Crítica - La Fiesta de las Salchichas


Sausage Party
Dir. Conrad Vernon & Greg Tiernan

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Ya habíamos visto lo que hacían los juguetes cuando los perdíamos de vista y lo que hacen nuestras mascotas cuando salimos de casa, sin embargo, pocos nos habíamos detenido a pensar en la vida que posiblemente tienen los alimentos cuando los comensales no estamos observando. La respuesta a esa increíble pregunta (increíble de que exista, claro está) está en La Fiesta de las Salchichas (Sausage Party, 2016), una divertida película en la que, un equipo de ingeniosos creativos, encuentran lugar para añadir disertaciones teológicas entre alimentos animados... Por cierto, con la mayor cantidad de malas palabras y obscenidades posibles.

Frank (Seth Rogen), una salchicha para hot dog en un paquete de ocho, sólo quiere algo en la vida: ser elegido por los dioses y pasar su eternidad adentro de Brenda (Kristen Wiig), una guapa medianoche. En la víspera del cuatro de julio, los clientes de la tienda donde la pareja espera en un aparador comienzan a hacer compras rápidas y cuando llega el turno de la oferta del día: descuentos en los paquetes de salchichas y pan para perros calientes, las probabilidad de llegar al más allá se incrementan. Justo cuando Frank y Brenda son llevados hacia la caja de cobro, una mostaza devuelta anuncia algo escalofriante: el paraíso al que todos aspiran no existe y los dioses que los elegirían no son más que hambrientas bestias humanas. Después de un accidente con latas y empaques, la pareja escapa de sus empaques y comienza una aventura por los pasillos para encontrar la verdad y convencer a los alimentos de esa verdad incómoda.

No se equivoque, aunque los colores brillantes lo llamen y los personajes que cualquier tienda se digne tener parezcan inofensivos, la película dirigida por Conrad Vernon y Greg Tiernan no lo es. De hecho, esta orgía alimenticia visual (metafórica y literal)  es por mucho una de las cintas más atrevidas que se hayan hecho en los últimos años. La magia radica en hacer una stoner movie, mezclada con los elementos narratúrgicos de Disney y toda la mala leche que Rogen y su inseparable colaborador, el guionista Evan Goldberg, han impreso a sus trabajos previos. El resultado son 89 envidiables minutos donde lo divertido y lo políticamente incorrecto conviven con facilidad.

Cuál científico loco experimentando con todos los objetos a su disposición, los responsables de La Fiesta de la Salchicha juegan con sus vulgares personajes para realizar chistes subidos de tono que entran puntualmente en la trama. Con sus habituales referencias populares, un gran número musical con su posterior explicación y un subversivo juego de bromas sobre el racismo, la migración y la sexualidad, Rogen y sus amigos logran salirse con la suya y hacer de su Sausage Party algo destacable. Vale la pena mencionar que los niños, no están invitados a esta fiesta animada.

Claro que, la historia funciona en su mayoría gracias al buen diseño de personajes y las voces que dan vida a cada uno de los alimentos. Con salchichas fálicas, sugestivos panes y hasta un taco lleno de lechuga con preferencias lésbicas (el autor ahora se disculpa por hacer énfasis en la lechuga) que sólo piensan en llegar al más allá y aterrizan en la realidad durante un brillante homenaje a Saving Private Ryan, los responsables de Buenos Vecinos y Este es el Fin, emplean la animación a su antojo y la ocupan para que sea el propio espectador quién termine dando completa vida a cada personaje.

El buen trabajo de Rogen y Jonah Hill también se aplica en las voces del filme, donde en una estrategia muuuuuy original, el par de amigos se ponen en el centro de la historia como un par de salchichas amigas. Kristen Wiig, la genial Kristen Wiig debe decirse, también aparece como la protagonista que sólo desea tener una salchicha dentro para toda la eternidad y quién se roba la película es Salma Hayek en su mejor papel en la historia, como un taco que mienta madres, rompe madres y tiene un par de gracias que será mejor no echarnos en cara.

Aunque los últimos cinco minutos del filme son suficientes para tirar por la borda ochenta minutos del entretenimiento más hilarante e inteligente que se haya visto en el año, La Fiesta de las Salchichas se mantiene firme en sus convicciones y cumple dejando feliz al espectador, claro eso pensando que es la primera vez que una sola salchicha nos hace brutalmente felices a todos. Por cierto, hay una gran cantidad de sexo explícito entre alimentos, se recomienda discreción... y limpieza en el pasillo 3.

***

La Fiesta de las Salchichas
Estados Unidos, 2016
Dir. Conrad Vernon & Greg Tiernan
Voces en Español: Raúl Anaya, Kerygma Flores, Eduardo Garza, Octavio Rojas
Voces en Inglés: Seth Rogen, Jonah Hill, Edward Norton, Kristen Wiig
Duración: 89 minutos
Distribuye: Sony Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: