board of Review el año pasado, estrenó en nuestro país sin pena ni gloria pero vale la pena recordarla y admirarla.


En apariencia, El Código Enigma (The Imitation Game, 2014) no es más que un bien elaborado biopic con todos los elementos a su disposición ejecutados correctamente: una edición funcional, vistosos elementos artísticos y una emocionante partitura musical compuesta por Alexandre Desplat; sin embargo el debut del director Morten Tyldum fuera del cine de su país es más que una película sobre muchos momentos de una vida. Así como el conocido Test de Turing, la cinta comienza a abundar en cuestiones sobre la vida del personaje al que toma como protagonista presentando características, momentos y personas importantes y al final nos responde lo que en realidad vimos: un ser humano, más allá de lo que lo compone.

La crítica, aquí.


Ideada como una película pero finalmente presentada a modo de novela gráfica, Kingsman: El Servicio Secreto (Kingsman: The Secret Service, 2015) funciona gracias a que en ningún momento se llega a tomar demasiado enserio a si misma. Tomando a los espías y las películas sobre ellos como referencia (y burla por momentos), el filme se enfrasca en una divertida aventura de la cuál los espectadores no podrán salir más que emocionados. Replicando a las películas de James Bond, quizá a las más inmaduras como las de Roger Moore que a las protagonizadas por Daniel Craig un tanto más profundas, el filme ocupa una fórmula básica para llevarnos por el estilo conservador de la inteligencia británica y su violenta aplicación en el campo del espionaje: la historia de un maestro refinado y su desastroso pupilo. Sinceramente, Kingsman: El Servicio Secreto resulta ser una sorpresa en una temporada en la que los blockbusters apuestan poco y se quedan en una inamovible zona de confort de la que pocas se atreven a salir. En este ambiente, el nuevo filme de Matthew Vaughn resulta ser una bocanada de aire fresco y además la opción más entretenida que el espectador podrá encontrar en cartelera.

La crítica completa, aquí.


En su tercer largometraje, Las Oscuras Primaveras (2015), el director Ernesto Contreras realiza algo que no cualquier director estaría dispuesto a hacer. Con guión de su hermano, Carlos Contreras, el realizador relata la historia de tres personas vacías, sin aspiraciones ni intenciones. Igor, Pina y Flora (con buenos trabajos de José María Yazpik, Irene Azuela y Cecilia Suárez) son, a su forma, personajes en espera, detenidos, incluso podría decirse que el trío está invernando. No hay energía en ellos y eso se transmite en cada cuadro de la cinta, sin embargo cuando la trama del matrimonio se junta con una figura externa, es cuando todo explota. Sin las mismas intenciones que Párpados Azules, Contreras realiza en Las Oscuras Primaveras un correcto caso donde el morbo queda de lado y la historia adquiere potencia conforme la cámara sigue a sus personajes por extensos pasillos o mientras esperan a lado de un espejo. Con su tercer largometraje, el director confirma sus cualidades como realizador; ojalá no haya que esperar otros siete años para volver a ver a Contreras en acción. Vaya que le hace falta al cine mexicano tener propuestas arriesgadas en cartelera.

La crítica completa, aquí.


Después de trabajar con Tom Cruise en la desapercibida Jack Reacher, donde se da el lujo de presentar el primer diálogo en el minuto siete y el rostro de nuestro héroe pasado el primer cuarto de hora, Christopher McQuarrie logra con Misión: Imposible - Nación Secreta (Mission: Impossible - Rogue Nation, 2015) algo que en esos tiempos resulta casi imposible: hacer una buena quinta película. En una clara muestra de estilo, McQuarrie, también fungiendo como guionista, no sobreexplota los valores que tiene a su disposición, expone la ya tradicional escena de acción donde su protagonista hace gala de sus habilidades físicas en los primeros minutos de metraje y después confía en lo que tiene entre manos.

La crítica completa, aquí.


El director James Marsh, quien había demostrado sus capacidades en el documental Man on Wire, cautiva y convence al espectador al adaptar al cine con elegancia y autenticidad una historia sumamente personal; por 123 minutos el realizador trata con cuidado la historia del matrimonio Hawking y evita que esta caiga en el melodrama. Con la ayuda de Benoit Delhomme en la fotografía y un impecable Jóhann Jóhannsson en la partitura musical, La Teoría del Todo (The Theory of Everything, 2014) obtiene un aire cautivador que rodea al buen guión de Anthony McCarten. Sin embargo lo más vistoso de este brillante retrato sobre la vida y obra de Stephen Hawking son los dos intérpretes principales; los hasta ahora injustamente desconocidos Eddie Redmayne y Felicity Jones.

La crítica completa, aquí.

- Las que casi entran en el conteo:
El Regalo (The Gift, 2015)
Fuerza Mayor (Tourist, 2014)
El Clan (2015)
Está Detrás de Ti (It Follows, 2015)
600 Millas (2015)

- Los Mejores Documentales del Año (con estreno comercial en cine o plataformas multimedia)
Going Clear: Scientology and the Prison of Belief (2015)
La Vida Misma (Life Itself, 2014)
Winter on Fire: Ukraine's Fight for Freedom (2015)
What Happened, Miss Simone? (2015)
Wolfpack: Lobos de Manhattan (The Wolfpack, 2015)
Steve Jobs: The Man in the Machine (2015)

- La que debería haber figurado (y en un lugar muy positivo)
Ex Machina (2015);  Después de haber confirmado su estreno en cines, la distribuidora Cine CANIBAL tuvo que cancelar por su cercanía con el lanzamiento en formatos caseros. 

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: