Una película de bajo presupuesto, tal vez; crítica a Special Correspondents


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Resulta curioso que la empresa que revolucionó el streaming y de paso elevó la calidad de las series hechas para su distribución en internet se encuentre con tantos problemas al producir sus primeras películas, especialmente en un género en el que la compañía ha funcionado: la comedia. Después de ese desastre llamado The Ridiculous Six, la primera de cuatro largas y angustiosas películas firmadas con Adam Sandler y la omisión completa de Pee-wee's Big Holiday (¿Alguien vio eso por algo que no fuera un mero accidente?), Netflix confíó en el comediante inglés Ricky Gervais para su nueva película original, lamentablemente dicho proyecto, Special Correspondents (2016) no es otra cosa más que un doloroso ejemplo de la mala racha que la empresa ha tenido con sus largometrajes.

Frank Bonneville (Eric Bana) es el reportero más importante de una cadena radio difusora neoyorquina sin importancia. Ante sus métodos poco ortodoxos e implacables pero su notable importancia, Frank y su ingeniero de sonido Ian Finch (Ricky Gervais) son enviados a cubrir el inicio de un levantamiento armado en Ecuador. Sin embargo, cuando Ian pierde los boletos y los pasaportes entre la basura, la pareja de comunicadores tendrá que improvisar y mentir diciendo que llegaron al país sudamericano cuando en realidad trasmiten desde el ático de un restaurante cercano a la estación. Cuando la situación se sale de control y el pueblo americano, motivados por Eleanor (Vera Farmiga) la despreocupada e interesada esposa del sonidista, comienza a preocuparse por ellos, Frank y deberán replantear su situación e inmiscuirse en Quito.

Escrita, dirigida y protagonizada por Gervais, el filme se compone en teoría por una interesante idea, salida de la película francesa Envoyés très spéciaux, un reparto probado en el género y el propio talento del comediante inglés. Sin embargo, el Gervais brillante de Extras o aquel agresivo y molesto host en cuatro entregas de los Globos de Oro no aparece por ningún lado en esta extremadamente aburrida comedia sinsentido donde la idea se degrada conforme esta va perdiendo fuerza y el reparto no encuentra la dirección a seguir en este desastre.

No es gratuito que el fracaso de esta cinta se le atribuya a Gervais. En un egocéntrico ejercicio, el comediante se atribuye la dirección, la escritura del guión y aborda el rol principal, fallando inmisericordemente en las tres tareas. En su tercer fracaso al hilo, el creador de The Office exagera las situaciones a las que sus personajes serán enfrentados durante toda la película. Además del propio desconocimiento del periodismo (el reportero que Eric Bana interpreta no es más que una estúpida fantasía del color más que de la investigación), el guión está lleno de ridiculeces que hacen aún más lejano su pésimo argumento. Sin una pizca de encanto en el gris Gervais, el peso de la película se tambalea por momentos entre una apenas destacable Vera Farmiga como una esposa interesada en todos menos en su esposo y una estereotipada pareja de latinos, llevada por America Ferrera y Raúl Castillo, que se prestan como cómplices en el engaño radial.

Con puntos brillantes en el papel, como aquel donde los reporteros ensayan un vídeo de captura, la historia se encuentra ante una torpe ejecución que detalla sus peores momentos. No hay que olvidar que en el guión se encuentran temas realmente interesantes y que con otro tratamiento pudieron haber salvado cualquier espectáculo desastroso planedo, sin embargo migrantes idiotas no solo por no saber inglés, una sociedad americana que se traga enterito el show de una mujer visiblemente, un reportero deseado por todas pero odiado por todos y un visible teto convertido en ingeniero de sonido con una esposa inalcanzable frente a sus cualidades y capacidades, son algunos de los elementos que Gervais refritea constantemente ante su débil poder narrativo.

Con un ritmo innecesariamente pausado, Special Correspondents pretende tocar terrenos donde Wag the Dog y Tropic Thunder habían triunfado anteriormente, ante ese reto la solución que su creador decide ponerle es ilógica, aunque a esas alturas de la película la lógica es algo que era obvio que el espectador no podía pedir. No es claro que pretendía demostrar Ricky Gervais con este filme, lo cierto es que siguiendo el dicho, su película no sirve como ejemplo pero si como una horrible advertencia ¿qué está pasando con Netflix? Al parecer, la libertad creativa que han demostrado tener les está costando mucho en sus trabajos fílmicos. Con Beasts of no Nation de Cary Fukunaga como excepción, Special Correspondents es otra de las decepcionantes películas originales que se perderán en el catálogo de Netflix ante mejores opciones provenientes de afuera. 

*

Special Correspondents
Reino Unido, 2016
Dir. Ricky Gervais
con Eric Bana, Ricky Gervais, Vera Farmiga, America Ferrera
Duración: 101 minutos
Distribuye: Netflix

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: