Crítica - Ouija: El Origen del Mal


Ouija: Origin of Evil
Dir. Mike Flanagan

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Hay que reconocer que era todo un reto aprobar la secuela a aquella pésima película de terror de 2014 que tomaba como uno de sus personajes principales a un tablero de Ouija (marca registrada por el mismísimo demonio... de los juguetes: Hasbro). La razón principal era por su bajo nivel dramático, la mala construcción de personajes fomentada por actuaciones básicas que hacían al espectador ponerse del lado de los espíritus soltados por el juego y el completo fracaso al momento de intentar asustar al público; pero el dinero habla y si tu película hace registra ganancias superiores a su presupuesto inicial, la expansión es inevitable. Por eso sorprende que Ouija: El Origen del Mal (Ouija: Origin of Evil, 2016), estrenada puntualmente para la fecha, resulte ser tan disfrutable y al mismo tiempo tan propositiva y cuidada.

Uno de los méritos principales de esta secuela/precuela radica en el trabajo hecho por el poco conocido director Mike Flanagan, quién decide tomarse las cosas en serio y dotar de complejidad a una franquicia que poco había hecho por la razón. Flanagan, director de la mala Occulus y la destacable pero regular Hush, comienza el filme con lo paranormal de lado y se enfoca en la construcción de ambiente familar dentro de los aparentes temibles años setenta. Con tino, el realizador pinta a los personajes y los hace importantes dentro de la trama, aquí si importa lo que les pase y cómo les pase. Sin encontrar el hilo negro en el género, Flanagan recurre a técnicas conocidas ejecutadas en su primera parte con ingenio y en el último acto con mecánica, para salirse con la suya.

De hecho, por momentos Ouija; Origin of Evil recuerda a los logros creados por James Wan en los mejores momentos de su saga de El Conjuro, especialmente en aquellos donde los personajes y las situaciones logran atrapar al espectador dentro de su oscuro ambiente (puntos para el director de fotografía Michael Fimognari), pero también a todos sus errores y limitantes mostrados en la pesada Insidious: La Noche del Demonio. En el mismo modo, la familia atrapada y la repentina aparición visual de los espectros que lo rodean confluyen en una cinta cuyo final predecible pesa menos que su bien estructurada historia. Sí, es una sorpresa haber escrito eso de una película como esta.

Con momentos de genuino suspenso y la posibilidad de extender la ahora franquicia a la primer oportunidad, Ouija: El Origen del Mal destacará entre las películas del género que se estrenarán comercialmente en esta fecha. Si hemos de enfrentarnos otra vez al tablero poseído, que el mismo empeño dedicado a la creación de esta innecesaria pero funcional secuela persista.

***

Ouija: Origin of Evil
Estados Unidos, 2016
Dir. Mike Flanagan
con Henry Thomas, Doug Jones, Elizabeth Reaser, Lin Shaye
Duración: 99 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: