Crítica - Conejo Blanco Conejo Rojo


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Cuando uno escribe sobre una obra de teatro, acepte el título de crítico o no, las reglas a seguir son básicas; se habla, analiza y profundiza sobre el texto, las actuaciones, el trazo escénico, la dirección, la escenografía, la producción, etcétera. Pero, cuando el mayor atributo de una pieza teatral radica en el secretismo formado alrededor de ella. la experiencia es lo que termina importando. En el caso de Conejo Blanco, Conejo Rojo, que se presenta exitosamente todos los jueves en La Teatreria, el tiempo que el espectador pasa sentado en la butaca sometiéndose a consciencia en el atractivo experimento creado por el dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour es, además de lo único que se puede contar, lo que realmente vale la pena de la obra.

El juego inicia antes de que la obra siquiera empiece: el público no sabe lo que va a ver, el escenario con apenas una escalera, una mesa, una silla y dos vasos con agua poco ayuda a imaginar lo que vendrá; lo más interesante de todo esto radica en que el actor o actriz, que por razones ambiciosamente artísticas cambia con cada función, tampoco sabe mucho de lo que va a representar. Con especificaciones técnicas mínimas previamente estipuladas, pero sin una dirección completamente marcada, el intérprete sale al escenario a recibir de un sobre sellado, el guión de lo que representará en escena los próximos minutos. Cuando las luces se apagan y el escenario ha cobijado al atrevido personaje que actuará en él, el juego del que todos los presentes son conejos de prueba, ha iniciado.

El libreto es lo de menos en este espectáculo lúdico, único en su tipo. De hecho, para cualquiera que conozca la historia personal de Soleimanpour, la trama les parecerá conocida, sin embargo y queda claro durante toda la obra, el leitmotiv de la puesta en escena no gira entorno a lo que se representa sino a lo que se expresa con ello y cómo el espectador funciona como cómplice. Es imposible saber cómo será el desempeño de quien se exponga en escena, algunos de los nombres que se han integrado a las temporadas del proyecto incluyen a Irene Azuela, Luis Gerardo Méndez, Cecilia Toussaint, Victor Trujillo, Daniel Giménez Cacho y Dolores Heredia, lo seguro es que la sensación siempre será la misma: primero es interés, luego llega la sorpresa y al último se impone la complicidad.

Conejo Blanco, Conejo Rojo, basada en la puesta en escena orquestrada en Londres bajo la dramaturgia de Daniel Brooks y Ross Manson, es sin duda algo que se debe ver, o mejor dicho, es algo que se debe experimentar. Vale la pena someterse a este juego teatral donde la libertad y el arte de aquel arte que llamamos teatro rompen cualquier pared existente. 

Para más información sobre la obra, así como fechas y actores que participarán en ella, te recomendamos consultar el siguiente link: Sigue al Conejo Rojo.


Conejo Blanco Conejo Rojo
White Rabbit Red Rabbit de Nassim Soleimanpour
Dramaturgia de Daniel Brooks y Ross Manson
La Teatreria (Tabasco 152 col. Roma)
Martes 8:30pm
En Cartelera desde Junio 2016

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: