Crítica - La Chica del Tren


The Girl on the Train
Dir. Tate Taylor

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Llevar a la pantalla grande un éxito de ventas, ya sea un libro, videojuego, juego de mesa y hasta aplicación móvil, ha sido uno de los grandes vicios en los Hollywood ha caído en los últimos años. El riesgo es mínimo, por el simple hecho de tener un nombre popular en el mercado parece que la audiencia está más que asegurada, sin embargo, los resultados artísticos no siempre suelen ser los más afortunados; La Chica del Tren (The Girl on the Train, 2016), adaptación cinematográfica del bestseller del homónimo, es uno de esos casos. Con una estructura similar a la de otra película ya presentada, el más reciente filme de Tate Taylor se debate entre sus problemas narrativos, destellos interesantes y una actuación principal a prueba de todo.

Rachel (Emily Blunt), una abandonada mujer alcohólica se descubre todas las mañanas viajando a un trabajo imaginario, fantaseando con la vida perfecta de una pareja a las orillas de las vías del tren. Inconsciente, como se encuentra la mayoría de las veces, Rachel se convierte en pieza clave para la desaparición de la mujer, quién resulta ser la vecina de su ex-esposo (Justin Theroux) y su nueva compañera (Rebecca Ferguson).

Con el juego establecido en Gone Girl por David Fincher y Gillian Flynn como obvia inspiración principal, La Chica del Tren mantiene el espíritu cinematográfico que tenía el libro escrito por Paula Hawkins. Se podía notar a través de sus páginas los cambios narrativos, el desaforado punto de vista de cada uno de sus personajes para su posterior integración al relato principal, el prolongado enredo en el que su protagonista se involucraba conforme actuaba a consciencia e inconsciencia; la propuesta de Hawkins en su texto tenía un punto fijo de llegada y cuando este llegaba, a pesar de sus inconsistencias, forzados giros de tuerca y un marcado mensaje sobre el empoderamiento femenino, todo parecía ser afortunado. En el cine, la experiencia es algo similar.

Las complicaciones a las que Hawkins entra lentamente, se mantienen e intensifican en su transición a la pantalla grande. La adaptación hecha por Erin Cressida Wilson intenta mantener la narración a tres voces, planteada desde el argumento original, intercalándolas entre sí, sin embargo al momento de plantear los conflictos, trascendentes e intrascendentes, toma decisiones apresuradas, limitando el relato en sorpresas y volviéndolo cansado, predecible y hasta cierto punto inocuo. Ante esto, Taylor busca un equilibrio inexistente.

Hay que aceptarlo, a pesar de todo La Chica del Tren no es una película aburrida, al contrario, extrañamente el filme logra atrapar al espectador hasta el final. Lo mantiene en su juego, por más tedioso que se este se vuelva, lo vuelve un testigo de la vida miserable de las protagonistas y al final lo suelta sin mayores complicaciones. Enmarcada con la fría fotografía de Charlotte Bruus Christensen, este thriller convertido en un dramón básico se mantiene a lo largo de 112 minutos y la culpa es principalmente de un sólo elemento: su protagonista.

Instalada en una mejor película, Emily Blunt se adueña fácilmente de la película con su buena interpretación de una transtornada mujer que en sus mejores momentos se siente incómoda. Blunt, con mirada perdida y look desalineado, lo hace mejor que Haley Bennett y Rebecca Ferguson, cuyas actuaciones apenas se pueden entender en este increíblemente mediocre elenco. Los protagonistas masculinos, Justin Theroux con uno de los peores momentos fúnebres en la historia del cine, Édgar Ramírez y Luke Evans resultan ser peores que los hombres a los que interpretan.

Con aspiraciones mayores, La Chica del Tren logra una extraña con el libro en el que se basa: entretenimiento para disfrutar en un aeropuerto o central de autobuses (o trenes, para ir más ad hoc) y luego olvidar.

**+

The Girl on the Train
Estados Unidos, 2016
Dir. Tate Taylor
con Emily Blunt, Rebecca Ferguson, Haley Bennett, Justin Theroux
Duración: 112 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Película programada en el 14° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM)

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: